"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 9 de junio de 2013

Un resumen de las revueltas de Turquía en los últimos días.

Noticia construida con información procedente de diferentes aportes recibidos en el correo electrónico en los últimos dos días y también con lo encontrado en Contrainfo (aquíaquíaquí y aquí), Abordaxe (aquí y aquí, en portugués y galego) y también con lo poco que he encontrado y entendido de redes sociales como Twitter.

Lo que comenzó como una lucha en defensa de una zona verde, dentro de la superpoblada megalópolis de Estambul, que el gobierno pretendía transformar en un nuevo centro comercial, se ha transformado en una situación insurreccional movilizando a un elevado número de gente y desbordando los pronósticos iniciales hace ya días.

Las protestas se iniciaron el pasado 28 de mayo, cuando ante la aparición de varios vehículos y maquinaria de construcción en los aledaños de la plaza Taksim, un grupo de activistas procedentes de diferentes ámbitos (ONG's, anarquistas, comunistas...) decidieron okupar la zona del parque para impedir el desarrollo de las obras.


La acampada de Taksim-Gezi se convirtió pronto en una nueva zona donde de manera espontánea surgían estrategias y prácticas para resistir a la destrucción de la zona, pero no tardó en ser reprimida por la policía, que la madrugada del 29 al 30 de mayo, alrededor de las 5:00, atacó con gases lacrimógenos a la multitud y destrozaron las instalaciones, quemando tiendas de campaña y arrasando a su paso con todos los árboles y proyectos que lxs activistas habían iniciado. Sin embargo la gente, lejos de rendirse, tampoco demoraron su deseo de regresar y volvieron a okupar el parque.


En respuesta a la brutalidad policial en la noche anterior, hackers miembros de Red-Hack se cargaron la página web de la jefatura de policía de la zona de Beyoglu a la mañana siguiente del primer asalto policial.

El 31 de mayo, los enfrentamientos con la policía volvieron a producirse de madrugada, cuando nuevamente escuadrones antidisturbios gasearon la acampada con granadas lacrimógenas y volvieron a tomar el área, ante lo cual una gran parte de la gente que se había ido concentrando en los días previos respondió tomando las calles y dando rienda suelta a su rabia. Destaca en estos hechos que los hooligans de los 3 principales equipos de fútbol en Turquía (el Besiktas, el Galatasaray y el Fenerbache) habrían resuelto, al parecer, sus diferencias deportivas y habrían colaborado para defender la zona del parque y atacar a la policía y a los símbolos del modelo económico depredador responsable del proyecto que motivó la okupación del parque.

En esta ocasión, los disturbios habrían tenido una intensidad mucho más elevada extendiéndose por diferentes partes de la ciudad grupos de manifestantes que trataban de llegar a la zona de la acampada, que permanecía fuertemente custodiada por la policía. Según informaciones desde el interior del conflicto, las batallas callejeras habrían durado más de 16 horas, con miles de personas en la calle actuando de diferentes formas para resistir a la policía y volver a tomar el lugar.

En el transcurso de estos hechos, se hicieron públicas las primeras noticias que hablaban de personas muertas a manos de la policía. Se confirmó la muerte de un hombre por un ataque al corazón, pero luego algunas fuentes desmentían que su fallecimiento tuviese relación con la represión policial. Además, informaciones no confirmadas hablaban también de dos muertes más en los aledaños de la plaza, donde una joven habría sido asesinada al ser alcanzada de lleno en la cabeza por una granada de gas disparada por los maderos mientras que otra persona habría muerto arrollada por uno de los vehículos blindados que emplea la policía antidisturbios y que van equipados con cañones que disparan a presión agua mezclada con líquidos irritantes o lacrimógenos (muy similares a los utilizados por el cuerpo de Carabineros en Chile, por ejemplo). Posteriormente, el 2 de junio, se supo que la joven alcanzada por el estallido de una granada de gas en la cabeza y que se daba por muerta seguía viva, aunque inconsciente y con el cráneo fracturado, y que necesitó una intervención quirúrgica que duró varias horas. Junto a estas muertes, cientos de personas resultaron heridas de diferente gravedad, siendo necesario ingresar a 6 de ellas en una unidad de cuidados intensivos, dadas las fuertes lesiones que tenían en la cabeza.

Las detenciones eran también numerosas y como medida preventiva la policía inició una caza por toda la ciudad para arrestar a cualquier persona que tuviese con ella agentes anti-ácidos para contrarrestar los efectos de los gases (jarabes como por ejemplo el ALMAX o zumo de limón) o que tuviese máscaras anti-gas o mascarillas.

A estas alturas, el carácter de la protesta era ya, según varias fuentes, anti-gubernamental. La consigna de la mayoría era muy clara, querían acabar con Erdogan y su gobierno de asesinxs sionistas y abiertamente neo-liberales, así como con toda política corrupta y con la complicidad de los medios de comunicación burgueses que silenciaron desde un primer momento (y continúan silenciando) las protestas y todo lo que las envuelve. Señalar al respecto de esto último que la cadena internacional CNN, en su correspondencia turca, emitió un documental sobre pingüínos para evitar emitir imágenes o noticias de las revueltas, ante lo cual anónimxs decidieron tomar un fragmento del documental poniéndole un audio sacado de las protestas, con el objetivo de ridiculizar el modo en que las cadenas de televisión, la radio, la prensa burguesa y demás medios oficiales al servicio del régimen estaban ocultando los enfrentamientos y acciones que tenían lugar en la calle.


Además del silencio deliberado de los medios de comunicación, la represión también está siendo dirigida contra aquellas personas que publican en redes sociales y demás información de lo que está pasando, y varias personas recibieron "visitas cordiales" de la policía en sus casas por publicar en Twitter, Facebook  etc. sus testimonios.

En la mañana del día siguiente, 1 de junio, tras varias horas de caos, la policía abandonó durante un rato la zona del parque, y en ese momento la gente se reunió para aprovechar y volver a okuparlo, pero la policía volvió a reprimir y una vez más hubo pelea. Según un mensaje difundido por compas turcxs horas después, finalmente se logró volver a tomar la zona.

“Lo hicimos. Se ocuparon la plaza Taksim y el parque Gezi. Los maderos retroceden; Se marchan. La gente está celebrándolo en el parque Gezi. Se volcó y prendió fuego a un coche patrulla, con ‘Sikik’ (Jodidos) escrito…”

La solidaridad se hizo patente y la lucha continuó ampliando sus márgenes, extendiéndose por otras ciudades turcas e incluso a nivel internacional, con la convocatoria y realización de manifestaciones, concentraciones y demás acciones y muestras de solidaridad en países como Grecia, Bélgica, Holanda, el Estado español, Francia, Alemania y otros.

En Tesalónica (Grecia) se colocó la siguiente pancarta, que dice "Solidaridad con lxs insurgentes de Turquía. Rebelión ahora y siempre".


Mientras, en Heraklión (isla de Creta, Grecia) se colgó esta otra, con el lema en inglés "Solidaridad con lxs amotinadxs turcxs. Que le den a la policía y combate al Capitalismo en todo el mundo"


A su vez, en la isla también griega de Lesbos, situada enfrente de las costas turcas, fue colocada una pancarta con el lema “Solidaridad con lxs rebeldes en Turquía”, escrito tanto en griego como en turco.


Aquí tenéis un post en el foro anarquista A Las Barricadas que contiene más información sobre la solidaridad en Grecia.

Por otro lado, en Lituania se colgó esta otra pancarta, con el lema en inglés "Saludos a lxs rebeldes en Turquía", según informó Contrainfo (aquí).


A continuación, quiero difundir un relato que difundió una persona desde dentro de la lucha y que explica de manera bastante completa los hechos del 2 de junio.

----------------

El 1 de junio, estábamos en Taksim alrededor de las 15:00. Después de los enfrentamientos que habían empezado por la mañana, la policía se vio forzada a abandonar la zona. Estos desaparecieron durante algunas horas y durante dos horas no hubo presencia policial en el centro de Estambul (lado europeo). La gente ocupó la plaza de Taksim y el parque Gezi. El número de personas era enorme. Todo el parque, la plaza y las calles que llevaban a este punto estaban llenas de gente. La gente destrozó todas las vallas de las obras que cerraban el paso a la parte oeste del parque. Se quitaron algunas de las vallas policiales y se tiraron a la carretera que lleva al nuevo túnel subterráneo y otras se usaron en las barricadas que construyeron lxs manifestantes. Se prendió fuego a la caseta de la policía que estaba al sur del parque mirando para la plaza y también se destruyó un vehículo antidisturbios que se habían dejado allí. Además, se volcó y se destruyó un vehículo policial. La gente estaba muy contenta y se sacaban fotos de recuerdo delante de los vehículos y la caseta destrozados. Al norte del parque se encuentra el hotel Hyatt Regency y, en el jardín de la entrada, había un coche patrulla tirado a la piscina. También se colocaron cuatro autobuses públicos en un cruce cercano y se destrozaron.



Sobre las 18:00, nos enteramos por compas de que habían empezado enfrentamientos en Beşiktaş, donde se encuentra la oficina/casa de Tayyip Erdogan. La gente estaba atacando desde cuatro direcciones: Desde la plaza de Beşiktaş (al este), la calle Dolmabahçe (al oeste), Akaretler (al noroeste) y la calle Ortabahçe (al norte). La policía estaba atrapada allí con cuatro vehículos antidisturbios con cañones de agua y unos 150 oficiales de policía, en la entrada de la calle Hayrettin İskelesi. Se levantaban barricadas por todas partes. Varias horas después, la policía consiguió empujar a la gente y las fuerzas represivas se expandieron. Se levantaron más barricadas en el calle Mumcu Bakka y en la Süleyman Seba para evitar que la policía entrara a Çarşı, la zona del bazar de Beşiktaş por donde la gente sale. Cuando los ataques de la gente se intensificaron, la policía usó balas de plástico. Continuaron los enfrentamientos hasta casi la 01:30 de la mañana (madrugada del 1 al 2 de junio). Al final, la policía utilizó una enorme cantidad de bombas lacrimógenas para dispersar a la multitud y la gente abandonó las barricadas para refugiarse en las tiendas y bares cercanos o reagruparse en calles interiores de Beşiktaş.

Mientras tanto, lxs que resistían en Taksim construían enormes barricadas durante toda la noche en las calles que rodean a la plazas y al parque Gezi. La gente también prendió fuego a vehículos de construcción y buses, coches, materiales de construcción, vallas policiales y contenedores de basura, entre otros elementos, que fueron usados para las barricadas.

En los lugares donde hemos estado, en Estambul, muchxs manifestantes se lo pensaron dos veces antes de destruir objetivos capitalistas a su alrededor, por cautela ante una posible manipulación mediática. Además de cámaras de seguridad saboteadas, solo vimos un cajero automático destrozado. Movimos unos cuantos vehículos para usarlos de barricadas pero no los dañamos (al menos, no adrede). Así que son los policías los principales objetivos en estos enfrentamientos. Pero en İzmir, por ejemplo, sabemos que hubo manifestantes atacando un banco y un Starbucks, entre otros.

En distintas ocasiones, los agentes de policía engañaron a varixs individuxs para que tomaran calles que no debían y, así, detenerlxs allí. Solo hoy, particularmente en Estambul, todas las personas detenidas en Taksim y Beşiktaş se dijo que están liberadas. Casi 80 fueron enviadxs a los juzgados y liberadxs por el juez, mientras unas 100 fueron liberadas sin pasar ante el juez.


El dos de junio (según los medios de masas), se reunieron 30.000 personas en Taksim a las 14:30. Una octavilla lanzada en el parque Gezi rezaba: “Iktidar hayatı hedef aldığında, hayat direniş olur” (Cuando el Poder apunta a la Vida, la vida se convierte en resistencia).

Sobre las 18:00, comenzaron los enfrentamientos y se volvieron a levantar barricadas en las calles de este distrito. La fuerza y brutalidad policial eran mayores que la noche anterior. Después de unas horas, la policía utilizó una cantidad incluso mayor de bombas lacrimógenas, empujando a la gente a las calles interiores. Lanzaron bombas de gas en las calles interiores y persiguieron a lxs manifestantes mientras huían. También apuntaron a casas, tiendas y cafés. Lxs residentes y propietarixs de tiendas se solidarizaron por completo con lxs manifestantes y les abrieron sus casas y puertas a quienes intentaban escapar de la policía. Se facilitaron servicios sanitarios en distintas localizaciones secretas. Los enfrentamientos fueron decayendo sobre la 1 de la mañana, pero continuaron hasta las cinco. En cierto momento de la noche, ceca del estadio İnönü, en el distrito de Beşiktaş, lxs amotinadxs tomaron una excavadora grande y la usaron para perseguir un vehículo antidisturbios (mirar aquí). Sobre las tres, hubo otro ataque en masa de la policía y, esta vez, detuvieron a muchas personas.

Añadiendo un par de consignas desde las calles: “Tayyip’in piçleri, yıldıramaz bizleri” (Bastardos de Tayyip, no nos pueden asustar), “Bu daha başlangıç, mücadeleye devam” (Esto es sólo el principio, la lucha sigue), pero también Hepimiz Mustafa Kemal’in askerleriyiz” (Todxs somos soldados de Mustafa Kemal). Por desgracia, esto último lo coreaban a menudo lxs patriotas Kemalistas, entre otrxs.

A última hora de la tarde del 2 de junio, muchxs estimaban que las detencions podrían haber alcanzado las 1700 de las 235 manifestaciones que tuvieron lugar en 67 ciudades turcas. Se informa de que más de 900 fueron en Ankara (la mayoría se encuentra en el estadio municipal). De hecho, las protestas se extendieron por numerosas ciudades, Izmir también fue presa del fuego y Ankara vió cómo se extendían los enfrentamientos durante estos últimos días. En Ankara, parece que la policía utilizó munición real (vídeo de los momentos en que un joven fue disparado en la cabeza por la policía).

Existe una gran falta de sangre en los hospitales locales por los cientos de heridxs y las operaciones que se han tenido que realizar, por tanto, lxs que resisten invitan a la gente a que haga donaciones de sangre.

Afortunadamente, la joven a la que le dispararon una bomba de gas el 31 de mayo no está muerta. El 2 de junio por la noche, nos informaron de que puede mover la mano, pero que sigue inconsciente; tiene el cráneo fracturado.

Obviamente, es difícil tener un recuento de las acciones rebeldes y las situaciones represivas en el territorio dominado por el Estado turco. Además, no tenemos una imagen clara de la presencia de escoria nacionalista en la distintas multitudes. En cuanto a lxs oficiales de policía, han usado una amplia cantidad de balas de goma y todo tipo de gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento, cargas con porras, ataques con cañones de agua y, en ocasiones, munición real. Es más, el gobierno turco ha soltado un número cada vez mayor de fuerzas antidisturbios y desplegado matones paraestatales y policías de civil por las calles. Los niveles de violencia policial se observan en vídeos del 1 de junio en el que se observa a otro manifestante golpeado por un carro lanza-agua policial.


También se puede ver cómo lanzan bombas de gas a una casa por la ventana (mira aquí). Visita Delilim Var (“Tengo pruebas”, aquí) para más documentación sobre la brutalidad policial.



Según este blog de foto-reportajes, “varias fuentes confirman que el líquido naranja es lacrimógeno mezclado con pintura naranja o roja (según la parte de la ciudad), así se marca a lxs manifestantes para una identificación posterior. Hay que clarificar que no es agente naranja, un rumor muy extendido. El agente naranja no tiene color, se le llamar así por las rayas naranjas de los barriles en los que se transporta”.

El líquido que lanzan con los cañones de agua, a veces, es medio amarillo y otras, como rojo. El que es como amarillo tiene los mismos efectos que los lacrimógenos y la gente siente como que se le quema la piel.

Aun así, lxs manifestantes resisten y contraatacan (p.ej., ve el vídeo en el que unxs cuantxs confiscan los escudos policiales en un contraataque espontáneo).


Tuvieron lugar concentraciones solidarias por todo el mundo, en Alemania, Países Bajos, Reino Unido, España, Francia, Grecia, Chipre, de Nueva York a Buenos Aires…

Siguen algunas consignas coreadas en la ciudad de Ioánina (Grecia) el 2 de junio, durante una convocatoria solidaria: “En Grecia, Turquía, Albania, el enemigo son los bancos y los ministerios”, “En Suecia, Grecia, Turquía, los disturbios se hacen realidad, no son una utopía”, “En las plazas de Turquía, en las montañas de México, las revueltas pronto estallarán en todas partes”, “Para nosotrxs, las fronteras no significan nada; destruye el fascismo tanto en Grecia como en Turquía”, “Ya sea en Grecia o en Turquía, los escuadrones antidisturbios y la militarocracia son una sola cosa”, “Ni con la policía ni con el ejército, Taksim no se convertirá en un centro comercial”, “La rebelión no sucede solo por una plaza: los proyectiles no pueden matar la libertad”, “La rebelión se dará en cada plaza; las balas no pueden matar la libertad”.

Mientras tanto, en Grecia, Bulut Yayla de 24 años (refugiado político de Turquía) fue literalmente secuestrado en el departamento antiterrorista. Más detalles en inglés aquí (y en griego acá).


----------------

A continuación, otro testimonio directo, que corresponde al día 3 de junio, tercer día desde la intensificación de las protestas y de los enfrentamientos, y sexto día desde la okupación del parque Taksim Gezi. Sacado también de Contrainfo (aquí):

----------------

El 3 de junio por la mañana, después de dos días de fuertes enfrentamientos en el distrito de Beşiktaş, la presencia policial era enorme. La policía se había desplegado por el parque Abbasağa y Dolmabahçe.

Por la tarde, estudiantes de secundaria estuvieron reunidxs en la entrada de Çarşı, todxs vestidxs de negro con el propósito de mostrar su solidaridad con lxs resistentes en el Parque Gezi. Estuvieron coreando consignas, mientras la policía se mantenía alejada de ellxs. Cerca de las 21:00, gente de todos los barrios vecinos salieron a las ventanas de sus casas e hicieron ruido con cacerolas de metal y cucharas, o con lo que tuvieran a mano, para unirse a la protesta ruidosa. Esto continuó durante una media hora.

Miles de personas se volvieron a reunir en Taksim, en el sexto día de la ocupación del Parque Taksim Gezi. Fuerzas policiales se ubicaron en la calle Dolmabahçe  Gazhane, al este del Estadio İnönü. Resistentes en la calle İnönü (Gümüşsuyu) construyeron nuevas barricadas por toda la calle, hasta el estadio, allí había de 7 a 8 barricadas. Los enfrentamientos en esta avenida continuaron durante horas, comenzando por la tarde y durando hasta bien entrada la noche. Obviamente, los escuadrones represivos usaban gas lacrimógeno, pero esta vez, había más y más denso, dado que hasta gente que se encontraba bastante lejos de la zona donde se lanzaban las bombas lacrimógenas, se vio severamente afectada.


El 3 de junio por la noche, las barricadas callejeras se fortalecieron y lxs policías no fueron capaces de aproximarse al okupado Parque Gezi. Sin embargo, nos hicieron jugadas sucias…

Había numerosos policías de civil por todas partes en Taksim. Algunxs de ellxs subieron a las barricadas altas y gritaron “Nuestrxs camaradas necesitan ayuda por aquí”, “Necesitamos construir una nueva barricada por allá” o “Un doctor, necesitamos un doctor acá…” Intentaban hacer que la gente cruzara las barricadas y fueran atrapada por la policía. Desafortunadamente, aunque advertimos a lxs demás sobre esto, muchxs protestantes y doctorxs les creyeron, pasaron las barricadas y nunca regresaron. Sin embargo, las fuerzas policiales no se aproximaron a la zona ocupada. Las barricadas son muy fuertes y grandes. Por su lado, ellxs lanzaron una cantidad mayor de gas lacrimógeno desde su posición.

(Nota del blog: En la foto, una furgoneta propiedad de una cadena de televisión local que fue pintada con las palabras Satilik, que significa Vendidxs, y Yalan Haber, que quiere decir Noticias Falsas, entre otras).


Estas bombas de gas no consiguieron alcanzar nuestro lado de las barricadas, pero una gran nube de humo se alzó en el aire dirigiéndose al Parque Gezi. Lxs policías de civil intentaron crear el pánico entre lxs manifestantes en el Parque Gezi e hicieron que algunas de las personas salieran corriendo del lugar. Uno de los botes de gas lacrimógeno cayó en el área verde entre la calle Asker Ocağı y Prof. Dr. Bedri Karafakioğlu, lo que prendió fuego a un árbol. Dos personas en las barricadas brincaron a la zona verde y extinguieron el fuego. Después, cuando el sol estaba por ponerse, vimos una gran nube de humo viniendo desde el lado este (algo se estaba quemando ahí, pero no sabemos qué era). Mucha gente se quedó hasta la mañana.

A diferencia de los dos días anteriores, no hubo prolongadas peleas callejeras en Beşiktaş excepto por incidentes a pequeña escala. La gente venía de Beşiktaş a Taksim y se unieron a la resistencia ahí.

El 3 de junio supimos que un manifestante fue asesinado a manos de la policía en la ciudad de Antakya (su muerte fue oficialmente confirmada aquí un enlace relacionado en turco).

El 4 de junio, nos quedamos en Taksim hasta la mañana. El lugar estaba más lleno que los días anteriores, incluso cuando la lluvia comenzó a caer en medio de la noche, la gente se quedó hasta primeras horas de la mañana. Se disparó menos gas lacrimógeno. Se dieron choques a pequeña escala que ocurrieron en Gümüşsuyu y Tarlabaşı y se fortalecieron algunas barricadas. La gente creó una librería en el parque, incluyendo una tienda de transmisión con proyecciones y antena.


Más tarde, sobre las 21:00, la protesta ruidosa comenzó de nuevo. La gente en las calles gritaba y golpeaba varias cosas, algunxs vecinxs hicieron ruido con cacerolas desde sus casas, mientras conductorxs en sus coches presionaban sus claxons y demás.

La ocupación del Parque Gezi continúa. Mucha gente de Turquía solía tener poca experiencia en la resistencia callejera y okupaciones. Pero ahora, “gracias” a la despiadada policía, estamos aprendiendo bastante rápido.

El 5 de junio, azafatas de las aerolínes turcas realizaron una peculiar protesta en la Plaza Galatasaray en Taksim, explicando qué hacer en el Parque Gezi (de la manera que lxs azafatxs de vuelo explican las medidas de seguridad a lxs pasajerxs) y criticando el silencio de los medios. Al final corearon la consigna "Direne direne kazanacağız" (Resistiendo, venceremos).

Sigue una foto tomada el 5 de junio en una estación del metro de la ciudad de İzmir, donde lxs trabajadorxs realizaron una manifestación. Una de sus consignas era: "Her yer Taksim, her yer direniş" (Taksim está en todas partes,  la resistencia está en todas partes).


Colección de vídeos aquí.

Esta imagen se trata de una captura de pantalla realizada en una página de compra/venta online de artículos donde a alguien se le ocurrió vender un vehículo blindado antidisturbios.


----------------

Para terminar, doy difusión merecida a este escrito, titulado "Esto es sólo el principio, sigue luchando...", y publicado en Contrainfo (aquí):

----------------

Esto es una revuelta

Los proyectos de transformación urbana llevan mucho tiempo amenazando los espacios donde viven lxs habitantes de Estambul. Las primeras demoliciones de barriadas y luego los 63 millones de metros cuadrados de bosques que serán saqueados para la construcción del tercer puente y centros comerciales unos detrás de los otros, hoteles de lujo y, mientras continúe el proyecto de peatonalización, el parque Gezi sería el siguiente. Lxs habitantes de Estambul continuaron resistiendo a todos estos proyectos que amenazaban la vida. Hasta que las excavadoras llegaron al parque Gezi y arrancaron los árboles; hasta que “un puñado de marginales” que reclamaron los árboles y sus sombras y dijeron: “No a la eliminación de los árboles, no a la construcción de un centro comercial en el parque Gezi”. Esta protesta se presentó como una acción “ecologista y pacífica”, hasta que la policía desató una operación a primera hora de la mañana y ahogó el parque con gas. El Estado debe sacar “muchos” beneficios porque intentó aplastar esta protesta pacífica tan fuerte como pudo. La violencia policial ha ido en aumento durante los últimos meses y lxs manifestantes se expusieron a ella de forma inesperada. Vinieron al parque Gezi diputadxs de los partidos de la oposición y artistas a protestar y apoyar a lxs que resisten, pero también tenían su papel en el terror de Estado.

El primer día de la demolición, el Estado no pudo conseguir lo que quería por esta situación. Lxs manifestantes se quedaron en Gezi por la noche. No se sabe si se esperaban un ataque por la mañana, pero echaron del parque a todxs lxs manifestantes en la redada policial de la madrugada. La policía quemó las tiendas de lxs manifestantes, las mantas y sus pertenencias. Los vídeos de lxs manifestantes expuestxs a continuos bombardeos de gases lacrimógenos y puestxs bajo custodia de forma violenta provocaron la rabia de todxs lxs que los veían.

Por supuesto, esta rabia no era rabia para una sola manifestación. Esta rabia se había estado acumulando, acumulando por la violencia policial en aumento.

Fueron los ataques con bombas de gas, las porras y las armas de fuego las que crearon esta rabia. Fue el 1º de Mayo prohibido, el ataque a Dilan Alp, las muertes de Şerzan Krut, Metin Lokumcu, Aydin Erdem… lo que creó esta rabia fue algo más que un par de días. Fue la opresión cada vez mayor, las restricciones, la censura, la explotación económica… lo que creó esta rabia fue el Estado ejerciendo el Poder en la gente de forma temeraria, implacable y sin cuestionar su legitimidad.

Aquellxs que evalúan el “Levantamiento del Pueblo” como una forma de acción postmoderna deberían abrir los ojos a este hecho. La gente salió a las calles espontáneamente porque sintió la fuerte opresión social, política y económica. Los hechos no son ni sobre unos días de destrucción, como lo que los medios sordo-ciegos de masas dicen, ni están bajo la influencia de grupos`marginales´, como lxs líderes del Estado reivindican.

Es el momento de levantar el telón echado sobre nuestros ojos. Se trata de una revuelta. Es la respuesta de la gente contra el terrorismo de Estado, la violencia policial y la explotación capitalista. Este es el fin de la legitimidad del nuevo poder estatal que se había ganado el amor de los demás Estados, instituciones internacionales y corporaciones globales.


La democracia de la marginación, la otredad y el rechazo.

Es muy importante que la revuelta esté sucediendo en un momento en el que la propaganda del poder del Estado es la “Turquía Democrática”. Por esta reacción al terrorismo de Estado, la gente perdió el respeto “democrático” al Estado.

La gente estaba en la calle en un entorno donde la libertad de las personas era ignorada, donde se torturaba y asesinaba a las personas arbitrariamente, mientras todos los medios de comunicación se convirtieron en la prensa oficial del Estado, y el Estado se está preparando para la guerra en los países vecinos y, mientras tanto, mata a su gente con sus propias manos.

La revuelta se extendió a otras ciudades el segundo día. La rabia compartida contra el terrorismo de Estado empezó a prender las calles de fuego en todas partes. La gente tomó las calles, no por el principal partido de la oposición o por las palabras de algunxs líderes, sino por iniciativa propia, para responder a todo esto oponiéndose a la violencia policial y el terrorismo de Estado. Con esta conciencia, atacaron a la policía, los edificios estatales y templos de la explotación capitalista. Lxs que hicieron todo esto no eran “grupos marginales”. Esta fue también una rebelión contra el comportamiento del Estado hacia lxs que no obedecían su poder, contra las “políticas marginadoras” del Estado. Por otra parte el gobierno no tenía a nadie con quien negociar o tratar. Esta revuelta fue una acción directa.

El Estado ignoró la rebelión desde el principio. Se excluyó de la televisión, los periódicos y otros medios de comunicación. No solo ocurría en Taksim. La gente corría desde Beşiktaş, Harbiye y otros barrios de Estambul. El Estado cerró el parque Gezi y la plaza Taksim con todxs lxs agentes del orden disponibles. Los enfrentamientos continuaron durante todo el día. La gente se enfadó más y más con cada bomba de gas, con cada bomba aturdidora y detención. Resistieron la violencia policial con determinación. El casi millón de personas que llenó Taksim no dio un paso atrás; declarando que estamos aquí por la ignominia y la negligencia estatal.

El segundo día por la mañana, la violencia policial se hizo más intensa aún y habíamos recibido la noticia de las muertes y lxs heridxs. El Estado aterrorizó sin importarle ni su legitimidad, ni los derechos humanos ni la democracia. En una revuelta de dos días, el Estado se quitó las máscaras de los ideales y valores que había estado escondiendo. El Estado mostró su verdadero rostro a las personas. El monopolio de la violencia aterrorizó a lxs que resistían, no solo en Estambul, sino allá donde hubo acciones en solidaridad con Estambul. Aumentaron las noticias de muertes, de heridxs y de detenidxs.

Cuarenta horas en total… Después de casi cuarenta horas de enfrentamientos, la gente caminó desde la calle Istiklal a la plaza de Taksim. Lxs agentes del orden escaparon con todos los vehículos. Cuarenta horas se convirtieron en cuarenta años, la plaza se convirtió en el mundo para nosotrxs. Esta era la libertad de la revuelta. Nuestra pena eran nuestrxs amigxs heridxs y lxs que habían perdido la vida.

Luego el parque Gezi, luego Gümüşsuyu, luego Beşiktaş… Y, más allá de Estambul, se dieron disturbios en Sakarya, Kocaeli, Ankara, Adana, İzmir… En esta revuelta, que continúa, la motivación más importante que mantuvo viva la espontaneidad era compartir y solidarizarse. Trabajadorxs de la sanidad voluntarixs formaron centros médicos civiles para activistas afectadxs por la violencia policial. Organizaciones como asociaciones legales, Colegios de Abogadxs y asociaciones de derechos humanos apoyaron a lxs manifestantes detenidxs o en condiciones similares. Sindicatos como la Asociación Turca de Cámaras de Ingenierxs Mecánicxs convirtieron sus edificios en enfermerías. La gente abrió sus casas, lugares de trabajo, apoyaron con comida y bebidas. La gente se daba información a través de las redes sociales y crearon sus propios medios ante el silencio de los media oficiales.

Todos los sitios y todo el mundo se convirtió en la revuelta en contra del terrorismo de Estado, la violencia policial y todas las formas de explotación. La solidaridad social funcionó y sigue funcionando, allá donde las personas echaron al Estado de sus vidas.


Reservas hacia la revuelta

Los media que se quedaron “mudos” al principio de los disturbios, ahora intentan darle significado a la revuelta, por supuesto, el significado que sus jefxs quieren. Dijeron que es individualista, temeraria, post-moderna, que es urbana o secular… Afirmaron a todas las personas que se echaron a las calles en estos conceptos. La vincularon a la Revolucuón de Terciopelo de Praga. Intentan vaciar una revuelta en contra del terrorismo de Estado, de la violencia policial y la explotación capitalista.

Los sectores a los que les molestó el partido en el Poder y su gobierno debido a conflictos económicos e intereses políticos (muchos pertenecientes a la clase alta y media-alta) empezaron a salir a la calle días después. Estos sectores, que apoyaban a lxs anteriores dirigentes estatales enfatizaban más la protesta contra el gobierno que la resistencia al terror de Estado y la violencia policial. Se debe tener cuidado en evitar las fuertes demandas reformistas que vienen de estos sectores, en un intento de bloquear esta nueva lucha de lxs oprimidxs contra el terrorismo de Estado, la violencia policial y la explotación capitalista. Estos sectores pueden intentar manipular la lucha hacia sus intereses políticos y económicos.

Los partidos de la oposición pueden intentar salir de esta situación de forma que le puedan sacar el máximo provecho posible, tal y como en todas las “Primaveras”. El llamado a alejarse de los “grupos marginales”, mientras evalúan la revuelta, es la prueba más clara de que hablan con el lenguaje del Poder. Como en las revueltas de otros sitios, estos partidos que intentan ganar poder usando esta rebelión intentarán parar a aquellxs que se rebelaron de forma espontánea, sin líderes ni partidos.

Como estos sectores no son los organizadores del movimiento, no pueden imponer sus características socio-económicas al público, así que no pueden dirigir la acción, Además, su frase insistente “grupos marginales” consiste en lxs individuos que les molestan, pero también son lxs verdaderxs movilizadorxs de la revuelta. Asimismo, están conscientemente ciegxs al hecho de que lxs otrxs oprimidxs de distintos sectores resisten, no solo en centros como Taksim y Beşiktaş, sino también en las zonas “de alrededor”. Sí, la revuelta tiene una ideología, pero no es una ideología que los media, los partidos de la oposición y varios grupos económicos intentan homogeneizar y despolitizar. La ideología de la revuelta es la consciencia del individuo que siente el terror de Estado en aumento y la acción individual para luchar en su contra.

Esta revuelta se inició contra el terror de Estado, la violencia policial y la explotación capitalista, tal y como enfatizamos al principio. Esperamos que aumente con huelgas generales y que tengamos más oprimidxs en las calles y, con esta esperanza, alimentamos la revuelta. Nuestras reservas hacia la revuelta pueden convertirse en realidad más tarde, si esta se reduce a luchas de poder entre partidos opositores. Pero no somos oráculos. Lxs revolucionarixs no hacen predicciones inútiles del futuro y se sientan en una esquina. Bien sabemos que las revueltas como estas son momentos de movilización en el camino hacia la revolución social. Nuestra lucha anarquista continuará, pues, abrazando la revuelta con pasión.

----------------

Algunas conclusiones

A día de hoy, continúan las situaciones de tensión y continúan surgiendo iniciativas nuevas para resistir y llevar la revuelta a un plano más allá de la mera insurrección espontánea que termina por apagarse. En mi opinión de mero espectador que sólo puede ceñirse a la información que va rescatando de este bombardeo de crónicas, testimonios, vídeos, imágenes y opiniones encontradas que en los últimos días asedia Internet, es urgente dotar a la protesta de un contenido revolucionario claro, yendo más allá del reemplazo del actual ejecutivo de Erdogan y su séquito capitalista por un nuevo gobierno más "democrático" o "amable", y aprendiendo desde ya a funcionar sin dirigentes ni representantes, transformando, mientras evolucionan los acontecimientos, la propia forma de relacionarse y de funcionar en la vida cotidiana. Por supuesto, esto no deja de ser una opinión de alguien mayormente ignorante sobre lo que está sucediendo en realidad en Turquía, y para elaborar análisis sería preciso vivir los hechos en primera persona y tener una perspectiva directa de todos los esquemas y factores influyentes en su desarrollo.

Lo que sí diré es que, desde aquí, resulta un poco confuso cuál es el carácter de los hechos. Estos días compañerxs han enviado vídeos donde se observaban fuertes disturbios entre miembros del TKP (partido comunista turco, auto-declarado Marxista-Leninista) pero luego comunistas hablan de otra organización que disputaría al TKP sus siglas y que seguiría una línea de eurocomunismo burgués sin premisa alguna de superación del actual estado de cosas. Hablarían también de una pequeña guerrilla comunista con orientación maoísta. Por el momento, he leído en algunos enlaces que sedes del partido comunista turco TKP fueron asaltadas por la policía.

Al mismo tiempo, he visto que en diferentes lugares de Turquía se desarrollan asambleas y proyectos de orientación libertaria y anarquista, que funcionan horizontalmente y están llevando a cabo diferentes acciones y procesos organizativos, contando con una presencia real en la revuelta, de la que ignoro sin embargo el nivel.

Aquí se puede encontrar una web de contra-información anarquista turca, aunque lamentablemente un servidor no habla turco y no se entera de nada al curiosearla.

Debo decir que con todo esto, apenas había tenido tiempo de pararme a investigar y redactar algo, y de hecho, todavía sigo muy verde en lo relativo a estas protestas. Me asaltan un montón de dudas, por ejemplo:

¿Los grupos anarquistas tienen una verdadera presencia y capacidad de movilización, como pasaba en Grecia en la insurrección de 2008, o por el contrario es algo residual frente a la, por otro lado, habitual y cansina preponderancia de lxs Marxistas-Leninistas y demás socialistas?

En otro orden de cosas, también me molaría saber cuál es la presencia del nacionalismo, si se trata de un nacionalismo fascista o de un nacionalismo de izquierdas (no comparto ni defiendo ninguno de los dos, aunque su forma de intervenir es distinta y su peligrosidad también) y cuáles son sus motivos a la hora de participar en las revueltas.

Se ha hablado de revueltas anti-gubernamentales, pero no me acaba de quedar claro hacia dónde enfocan su alternativa. Supongo que cada movimiento o espacio político tendrá sus propuestas, pero más allá de los disturbios, ¿hay un deseo anti-capitalista?, ¿o son protestas contra este gobierno neo-liberal y abiertamente pro-sionista, y por su sustitución por otro pero sin salir del paradigma de democracia burguesa? ¿existe unidad entre los diferentes sectores participantes o existen caminos distintos y rupturas entre colectivos?, ¿se ha dado un intento marxista-leninista de capitalizar la revuelta como lo intentaron en el Diciembre griego (y en la mayoría de procesos insurreccionales que escaparon a su control en la historia)?, ¿cuánta presencia tienen las típicas propuestas demócratas y reformistas?

Son muchas cuestiones que espero resolver a la mayor brevedad posible, y si alguien cuenta con fuentes fiables al respecto agradecería que envíe toda la información que considere oportuno, a fin de poder arrojar, colectivamente, algo de luz sobre esta lucha que por ahora no da señales de ir a parar y que puede ser el germen de algo verdaderamente interesante.

En cuanto al resto de nosotrxs, sólo nos queda encontrar el modo de que la revuelta se extienda y el virus se contagie.