"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 17 de julio de 2013

Atenas - Carta de uno de los compañeros detenidos por el incendio del banco Marfin el 5 de mayo de 2010 de cara al juicio.

El 5 de mayo de 2010, en el contexto de las acciones que montones de personas protagonizaron en la calle con motivo de otra huelga general en Grecia contra las políticas de austeridad neoliberal de la Troika y la complicidad del Estado y las estructuras capitalistas, un banco de la entidad Marfin situado en la céntrica calle Stadiou de la ciudad de Atenas fue incendiado por desconocidxs. Lxs responsables lanzaron varios cócteles molotov al banco pensando que se encontraba vacío y provocaron un incendio que se extendió en el interior, donde curraban tres empleadxs, a lxs que el jefe había encerrado en el banco para que no pudiesen salir a la manifestación. Lxs tres trabajadorxs murieron.

Esta tragedia hizo que el área anarquista/anti-autoritaria griega, en sus diversas dimensiones y ámbitos, perdiese gran parte del respaldo o presencia social que tenía, gracias a la "gran labor" realizada por los medios de comunicación burgueses que no tardaron en señalar a lxs anarquistas como lxs culpables etiquetándoles de terroristas, de asesinxs, ante una sociedad sin criterio y adicta a los tele-tranquilizantes que dosifican periodistas sin escrúpulos, y que protesta contra los memorándums y las reformas políticas y económicas que impone la Troika en Grecia al mismo tiempo que sigue dando credibilidad a las sucias mentiras que cuenta su televisor.

Tras este desafortunado suceso, tres anarquistas son detenidos y acusados sin pruebas ni lógica de ser quienes quemaron el banco y como única motivación para su detención la policía presenta una nota (anónima y cuya procedencia no aclaran, por lo que la pudo escribir uno de los maderos que nadie se enteraría) donde presuntamente vendrían recogidos los teléfonos y direcciones de los tres detenidos.

Lo que sigue a continuación es una carta de uno de ellos, escrita de cara a su próximo juicio, donde se le procesará por aquellas acusaciones.

Carta extraída de Contrainfo: Aquí

----------------------------

La historia empieza el 29/4/2011 con detenciones inesperadas, la mía y la de otros dos compañeros. Inesperadas porque no se basan en pruebas o testimonios de testigos presenciales, sino en una “nota anónima” que tan “convenientemente” llegó a manos de la policía, nombrándome a mí y a otros 2 compañeros y facilitándoles nuestros números de teléfono y direcciones.

Así, en un atmósfera de terrorismo, creada por los Servicios de Seguridad del Estado y los medios de comunicación de masas, nos detienen y luego registran nuestras casas en busca de supuestos “hallazgos”, empezando así mi largo aislamiento en la Dirección General de Policía (GADA), esposado. Al mismo tiempo, los mass media -portavoces de los Servicios de Seguridad-  se dedicaron durante dos días a echar mierda sobre nosotros tres y falsamente hablaban de la “detención de los pirómanos del banco Marfin”. A continuación, tenían reservado para mí un “tour” por las plantas de GADA con destino a un espacio de identificación predeterminado, donde supuestamente entraron varios “testigos” para identificarme. Más tarde esa noche, nos entregaron una citación para prestar declaración (no jurada) a los servicios de seguridad interna (¡que casualmente era para el 05/05/2011!), en relación con el trágico incidente del banco Marfin y el ataque a la librería Ianos [ambos en la calle Stadiou, centro de Atenas], que habían tenido lugar un año antes en la movilización de la huelga general del 05/05/2010.

En nuestras declaraciones negamos todas las acusaciones de ambos casos. Del expediente se comprueba claramente que las acusaciones son, evidentemente, prefabricadas y no tienen fundamentos. Durante casi un año, el caso sigue abierto y, cuando se acerca/acercándose mayo de 2012, nos comunican que estamos a la espera de nuestra citación a declaración indagatoria. En ese momento, llevan a cabo acciones de solidaridad nuestrxs compañerxs. Finalmente, la citación para declarar sobre el caso de Marfin se me entrega solamente a mí con fecha 1º de febrero de 2013.

En un ambiente de fetichismo terrorista, niego todos los cargos que se me imputan en mi declaración, mientras que los labios de muchas personas repiten una vez más las palabras: “Escoria, chivatxs, periodistas”, ya que ellxs fueron quienes, mediante los telediarios y los periódicos, hicieron mención de este caso, tergiversando el expediente con sus repugnantes “análisis”, armando un juego mediático sobre las tumbas de los tres muertos en el banco Marfin, ¡apuntándome a mí como el culpable!…

A pesar de la aparente falta de pruebas en mi contra, no hubo acuerdo sobre mi prisión preventiva entre el investigador y el fiscal (ya que este último no tenía seguimiento absoluto de todo el expediente), por lo que permanecí bajo custodia provisional en los tribunales de Evelpidon a la espera de la decisión del tribunal de Primera Instancia. Después de una larga espera, me dejaron en libertad condicional que, entre otras cosas, me prohibía participar en cualquier marcha o manifestación. Estas condiciones siguen vigentes hasta hoy, así que me encuentro en un estado informal “de secuestro”.

A mediados de mayo llega, como guinda del pastel, la decisión que me manda a juicio [con derecho de apelación] (mientras los compañeros N.L. y G.P., perseguidos por los casos de Ianos y Marfin respectivamente, quedan exentos de cargos), por el incendio en el banco Marfin que resultó en la trágica muerte de lxs tres empleadxs que se encontraban dentro de la sucursal [Mientras tanto, el juicio contra los ejecutivos que encerraron a lxs trabajadorxs ese día dio comienzo en abril de 2013].

Muchxs se preguntarán por qué yo especialmente y con qué pruebas… El expediente judicial demuestra claramente, a través de las declaraciones de testigos, fotografías y vídeos de las cámaras que no tengo nada que ver con ningún supuesto ataque en ningún momento de ese día en el centro de Atenas, como ya he declarado en mis cartas anteriores. Los servicios de seguridad y las autoridades judiciales, para mostrar su eficacia, insisten en centrarse en mí debido a una característica externa que tenía en común con el presunto autor del incendio y que, al parecer, tenían también otros miles de manifestantes ese día. La segunda razón es que yo pertenezco a este espacio político determinado (anarquista-antiautoritario). Según su pensamiento paranoico: “Si hay similitud en esta característica y además eres antiautoritario, te conviertes en sospechoso”. Igual que las botellas de cerveza cuando están en manos de anti-autoritarixs, como en el caso de Villa Amalias, se convierten en material para la fabricación de cócteles. Tratando de cerrar sin más un caso tan serio, queriendo demostrar la eficacia de los servicios de seguridad, ahora apuntan a cualquier persona involucrada en manifestaciones y que resiste ante este Estado de Excepción...

Aunque estoy convencido de que en un tribunal imparcial no sería difícil probar mi inocencia, no puedo decir que me siento tranquilo, ya que el Estado ha demostrado que no respeta las leyes que supuestamente defiende cuando necesita satisfacer a su público conservador. En el momento en que escribo este texto, el anarquista Kostas Sakkas lleva en huelga de hambre desde el 04/06, pidiendo su liberación inmediata. Para lxs que no lo saben, Kostas Sakkas lleva ya tres años en prisión sin ser juzgado. El límite establecido para la prisión preventiva en Grecia son 18 meses. Para lxs anarquistas, sin embargo, parece que existe un Guantánamo informal. Las leyes y las “normas” no son obstáculos para la banda neo-fascista que nos gobierna. Un ejemplo característico es el de la okupa Villa Amalias que fue desalojada en base a cargos poco serios o, también, la indiferencia del gobierno al aplicar la decisión del Consejo de Estado para la re-apertura [de una pequeña parte] de la televisión pública (ERT).

Como he mencionado anteriormente, soy parte del espacio Anarquista-Antiautoritario y a través de proyectos colectivos abiertos lucho por la liberación social; por una sociedad libre, sin clases, sin autoridad, explotación u opresión. Como trabajador, experimento de primera mano las condiciones de la esclavitud asalariada, participo en la lucha de clases sociales junto a lxs oprimidxs.

Es por todo eso que para mí era indispensable la participación en una de las mayores manifestaciones de huelga general de la historia el día 05/05/2010 en contra del primer Memorando de Política Económica, en la que participaron casi 200.000 manifestantes que, con espíritu de lucha, asediaron el Parlamento durante horas, intentando invadirlo e invalidar la aprobación del Memorando.

El último acto de esta obra es ahora, la última batalla será ahora, debido a mi envío a juicio … Y en esta batalla final vencerán lxs que resisten, lxs anarquistas y antiautoritarixs, todxs nosotrxs que fuimos difamadxs y experimentamos la maquinaria, fuimos rodeadxs por el Estado y los media podridos que mientras nos señalaban a mí y a los otros dos compañeros como “sospechosos” durante estos últimos tres años, incriminaban a todo un espacio político como responsable del trágico incidente que llevó el incendio del Marfin…

¡Aplastemos toda maquinaria estatal!
¡Las persecuciones no nos intimidan, nos enfurecen!