"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 25 de julio de 2013

Maderos de la brigada DELTA de la policía griega irrumpen en Exarchia durante actos en solidaridad con Kostas Sakkás

Información extraída de Contrainfo (aquí)

El compa Kostas Sakkás, como ya fue difundido en este blog (aquí), permanece ingresado en el hospital de Nikaia (Atenas) bajo custodia puesto que se supone que todavía está en régimen de encarcelamiento preventivo mientras se reúne el dinero (30.000 euros) de la fianza que impuso el tribunal de apelaciones el pasado jueves 11 de julio. Su ingreso hospitalario, recordemos, se debe al deterioro grave de su salud producido por la huelga de hambre que el compañero decidió llevar a cabo dentro de la prisión como medio para exigir su derecho a la excarcelación después de que la in-justicia del Estado griego le impusiese otros 6 meses de prisión preventiva pese a haber completado ya más de 30 meses, que es el máximo que se establece en la legislación de la llamada "democracia" griega para permanecer en el talego sin juicio. La huelga, que duró 36 días, fue abandonada el pasado 11 de julio, el mismo día que al compa le concedieron la libertad condicional bajo pago previo de la fianza de 30.000 €.

Pues bien, el pasado 20 de julio se realizaban en dos áreas distintas del barrio de Exarchia sendos eventos solidarios con el compa, que tenían como objetivo ayudar a reunir la pasta para pagar su fianza. En estos eventos participaron cientos de personas, pero el ambiente se vio alterado cuando un grupo de sub-humanos de la brigada DELTA de la policía griega (brigada motorizada) entró en el barrio increpando a la gente que pasaba sin razón alguna y llamando la atención hasta que un grupo de compas y de vecinxs cabreadxs se concentró para reaccionar ante las provocaciones policiales, momento en que la policía comenzó a disparar granadas de choque, botes de lacrimógeno e incluso bengalas y botellas vacías de vidrio, mientras cada vez más gente se acercaba al lugar de los disturbios hasta que los maderos fueron rodeados y atacados, mientras algunxs vecinxs les insultaban y arrojaban cubos de agua desde la ventana de sus casas, obligándoles a marcharse al verse superados en número, pese a haber llamado refuerzos que acudieron en forma de una dotación de antidisturbios, que también huyó.

Durante el enfrentamiento, lxs compas corearon la conocida consigna "Batsoi, Gourouña, Dolofoni" (Maderxs, Cerdxs, Asesinxs). A continuación, un vídeo de los sucesos, grabado por una individualidad presente (vídeo sacado también de la noticia en Contrainfo):