"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 21 de marzo de 2013

Más información sobre las protestas en Colombia contra el nuevo proyecto hidroeléctrico.


El siguiente comunicado y el vídeo que adjunto al final llegaron en un mensaje de correo electrónico en el que también recibí el vídeo de los maderos que se retiraron tras verse "en clara minoría" ante un combate de cinco contra uno (ellos eran cinco).

Este comunicado fue redactado de manera colectiva por lxs habitantes de las comunidades campesinas afectadas por la construcción de este proyecto hidroeléctrico que fueron duramente reprimidxs por la policía antidisturbios, policías  infiltrados y ejército pese a haber escogido la acampada pacífica como forma de protesta legítima por la conservación de su medio de vida comunitario contra la imposición de un modelo neo-liberal, ecocida e insostenible que sólo beneficia a las lógicas económicas de lxs poderosxs.

Una vez más se demuestra que por las buenas no se va a ninguna parte. Después os quejáis de la violencia, bastardxs. Cuando cambien el diálogo por las capuchas y las caceroladas por los molotovs y las piedras, entonces no digáis que no lo intentaron antes con buenas maneras...

-------------------

La fuerza pública ataca a las comunidades para favorecer a EPM

Las comunidades de los municipios de Toledo, Briceño, San Andrés de Cuerquia e Ituango agrupadas en el Movimiento Ríos Vivos Antioquía hacen un llamado a las autoridades nacionales y regionales para que respeten su derecho a la protesta pacífica y se garantice la misma.

Hechos:

Desde el día 10 de marzo de 2013 se reunieron alrededor de 200 personas quienes en terrenos de EPM armaron sus carpas y plásticos como forma de protesta pacífica.

En horas de la tarde hizo presencia La Policía de El Valle de Toledo con hombres armados de civil y sin identificación que se mezclaron con lxs manifestantes generando temor. Filmaron a las personas de cerca y tomaron fotografías.

Los agentes entregaron un volante en el que se citaban la ley 599 del 2.000 artículos 44, 353 y 429; Ley 1453 de 2011 art. 43.

El Señor alcalde del Municipio de Ituango autoriza las movilizaciones que se habían notificado conforme a la ley. En todo momento se garantizó el libre tránsito de vehículos desde y hacia Ituango.

Aproximadamente a las 4:00 p.m. del 11 de marzo de 2013 se acerca nuevamente la Policía al grupo de manifestantes y les grita que están perdiendo el tiempo, que tienen que ir a Medellín a poner las quejas.

Los policías no se identificaron y los chalecos antibalas tapaban sus insignias, nuevamente se presentan hombres de civil, fuertemente armados y sin distinción alguna.

A las 5:00 p.m. llega el ESMAD, alrededor de 40 hombres se acercan a lxs manifestantes desde el interior de los predios de EPM. Sin mediar palabra empiezan a hostigarlxs con gases y granadas de aturdimiento durante aproximadamente 30 min.

Una persona sale herida de gravedad por una esquirla que le afectó a sus testículos. Fue llevada al Hospital de Ituango.

Ante el ataque lxs campesinxs y barequerxs salen huyendo, ancianxs y mujeres lxs que menos corrieron fueron lxs más afectadxs. Moratones, dolores de cabeza, náuseas y heridas ocasionadas por caídas de quienes se arrojaron por la ribera del río. Tres campesinos son detenidos y se les quitan sus machetes.

El Ejército Nacional que hace presencia en la zona al parecer no estaba enterado del ataque, pues desaseguraron sus armas y al encontrarse con lxs manifestantes que corrían les indicaron que se retiraran de la zona porque podían haber combates.

Es así como lxs afectadxs por Hidroituango quedan enmedio de actores armados en plena zona de conflicto.

11. Varias pertenencias de lxs afectadxs como carpas, colchonetas, toldos, víveres y ollas se observó cómo eran subidos a una camioneta de la Policía. Al parecer para la basura, según afirmó el mismo ESMAD. Celulares, dinero y ropa también desaparecieron.

12. La Policía prohibió realizar cambuches para pernoctar al lado de la vía

Todxs somos afectadxs, ¡La Vida no se represa!