"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 17 de marzo de 2013

Vídeo de la marcha del 8 de marzo en Santiago de Chile.

El pasado 8 de marzo en Santiago de Chile tuvo lugar una jornada de movilizaciones que se unió a las de diferentes partes del mundo. Algunas orgullosas de la cínica festividad del día de la mujer orquestada por un sistema heteropatriarcal, neoliberal y asesino que agrede doblemente a la figura femenina todos los días del año, pero otras, sin embargo, combativas, pues hay quien no olvida que el 8 de marzo no es "el día de la mujer", sino una ocasión más para llevar a la calle la rabia y el deseo de venganza no sólo contra el heteropatriarcado, sino contra toda forma de dominación.

Encontré por Youtube este vídeo que muestra imágenes de las movilizaciones que tuvieron lugar en Santiago de Chile con motivo de dicha fecha:


También difundo el siguiente texto, que yo saqué de la descripción del vídeo de arriba y que según comentó vía e-mail un/a solidarix desconocidx, es uno de tantos repartidos en esta manifestación:

--------------------

Hoy 8 de marzo marchamos para demostrar nuestro desprecio al llamado "Día de la mujer"; no nos uniremos a la invisibilidad de un día de lucha contra el patriarcado del que la clase política y burguesa crea una fiesta que se traduce en una cortina para ocultar las terribles injusticias a las que nos someten día a día.

Los y las opresorxs se han entrometido en los aspectos más ínfimos de nuestra vida, intentando legalizar el amor y vendiéndonos un estereotipo de vida familiar que de no ser imitado se convierte en un problema para quien lo desafíe.

A lo largo de la historia las mujeres siempre hemos sido minimizadas a un objeto, sesgadas a un rol social que detestamos y no estamos dispuestas a cumplir. No queremos que decidan por nosotras, ni ser catalogadas como "señoritas", "buenas mujeres" o tan solo "bonitas", ya que lo consideramos eufemismo para la construcción de un género sumiso y enfermo.

No queremos nuestra liberación solamente, puesto que el machismo que arremete a esta sociedad nos afecta a todos y todas, nuestros compañeros han sido reducidos a "machos protectores", muchas veces disminuidos en su condición de padres como un mero soporte económico, y desde su infancia obligados a negar sentimientos por constituir la figura de un hombre fuerte. Crianzas desiguales, la escolarización y luego el trabajo hacen que nuestras diferencias se vuelvan abismales y nos transformen en ganadores/as o perdedores/as de una guerra que jamás debió existir. No somos iguales y no pretendemos serlo, queremos las construcción de una identidad de género sin prejuicios ni tradiciones sin sentido, una vida de lucha en conjunto.

Este sistema solo será eliminado cuando todas las explotadas y todos los explotados asumamos nuestra condición de clase oprimida y decidamos acabar con la sociedad patriarcal que invade y reprime hasta el más mínimo ámbito de nuestra vida.

No esperaremos que nadie luche por nosotras, queremos la guerra social, ¡queremos la liberad de todas y todos!.

LIBERTAD A LXS EXPLOTADAS Y EXPLOTADOS, ¡BACHELET Y MATTHEI A LA HOGUERA!