"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 11 de marzo de 2013

Sobre el traslado de Maddalena Calore y su situación actual.

Dejo la siguiente información, recogida de Contrainfo (aquí), sobre el traslado de Madda Calore a la prisión de Agrigento, en Sicilia, como medida vengativa después de resistirse a una nueva humillación de lxs bastardxs carcelerxs del talego de Pagliarelli, en Palermo.

Para leer la última carta de la compa desde el aislamiento del 14bis en este mismo blog, mira aquí.

--------------------------------

Todo comenzó el 25 de enero. Al acabarse una de las visitas de su hermana, las dos se abrazaron, tras lo que la guarda empezó a gritar por la “evidente” violación del reglamento.

A la primera madera se le unieron otras dos y, juntas, empezaron a empujar a Madda durante el camino de regreso. La coordinadora intervino para “calmar los ánimos”, llevando a la compa a la celda y, de allí, inmediatamente a la enfermería. Madda se encontró, pues, delante de dos médicos y una psicóloga que intentaban establecer un “diálogo”, pero en seguida lxs dejó calladxs.

De nuevo en la celda, Madda se vio despojada de las pocas cosas que tenía (ya entonces estaba sometida al 14bis), para después enterarse de la orden de la psicóloga de quedarse desnuda (sólo con las bragas) debido a su estado de supuesta “agitación”.

A su obvio rechazo le siguió la actuación típica: después de ponerse los guantes, entre tres le saltaron encima y comenzó una lluvia de patadas y puñetazos en la cabeza y en la espalda, además de varios tirones de pelo. Poco después de comenzar a pegarle, se incorporó un madero de la sección masculina, que precedía la llegada de un equipo entero. Los carceleros decidieron que interviniera el médico para que le pusiera una inyección sedante a Madda. Evitada de alguna manera esta “solución”, los carceleros optaron por recogerle la celda y por las esposas, con las que la montaron en el blindado, con destino a Agrigento.

Las noticias que nos llegan desde Agrigento son las siguientes: A Madda todavía la están sometiendo a varios ciclos de aislamiento de 10 días, se le sigue aplicando la censura con el consiguiente retraso de la correspondencia (y de libros)  y no se le dejan llegar sellos.

Para escribir a Madda:
Maddalena Calore
C.C. “Petrusa”, Pzza P. di Lorenzo 4,
92100 Agrigento, Italia