"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 7 de junio de 2013

Una mujer en Valencia apuñala a su marido cuando intentó forzarla sexualmente.

Según la prensa convencional, una mujer habría sido detenida junto a su marido en su domicilio de Valencia, él acusado de un delito de agresión sexual y ella de un delito de tentativa de homicidio, además de sendos delitos de malos tratos.

Todo sucedió cuando el hombre, de origen ecuatoriano y 43 años de edad, insultó, golpeó y trató de violar a su pareja, de origen dominicano y 34 años, que se defendió asestándole una puñalada al tío en el costado, que causó una herida profunda pero que no llegó a dañar órganos vitales. La víctima fue detenida, y el agresor ingresado en el hospital (aun habrá quién diga que la víctima es el violador y la agresora la tía por defenderse, ¡ya veréis!).

La pregunta en todo esto es ¿quién protege de los agresores?, ¿dónde está la policía "defensora de la justicia" cuando se la necesita?, ¿acusáis de intento de homicidio a una mujer que intentó defenderse de una agresión?, ¿tiene ella una posible condena mayor que el tío que le pegó y trató de abusar de ella sexualmente? Y luego hay idiotas que se preguntan por qué existen las SCUM.

Supongo que la policía habría preferido otra mujer violada, o mejor, ¡muerta! (que da más morbo) para así engrosar su nombre en la lista de mujeres maltratadas y justificar de esa manera la necesidad de un cuerpo represivo que nunca está para lo que tiene que estar pero que cuando se trata de trincar compañeros y compañeras anarquistas por unos puñeteros comentarios en el Facebook resulta que no faltan nunca. ¿No es así, listillos?

Violadores bastardos, no hay perdón.