"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 5 de abril de 2013

Solidaridad con lxs detenidxs en los disturbios del 15 de octubre de 2011 en Roma.

El 15 de octubre de 2011 una convocatoria a nivel global impulsada en principio por sectores políticos o sociales ciudadanistas, reformistas y mayormente propulsorxs de la protesta a medias y la "mejora" de este mundo (más transparencia democrática, más participación "ciudadana", más responsabilidad de las industrias con el medio ambiente... y demás planteamientos absurdos y democráticamente recuperables, se desbordó en algunas ciudades. Una de esas ciudades fue Roma, en Italia, donde un buen número de personas lucharon de verdad en las calles ya no por unas mejores condiciones de vida o de trabajo (premisas básicas de estos espectros altermundistas y neo-izquierdistas que intentan controlar la rabia popular desviándola por cauces inofensivos para el status-quo del poder), sino por la destrucción definitiva del capitalismo como sistema de relaciones socio-económicas y como fábrica social de muerte, miseria y desigualdad, un monstruo alimentado con injusticia y sangre que domina la vida mediante la mercancía, el miedo, el Espectáculo, el control y la esclavitud asalariada.

Las calles de Roma ardieron con la ira impaciente de quienes se niegan a participar de los circos que el propio poder orquesta con sus medios y decide reventar, reventar contra un mundo que no es verdad, reventar aquello que les mató los sueños, reventar para no caer en la oscuridad y dejar que el fuego ilumine las vidas apagadas de la muchedumbre, con la esperanza de que la chispa prenda nuevas mechas y se extiendan así insurrecciones aletargadas. Por supuesto, la represión no tardó en llegar, desatándose batallas callejeras que se saldaron con numerosxs detenidxs. 16 de ellxs ya están en prisión, pero ahora, el próximo lunes 4, 25 personas acusadas de delitos de devastación y saqueo (acusación que se hizo particularmente famosa tras los disturbios en Génova contra la cumbre del G-8 en Julio de 2001 como método estándar para reprimir las revueltas populares que surgen como reflejo de la violencia cotidiana y estructural del sistema sobre cada individux y forma de vida) serán llevadas a los tribunales de Roma.

Culpables o no, las explicaciones sobran a estas alturas. Puedes estar más o menos de acuerdo con esos métodos, y el desacuerdo es respetable, pero quien llegadxs a este punto no comprenda las razones que llevan a alguien a destruir los bancos, los establecimientos de las multinacionales y los edificios del Estado, así como a atacar a quienes blindan todas esas estructuras de dominación (la policía) tiene un problema muy sencillo: Es imbécil y no entiende lo que no quiere entender. Es así de fácil. Ladran, luego cabalgamos.

La revuelta y el desorden que criminalizáis en patéticos telediarios son las consecuencias lógicas de obligar a un pueblo, a un mundo, a aceptar las pautas de una vida intolerable. Que se extiendan.

Difundo los carteles que sacados de Contrainfo (aquí) contienen un mismo texto para llamar a una concentración solidaria a las 15:00 del 4 de abril en Piazza dei Ciompi (Roma) y en Piazza Fosatello (Génova), para informar y solidarizarse con la situación de lxs compañerxs. También se llama a deslocalizar las acciones y a que en cada ciudad surjan iniciativas solidarias en la distancia para que lxs compañerxs se sientan acogidxs. En el caso de Roma, como dice el cartel, tras la concentración solidaria habrá una proyección de los documentales "Détour: La canaglia a Genova" y "La potencialidad de asaltar el cielo" (este último sobre la revuelta de Diciembre de 2008 en Grecia).

------------------------



4 de abril de 2013. Jornada de movilización nacional en solidaridad con lxs imputadxs y arrestadxs del 15 de octubre de 2011.

El 4 de abril, se celebrará en Roma la primera audiencia para 25 personas acusadas de devastación y saqueo y resistencia el día de revuelta del 15 de octubre en Roma. Otras 16 personas ya han sido condenadas en primera instancia a condenas de entre 2 y 9 años.

En total, seis personas se encuentran bajo arresto domiciliario, dos en prisión y una docena están obligadxs a firmar.

Después de la revuelta de Génova de 2001, esta más que claro el uso del delito de destrucción y saqueo como advertencia cuyo objetivo es desalentar la repetición de las revueltas populares y amortiguar el deseo de exteriorizar de forma eficaz el desacuerdo propio, al igual que está clara la intención del Estado de mantener divididxs a lxs acusadxs, de juzgarlxs por separado con el fin de aislarlxs y “destruirlxs”, como les pasó a lxs primerxs en ser juzgadxs y condenadxs.

No se puede seguir teniendo la ilusión de poder pedir, de interactuar, de cambiar algo estando sentadxs en las mesas de la democracia o esperando por la justicia.

Es fundamental no dejar solxs a lxs condenadxs y acusadxs por el 15 de octubre de 2011:  Que nadie en la cárcel o tras los muros de una casa convertida en una cárcel se sienta solx, que nunca les entre  la duda de que tal vez no valía la pena. Para que la alegría de una ciudad iluminada por las llamas de la revuelta no se apague nunca; Para que el coraje de entregarse a la pasión de los deseos propios y de la rabia propia nunca se conviertan en remordimiento.

Es fundamental reiterar que cualquiera que haya participado en la revuelta del 15 de octubre en Roma hizo bien al estar allí.

¡Que desde todas las ciudades posibles se eleve un grito de rabia en solidaridad con lxs presxs y lxs investigadxs!

¡Nos va la libertad de todxs nosotrxs! ¡No lxs dejemos solxs!