"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 19 de mayo de 2013

Mario Placcanica, el policía que mató a Carlo Giuliani, investigado por abusar sexualmente de su hija de 11 años.

Aunque esta noticia tiene ya aproximadamente un año desde su publicación en diferentes medios de la prensa italiana, he creído adecuado el rescatarla del olvido en tanto que creo que constituye una prueba más de cómo la violencia policial y la capacidad de abusar impunemente de otras personas en nombre de la ley o de su simple voluntad impositiva (privilegio del que gozan quienes integran las fuerzas de "seguridad" del Estado) tienden, a la larga, a expandirse fuera del mero ámbito laboral y a llevar a esos energúmenos asesinos a maltratar también a su ámbito cercano.

El madero que el 20 de julio del año 2001 asesinó brutalmente a nuestro compañero Carlo Giuliani en el transcurso de los disturbios que tuvieron lugar en las calles de Génova cuando la policía atacó sin previo aviso las manifestaciones de protesta contra la cumbre del G-8 que se celebraba allí, volvía a los titulares de prensa más de 10 años después. ¿El motivo esta vez?, no tiene nada que ver con asesinar a un manifestante anarquista de 23 años para proteger los privilegios e intereses económicos de aquellxs que día a día masacran cientos de inocentes, agotan los recursos, destruyen el medio ambiente, torturan en cárceles y encierran a lxs "privilegiadxs" en gigantescas urbes industriales donde explotarles entre trabajo y consumo, no. Es algo más delicado. Resulta que Mario Placcanica volvía a juicio por nada menos que haber abusado sexualmente de su hija de 11 años, fruto de una relación sentimental anterior con su ex-pareja.

Aquí la fuente.