"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 20 de junio de 2013

La represión continúa en Italia.

Estos días llegaron tres noticias sobre nuevos amagos represivos por parte del Estado italiano en contra de compas anarquistas, que se complementan con las operaciones del verano pasado y la represión a los movimientos anti-TAV y anti-MUOS.

Para empezar, destacar que hace poco más de una semana se publicaba en Contrainfo (aquí) una noticia sobre la localización de varios micrófonos espía camuflados en el domicilio de compañerxs, que tras retirarlos, procedieron a fotografiarlos para luego destruirlos. Esto no es nada nuevo en este mundo de la tecnología de vigilancia incrustada hasta en nuestros espacios más cotidianos, pero no está de más advertir de hechos como este para incentivar la prevención y el tener cuidado con dónde y de qué forma tratamos o hablamos ciertos temas, y de las medidas precautivas que tomamos a la hora de permitir a personas aparentemente bienintencionadas o inofensivas el entrar a casa. No hay que caer en la obsesión securitaria pero tampoco relajarnos en una confianza peligrosa.


Continuando la estela represiva, también en Contrainfo (aquí) se publicaba una noticia sobre la detención de compañerxs involucradxs en la lucha contra los CIE's (Centros de Internamiento de Extranjerxs).

Las detenciones se produjeron tras una concentración en Módena contra los CIE's y la represión a personas migrantes por parte de los cuerpos represivos que hacen cumplir con violencia, aislamiento y encierro las injustas leyes de la democracia fronteriza. Un vehículo en el que iban cuatro compañerxs es parado por la policía cuando se alejaba del lugar de la concentración una vez esta había terminado. Los maderos exigen a lxs compas la documentación y registran el coche, y aunque no encuentran nada comprometedor ni extraño retienen el vehículo y trincan a lxs cuatro acusándoles de daños, incendio provocado y uso de materiales explosivos. Dichas acusaciones, según los maderos, tendrían que ver con un incendio provocado presuntamente en unos setos que hay justo al lado de la valla que circunda el campo de concentración para indocumentadxs, dañando el fuego al parecer la garita donde uno de lxs guardias cumplía su asquerosa función de vigilancia. De acuerdo a la versión policial, un/a transeúnte anónimx se habría chivado señalando a la policía a quienes habían provocado el fuego.

Exista o no un/a chivato/a de mierda, lxs maderxs no tenían prueba alguna contra lxs compas pero igualmente se lxs llevan a comisaría donde les ponen en cuatro celdas separadas y les niegan un poco de agua pese a las reiteradas peticiones. Una hora después, los uniformados se percatan de que uno de ellxs es menor y que por lo tanto es ilegal mantenerle en una celda, con lo que se le pone en libertad (¡a eso le llamo yo ser competentes, tardasteis una hora en hacer la cuenta para concluir el que el chaval es menor, bravo!) En fin, digo yo que igual deberían dejar de enseñarles a usar las armas y empezar por algo más sencillito, como una calculadora.

Bueno, la cuestión es que para lxs otrxs tres se fijó un juicio rápido para el pasado día 17, pero fue anulado a la espera de que en un máximo de 72 horas se convalidasen o no los arrestos. Finalmente, la audiencia de convalidación tuvo lugar el pasado 18 de junio, y lxs tres compas quedaron con arresto domiciliario de régimen nocturno (es decir, prohibición de salir de casa entre las 18:00 de la tarde y las 7:00 de la mañana) y una obligación de residencia, que consiste en que tienen prohibido alejarse de la ciudad donde viven. Estas son sólo medidas preventivas que tratan de mantenerles bajo control a la espera del juicio que será el próximo día 23 de junio.

¡Libertad para Andrea, Gabriela y Sabbo, libertad para todxs!
¡Basta de CIE's, basta de cárceles, basta de jaulas!


Para terminar, desde Génova llegan dos textos relativos a la vigilancia especial impuesta a dos compañeras. Esta medida, cuya última aparición fue rechazada judicialmente hace tres años, consiste en imponer determinadas limitaciones como prohibición de contactar con personas o espacios envueltos en luchas anticapitalistas, restricción en la libertad de movimiento (arraigo residencial, arrestos domiciliarios, vigilancia...) etcétera a una persona considerada "socialmente peligrosa", o sea, sospechosa de haber tenido o tener actitudes "anti-sociales", es decir, actitudes que cuestionan el orden social de lxs ricxs por injusto, genocida y cruel, pero que para nada atentan ni pretenden atentar contra "la sociedad" (término abstracto que hoy en día no tengo muy claro a qué hace referencia), la cual no es agredida por lxs compañerxs, pero sí por las políticas neoliberales que cotidianamente asfixian a la población, al medio ambiente y a lxs animales. Ahora pretende regresar como forma de control social al servicio de quienes pretenden minar la capacidad de las personas de replantearse los elementos, modelos y relaciones que componen su realidad e incidir materialmente sobre ellos para su reemplazo o transformación.

Por ahora, la medida no se ha impuesto aun y en la vista judicial del pasado día 17 se aplazó la vista para una de las compas (Evelin) al 17 de julio, mientras que para Marika el juez dijo que "se reservaba de decidir". Lo que sea con tal de alargar todo lo posible los procesos represivos y tener así asegurados titulares sensacionalistas durante una temporada con los que criminalizar al anarquismo, además de mantener controladxs a lxs compañerxs.

Sacados de Contrainfo: Aquí

Dejo los dos textos:

------------------------

Peor que la sarna

A tres años de distancia de la última vez que se solicitara y rechazara la "vigilancia especial" en Génova, hace unos días la jefatura de policía, con el apoyo del conocido fiscal Scolastico y de la DIGOS (policía política) de Génova, trata de volver a aplicar esta medida a dos amigas y compañeras anarquistas, tratando de añadirla al arsenal de la represión con el fin de parar la disidencia y golpear a lxs que la expresan activamente.

Hace tres años, la "vigilancia especial" se proponía en un contexto caracterizado por iniciativas espontáneas contra la presencia del ejército en la calle, contra lxs representantes políticxs y los movimientos xenófobos y belicistas, un contexto decididamente hostil con las instituciones y la policía. En los años siguientes, se han añadido las movilizaciones que tuvieron  lugar en la ciudad contra el TAV, las okupaciones de casas, las  manifestaciones de trabajadorxs y estudiantes. No han bastado las denuncias generalizadas, los avisos orales, los desalojos, la obligación de las firmas y los arrestos domiciliarios, sin saber qué pez pescar, se han sacado de la chistera una medida que se remonta a la epoca  fascista, la "vigilancia especial".

Se trata de una medida preventiva que se solicita para quien consideran lxs investigadorxs “socialmente peligrosx”, o sea, acusadx de mantener una conducta antisocial, criminal, moralmente peligrosa. De hecho, se trata de una medida policial que tiene como objetivo reprimir la disidencia y golpea a las personas que se rebelan contra las atrocidades cometidas diariamente por aquellxs que están en el Poder. Personas que expresan libremente sus ideas y las ponen en práctica sin dejarse intimidar por los medios represivos. Una vez puesta la "vigilancia especial" estas personas no pueden salir por la noche, alejarse del lugar de residencia, participar en iniciativas, reuniones políticas ni manifestaciones. En pocas palabras, tratan de blindar la existencia, reduciendo concreta y brutalmente la libertad personal.

La "vigilancia especial" no es más que una inaceptable e infame estratagema que trata de detener a lxs que se rebelan. También es un engaño que intenta enmascarar una realidad ahora evidente para todxs, es decir, que son las instituciones, junto con sus secuaces, las que son peligrosas para la  sociedad. Todxs lo prueban cotidianamente en carne propia: son las decisiones que caen desde arriba, impuestas por la violencia de la policía, las que son nocivas y peligrosas para nuestras vidas.

¡Rebelarse es la única manera de responder a la amenaza de la represión!
Solidaridad a Evelin y Marika

El viernes, 14 de junio, hubo una concentración solidaria y ayer, 17 de junio, se había convocado otra por fuera de los tribunales de Génova a las 09:00 (GMT+1)

------------------------

Apesta a régimen

Mientras este sistema con su crisis "se ha roto" y lxs políticxs siguen diciéndonos mentiras obligándonos a condiciones de vida cada vez peores.

Mientras el trabajo se ha convertido en un "privilegio", incluso si se paga una miseria.

Mientras bajan los salarios pero aumentan las horas de trabajo y los precios, y nos hacen desaparecer "los derechos" (el engaño con el que han construido esta democracia) y nos aumentan los "deberes".

Mientras corremos cada vez más el riesgo de ser expulsadxs a patadas de nuestras casas porque no podemos pagar el alquiler o de las casas que nos vemos obligadxs a okupar, edificios enteros que se desmoronan a causa del hambre de beneficios de lxs propietarixs y especuladorxs inmobiliarixs, que no se preocupan por el número de lxs muchxs hacinadxs en viviendas de protección oficial.

Mientras llegamos a endeudarnos con los bancos también para los gastos diarios y cuando el reciclaje en los mercados o en los contenedores ya no lo hacen solo lxs desesperadxs, sino que se ha convertido en una práctica de muchxs.

Mientras la salud y la calidad de nuestra vida está empeorando por los venenos y conservantes de los alimentos de las tiendas de descuentos o por los efectos desastrosos de las grandes obras del Estado, que saquea y devasta territorios enteros, contaminando y cementando nuestras vidas.

Mientras lxs explotadorxs de los bancos y de Equitalia (ente que recoge los impuestos de lxs italianxs) nos persiguen por nuestra pobreza amenazándonos con la cárcel.

¡Este sistema democrático se ha quitado la máscara y no tiene más razones para existir!

El Estado, con sus esbirros, no tiene problemas para cargar y detener a lxs descontentxs o enojadxs de este país que protestan en las calles, sean quienes sean, estudiantes, desempleadxs, víctimas de terremotos, trabajadorxs, migrantes, ecologistas…

Pero en Génova como si eso fuera poco, después de las condenas contra lxs estudiantes y lxs "antagonistas", la policía quiere castigar incluso el pensamiento de las personas, pidiendo la vigilancia especial para Evelin y Marika dos amigas y compañeras que, de un día para otro, se podrían encontrar forzadas en arresto domiciliario por la noche, a la vuelta obligatoria por la noche o a no poder reunirse con amigxs o personas con antecedentes policiales (y en estos tiempos no somos pocxs) o de no participar con sus propias ideas en iniciativas en las calles. Todo esto por ser  anarquistas.

Pero el pensamiento es como el océano, lo puedes bloquear, ¡pero no lo puedes limitar!

A su lado, solidarixs y unidxs como siempre actuamos, para que estos sucesivos ataques de la policía contra la libertad de las personas no se produzcan.

Hartxs y enojadxs

Actualización del 18 de junio: La vista del 17 de junio, tras la solicitud de la comisaría de Génova de aplicar la medida preventiva de vigilancia especial para las dos compas, terminó con el aplazamiento de la vista para Evelin el 15 de julio, mientras que para Erika, el juez se reservó de decidir.