"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 23 de mayo de 2013

Entrevista a una compa de Oakland realizada por lxs compañerxs de Cabezas de Tormenta (MadR.I.P.)

El pasado sábado 18 tuvimos con nosotrxs en Madrid a una compañera llegada desde Oakland (EE.UU.) que dio una charla en el Local Anarquista de Magdalena donde nos habló acerca del movimiento Occupy (análogo estadounidense del 15-M) en Oakland, o lo que es lo mismo, de la Comuna de Oakland, una verdadera experiencia vital antagonista que se desarrolló de forma paralela al resto de ocupaciones de plazas en Nueva York y otras ciudades pero que tuvo un componente notablemente más radical y combativo, oponiéndose desde el principio a la presencia de policías o miembros de partidos políticos dentro del área okupada, y teniendo, desde el principio, un claro discurso anti-capitalista, revolucionario y en pos de una transformación del mundo más allá de la esterilidad reformista que promovieron otros Occupy. El motivo por el cual Oakland albergó algo más que un grupito de demócratas progres descontentxs por perder sus sueldos es que mientras que en otras zonas de los Estados Unidos estos movimientos tuvieron un origen (y desarrollo) con una mayoría procedente de clase media adicta a los privilegios que la llamada crisis les había arrebatado y que querían recuperar (y nada más), en Oakland esto no fue así, y el movimiento nació en una ciudad costera de pasado combativo, precario y con una alta población migrante harta de la violencia y el racismo policial (que deja cada año decenas de jóvenes negros y negras asesinadxs por maderxs impunemente), lo que dotó de un contenido de revuelta auténtica lo que algunxs pretenderían que fuese simplemente una pataleta altermundista fácilmente recuperable.

Esto se tradujo en asambleas donde la vida cotidiana se puso en común y encontró su punto álgido con la convocatoria de una huelga general espontánea, que no sólo contó con multitudinarios piquetes bloqueando el puerto y otras zonas, sino también con la presencia de un Bloque Negro anticapitalista que arrasó varios de los comercios y negocios de lujo responsables de la gentrificación y la política represiva a las personas pobres. Cabe destacar el detalle de que la anterior huelga general en Oakland tuvo lugar en 1946 y que desde entonces nadie había proclamado otra hasta ese día.

Su charla fue muy interesante y nos enseñó que si se sabe escoger el momento y el lugar adecuados, intervenir con nuestros propios medios sobre un movimiento ciudadano a primera vista insustancial puede dar unos resultados muy positivos, y que como siempre, frente a los sueños de Estado benefactor en los que todavía creen una gran parte de la población, se encuentran aquellxs que lo han perdido todo, o que, quizá, nunca tuvieron nada.

Pues aprovechando su estancia en Madrid, lxs compas de Cabezas de Tormenta le realizaron una entrevista, que, como no sé cómo se hace para que aparezca aquí el reproductor con el audio, os dejo el enlace a continuación para vuestro disfrute. Difundir las experiencias de otros lugares permite comparar sus realidades con las nuestras y ver de qué manera pueden conectarse y nutrirse mutuamente, más allá de fronteras y diferencias.

Click aquí para escuchar.

Para más información sobre la Comuna de Oakland, recomiendo descargar y leer el fanzine editado recientemente por la gente de la distri Josep Gardenyes de Barcelona, y que contiene textos y reflexiones surgidas entre vallas, barricadas y tiendas de campaña.