"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 21 de mayo de 2013

Mora da un paso más en su actitud reaccionaria y colabora con fascistas.

Hace unos días, un compañero y amigo de gran confianza recibió en su correo electrónico una noticia singular. Félix Rodrigo Mora, al parecer, da una charla llamada "Alternativas al capitalismo" que se enmarca en unas "Jornadas de pensamiento alternativo" organizadas por Libertas Toledo, colectivo que, pese a pretender mostrar un carácter innovador y anti-capitalista en su discurso, ha dejado claro en su cuenta de la red social Twitter su verdadera inclinación cuando calificaron de "participación ciudadana" la aparición de lxs ultraderechistas Respuesta Estudiantil en diferentes movilizaciones de la península, además de justificar los ataques que tuvieron lugar en Sevilla en la última huelga de estudiantes cuando el bloque de Respuesta Estudiantil atacó a otras organizaciones políticamente opuestas a la suya. Por otro lado, los ataques recibidos por lxs fascistas no son otra cosa que la consecuencia de dejarles crecer y tampoco espero que de repente se muestren amigables con nosotrxs. El fascismo es enemigo mortal de cualquier proceso revolucionario y eso no va a cambiar. La solución es devolver los golpes, y no llorar porque nos pegan.

Algunxs compañerxs han hecho comentarios expresando su opinión de que señalar y demonizar a Félix Rodrigo Mora por participar en algo así es un comportamiento no distante al de un/a fascista, y que la participación de Mora en un acto de estas características puede ser positiva en la medida en que algunx de esxs fascistas decida cambiar de perspectiva y de planteamiento. Esta postura es, a mi entender, rematadamente ingenua. Un sector cada vez mayor del neo-fascismo del Estado español abandona las estéticas de antaño y se adaptan a un nuevo rostro, tras asociaciones estudiantiles que dicen no tener ideología política y llevan luego banderas de la época franquista, locales sociales aparentemente inofensivos y demás círculos intelectualoides extraños que en la sombra amparan y legitiman los apuñalamientos cometidos por neonazis, como el caso de Valladolid recientemente. Abandonando su simbología y negando el pasado histórico del fascismo (con libros donde niegan la existencia del holocausto nazi, por poner sólo un ejemplo, al mismo tiempo que engordan cifras de las matanzas estalinistas para convencer... ¿a quién?, porque a lxs anarquistas, sin ir más lejos, no nos hace falta que un puñado de nazis nos convenzan de que Stalin fue un traidor genocida, nuestrxs compañerxs del pasado lo vivieron en sus carnes), este fascismo moderno aprovecha la precarización masiva de las condiciones de vida para introducir su populismo, donde se promueve un discurso "libre, social y nacional" presente en cada vez más estructuras diseminadas poco a poco por el cuerpo social y que les ofrecen la posibilidad de incidir sobre cada vez más capas de población, culpando a personas migrantes, izquierda (cuerpo político indefinido en el cual incluyen desde socialdemócratas parlamentarixs hasta anarquistas, comunistas de distinta índole, grupos estudiantiles progres...) etcétera de estar compinchadxs con el capital y ser culpables de la actual coyuntura que padecemos, erigiéndose a sí mismxs como principal fuerza revolucionaria que nada revuelve, pues el fascismo ha sido, es y será siempre una exageración lógica del capitalismo en tiempos de re-estructuración de su economía y de su funcionamiento interno (o si lo preferís, en tiempos de "crisis"). Un ejército de choque que responde ante la necesidad del poder de defender sus ahora vulnerables estructuras de un asalto organizado por parte de quienes se han cansado de mantener este maldito mundo.

Por lo tanto, considero que son gente lo suficientemente convencida como para dejarse convencer por el/la primerx que pasa. Al fascismo no se le discute, se le derrota, y actuar como ha decidido hacerlo Mora no es otra cosa que contribuir a que tenga un maquillaje cada vez más populista y "social" que les facilite estar presentes en la mente de toda la gente ahogada por el capitalismo y sus miserias, de las cuales el fascismo, históricamente, ha sido cómplice, defensor y beneficiario.

Por mi parte, creo que esto ha llegado demasiado lejos y propongo dejar de dar cancha a este personaje en nuestros espacios y actividades. Hemos tolerado tus discursos anti-feministas acompañado de tu coleguita Prado, hemos tolerado que nos dijeras que en el rural no hay patriarcado (lo cual es mentira) y tu teoría de que el poder promociona de forma subliminal la homosexualidad (¿?). Y como estas, otras gilipolleces más, hasta llegar a esto, ¡te has lucido! Me consta que compañerxs te han intentado aclarar que la gente con la que estás colaborando son fascistas, quienes en un momento dado y sin dudar te llevarían al paredón o te pegarían cuatro puñaladas de manera cobarde por la calle. Sin embargo, sigues adelante. Muy bien, es tu decisión, pero atente a las consecuencias.

Si Félix Rodrigo Mora participa finalmente en las jornadas organizadas por Libertas Toledo, personalmente no quiero volver a oír hablar de él salvo cuando sea para boicotear e impedir que dé más charlas, además de vetarle en TODOS los espacios anarquistas considerando a cualesquieran que le den acogida como cómplices y simpatizantes de un fascista camuflado, con las consecuencias de rechazo y respuesta que tal condición lleva consigo. También creo que es hora de retirar de nuestras distris y colectivos de difusión alternativa la literatura de este personaje etcétera. O con nosotrxs o con ellxs...

Por cierto, si alguien duda del carácter fascista de este colectivo, recomiendo ver la página de Dirdam, de clarísima inclinación neo-nazi, promoviendo sus jornadas (aquí).

Muerte al fascismo.