"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 1 de abril de 2013

Escuchadnos a nosotrxs, a lxs hijxs...

Tus niñxs no son tus niñxs.
Son los hijos y las hijas del anhelo de la vida para sí mismo.
Han llegado a través de ti pero no de ti,
y aunque están contigo no te pertenecen.
Les das tu amor pero no tus pensamientos,
porque ellxs tienen los suyos propios.
Puedes albergar sus cuerpos pero no sus almas,
pues sus almas habitan en el hogar del mañana,
que tú no puedes visitar, ni siquiera en tus sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellxs pero no intentar hacerlxs ser como tú.
Porque la vida no va hacia atrás ni permanece con el ayer.
Vosotros sois los arcos desde los cuales vuestrxs niñxs como flechas vivientes están siendo enviadxs.

Kahlil Gibran, dedicado a la memoria de un verdadero rebelde y de un gran amigo.

------------------------

Traducido por mí desde 325: Aquí.

Pequeña reflexión personal:

Sin saber lo que pretende expresar el autor en realidad, yo lo interpreto como una referencia a los intentos de muchos padres y muchas madres de moldear a lxs hijxs a su imagen y semejanza. La cultura de la sobreprotección resultado de la paranoya creada por la industria farmacéutica que lleva a una sociedad hipocondríaca a atiborrar de pastillas a lxs niñxs y a impedirles a toda costa que hagan cualquier cosa que pueda poner mínimamente en riesgo su seguridad (olvidando que es cayéndose como unx aprende a levantarse), la educación heteropatriarcal y basada en lazos biológicos que nos llevan a aceptar y respetar figuras por su simple rol y posición dentro de la estructura familiar aun siendo esas personas unas bastardas en algunos casos, el enviar a lxs niñxs al colegio sólo porque lxs progenitorxs también fueron víctimas y no beneficiarixs de lo mismo, para que les laven el cerebro y les conviertan a su vez en engranajes productivos de la máquina capitalista, etcétera son sólo algunas de las múltiples maneras en que la tendencia generalizada a cometer en las nuevas generaciones el mismo fallo que con las anteriores perpetúa el giro de la noria tragicómica donde nacen, se alimentan, se representan y se reproducen constantemente todas nuestras miserias.

Que una persona desde su más temprana edad sea tomada en serio, se le permita tomar decisiones sobre su vida y no se coaccione su desarrollo libre y natural salvo para introducir unas pautas básicas de convivencia como el respeto a toda forma de vida, la igualdad, la no-jerarquía, la cooperación y el apoyo mutuo o la solidaridad, es fundamental a la hora de que esa persona llegue a ser libre y autónoma algún día. Evidentemente, lxs niñxs se equivocarán y a veces es preciso un cierto grado de ayuda, tal y como observamos en varias especies animales. Un "empujoncito" no enfocado desde la perspectiva autoritaria de llevar al/a la niñx por donde el/la padre/madre considera que debe ir (vulnerando su desarrollo libre e imponiéndole ya de entrada una pauta que seguir la cual se centra en una perspectiva externa a esx individux en desarrollo), sino partiendo de que esx niñx pueda tomar sus propias decisiones y equivocarse sin correr más riesgos de los necesarios para que aprenda las consecuencias de cometer errores. Por ejemplo: Aconsejar a un/a niñx que correr demasiado por un camino pedregoso puede llevarles a tropezar y caer no es lo mismo que apresurarse a apartar de su camino todas las piedras que puedan provocarle una lesión. Lo primero deja al/a la niñx la oportunidad de correr si quiere, conociendo los riesgos que esto entraña y asumiendo o no la posibilidad de quedarse sin dientes. Lo segundo, por el contrario, lleva a que el/la niñx confíe en que puede correr libremente porque siempre habrá alguien para quitarle las piedras del camino, hasta que un día ese alguien no esté y entonces no sepa correr, ni caerse, ni levantarse, es decir, que sea un ente mayormente inválido y dependiente de otrxs igual que él (descripción de la mayoría de sujetos que pueblan esta sociedad incapaz que ya no sabe a qué sujetarse y se sumerge en la ansiedad, la desesperación y la neurosis, encadenada a cada vez más electrodomésticos y extensiones mecánicas para cubrir sus numerosas deficiencias y que para colmo tiene la osadía de llamar Progreso a la amputación reiterada de su autonomía).

Queréis hacernos iguales a vosotrxs para no daros cuenta de vuestras propias equivocaciones, para no asumir que sois el resultado de un fallo estructural que se refleja e imprime a su vez en cada niñx que asume el rol social impuesto y que crece dentro de un entorno adultócrata e infanticida que nos obliga a crecer sin dejarnos antes ser niñxs felices. Pero a pesar de todo, hay niñxs que huyen del manicomio, y que corren lejos en busca de nuevas aventuras. Niñxs Perdidxs en busca de su propio Nunca Jamás. Ellxs son lxs maleducadxs que dan musicalidad a este maldito mundo de adultxs enfermxs de madurez y corrección.

Lo llamáis educación y en su nombre nos matáis la imaginación.