"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 4 de junio de 2013

Vídeo de la campaña Ni precintadxs ni calladxs, en defensa de los espacios autogestionados de Barcelona.

Vídeo de difusión de la campaña "Ni precintades ni callades" (Ni precintadas ni calladas), con la cual se pretende plantar cara a una nueva ofensiva represiva que el ayuntamiento de Barcelona a través de sus cuerpos de Mossos d' Esquadra y sobre todo de la Guardia Urbana (versiones antidisturbios en ambos casos) está llevando a cabo contra diferentes espacios de la metrópolis últimamente, copiando el modelo empleado en Madrid tras los hechos de la macro-fiesta de Madrid Arena (en la que por carecer de las medidas de seguridad pertinentes varixs jóvenes murieron tras haber un incidente), y que consiste en que la policía aparezca constantemente por los centros sociales okupados con actitud intimidatoria y provocadora y exija el cese de actividades como actuaciones de teatro o conciertos, con el argumento de que esos espacios no tienen licencia y amenazando con que de no frenar la realización de esas actividades los espacios serán desalojados. Por supuesto, todo esto no es más que un camuflaje para una nueva acometida represiva que busca amedrentar y detener la resistencia y la actividad política y social que se desarrolla en estos espacios, la negación de la lógica especulativa que fundamenta el sistema actual y la existencia de espacios fuera de sus circuitos comerciales en los que poder encontrarse y crear y poner en práctica alternativas y nuevas formas de vivir y de comprender la vida.

No obstante, son varios los espacios que pese al hostigamiento, continúan adelante y no sólo no se detienen, sino que intensifican su actividad desafiando a las instituciones en un ejercicio de coherencia y lucha, y varios de ellos han pagado ya el precio con el desalojo del Casal Juvenil de Gràcia y Can Piella (mira aquí), y la amenaza reciente dirigida a lxs compañerxs del Banco Expropiado (aquí más información en este blog). Por ello, que la solidaridad se haga patente.

Que se multipliquen las okupaciones y que aquellxs que buscan tapiar o derrumbar nuestros sueños se encuentren con que no sale gratis.

¡Diez, Cien, Mil Centros Sociales!