"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 2 de marzo de 2013

Liberadxs dos de lxs compas presxs por resistirse a declarar en el Gran Jurado (EE.UU.)

Noticia redactada por mí a partir de la información encontrada en Contrainfo (aquí) y Abajo los muros (blog de CNA-México, aquí).

Katherine Olejnik (apodada "KteeO") y Matt Duran han sido puestxs en libertad y han salido ya del Centro Federal de Detención Sea-Tac donde permanecieron arrestadxs los últimos cinco meses por negarse a testificar en un Gran Jurado que supuestamente había sido creado para investigar los hechos del 1 de mayo de 2012 (cuando una manifestación de tipo Black Bloc recordó a los compañeros de Haymarket como se merecen y asaltó el centro financiero de Seattle, reventando escaparates y cristales de bancos y comercios de las grandes empresas además de mantener enfrentamientos con la policía) pero que, qué casualidad, ya había sido creado con anterioridad (demostrándose así que la finalidad real del Gran Jurado era reprimir al movimiento y las ideas anarquistas en la costa oeste de Estados Unidos, siendo el Bloque Negro del pasado 1 de mayo un simple pretexto para justificar la represión).

Un Gran Jurado, para quien a estas alturas aun no esté enteradx de en qué consiste, es un tribunal especial creado con el objetivo de investigar unos hechos concretos. Funcionan entre otras cosas citando a declarar a personas a las que consideran relacionadas de alguna manera con lxs responsables del suceso sobre el cual se encuentran trabajando, con la lógica de que si tú te niegas a declarar y a dar nombres, lugares y en definitiva, a responder a todo lo que te pregunten, eres automáticamente acusadx de desacato civil y entalegadx, según la ley para "obligarte a declarar". Sí, sí, como lo lees. Ellxs te citan a declarar sin razón aparente, sin que ni siquiera hayas estado en la mani, por el mero hecho de compartir ideas con quienes participaron en ella, y te exigen nombres de organizadorxs, lugares donde se preparó etcétera. Si tú les dices todo lo que quieren saber, traicionando tus propias ideas y a tus compañerxs y convirtiéndote en un/a chivatx de mierda, entonces todo va bien, te sueltan y tan felices, pero si decides mantenerte íntegrx y resistir (o si simplemente tienes mala suerte y no sabes nada) vas a la cárcel por tu cara bonita.

Para colmo, lxs compas, a lo largo de estos 5 meses de prisión, han pasado la mayor parte del tiempo en la "Unidad Especial" (aislamiento) que implica 23 horas de las 24 horas del día de completa soledad, sólo interrumpidas por una hora en la que te ponen igualmente solx pero en una habitación más grande a la que cínicamente llamarán "patio". Al lado de eso no parecen tan bestias los eufemismos de lxs nazis ¿no?, como cuando llamaban "Duchas" a las cámaras de gas en los campos de exterminio. A mayores de esto, lxs compas tenían un acceso muy limitado a lectura y otros entretenimientos y sólo podían hacer una llamada al mes, y sólo de 15 minutos (a veces menos, de forma arbitraria o porque hablas demasiado sobre lo que te hacen dentro). Pero bueno, por suerte hay buenas noticias como esta que le alegran la tarde a uno, y dos compañerxs han salido del encierro y han sido recibidxs por familiares, amigxs y afines mientras un tercero, Maddy Pfeiffer, permanece todavía secuestrado aunque ha salido del aislamiento y se le ha puesto en un pabellón común.

Atrás queda una campaña de solidaridad tanto dentro de los EE.UU. como a nivel internacional, que continúa, ya que Maddy continúa dentro.

¡En el silencio rugimos!