"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 4 de marzo de 2013

Sabotaje a una mina en Grecia, propiedad de una empresa canadiense.

Noticia redactada por mí a partir de la información encontrada en Abordaxe (aquí) y publicada originalmente en la web Alerta Minera (aquí)

El pasado 17 de febrero, de madrugada, un grupo indeterminado de encapuchadxs atacó las instalaciones de la mina que se encuentra en la localidad de Aristóteles, (zona de Halkidiki, en Grecia). El sabotaje al parecer consistió en atacar con cócteles molotov maquinaria y vehículos, causando graves daños en al menos una decena de vehículos y máquinas, e hiriendo además levemente a uno de los guardias de seguridad (ay pobrecillo...).

El proyecto minero de Skouries cuyas instalaciones y equipamientos fueron atacadas es propiedad de Hellas Gold, una empresa filial de la multinacional canadiense Eldorado Gold. Esta filial posee licencias para explotar toda un área de unos 317 kilómetros cuadrados, donde hay yacimientos de oro, zinc, plata, plomo y cobre. Se trata de una de esas empresas que se creen con el derecho de multiplicar sus beneficios a costa de sembrar la insalubridad allá donde su avaricia insaciable les lleva a destruir el medio ambiente con vertederos para minerales contaminantes o grandes explotaciones mineras que destruyen zonas enteras. Esta empresa cuenta con minas en proceso de construcción (o ya en activo) en Turquía, Grecia, China, Rumanía y Brasil, entre otros países.

La población de las zonas cercanas lleva tiempo manifestando su descontento con esas minas, que según argumentan provoca la destrucción de bosques locales importantes y causa la contaminación de agua, aire y sustrato con peligrosos metales pesados como el cadmio, el mercurio o el arsénico, lo que a su vez imposibilita la vida en la zona. También denuncian que el Estado griego no obtiene regalías por ceder esas explotaciones, pero en mi opinión esto es totalmente secundario por no decir completamente irrelevante. Me da igual si el Estado griego obtiene o no las regalías.

Este ataque es un reflejo de que las estrategias populares en la defensa del territorio y del medio ambiente y los medios de vida tradicionales frente a la imposición de la industrialización, la artificialidad y la devastación que impone el capitalismo salvaje empiezan a radicalizarse y a optar por estrategias de acción directa dado que las instituciones parecen hacer oídos sordos como siempre que hay dinero de por medio.

Según se informa, un total de 27 personas fueron detenidas por este ataque en las fechas posteriores, pero todas fueron liberadas al poco tiempo ante la falta de pruebas que las relacionasen con el sabotaje.

La extracción de minerales del suelo no es aceptable, ¡Eldorado Gold lárgate!