"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 8 de marzo de 2013

Liberación Animal, debate, comprensión y comportamiento.

Nota: Este texto también lo he escrito como auto-crítica, pues soy el primero que actúa según lo que describe el texto. A veces reacciono con agresividad y mala actitud y soy consciente de ello, aunque intento cambiarlo, y ahí creo que está lo realmente importante, en ser conscientes de nuestros fallos y esforzarnos en cambiar para mejor, aunque cueste y a veces caigamos en lo mismo una y otra vez. Lo cierto es que acostumbro a debatir con gente tan sumamente gilipollas que por más paciencia que tenga termino queriendo liarme a patadas con todo. Esto me ha llevado también a, directamente, obviar muchos debates, por el bien de mi estado de ánimo. No obstante, sé que ni esta actitud es positiva, ni obviar el debate hará que desaparezca el problema. Por ello, va este texto, para intentar que reflexionemos y cambiemos nuestro modo de expresarnos y nuestra forma de percibir algunas cosas y actuar sobre ellas.

Por supuesto, este texto, igual que el resto de contenido del blog, está abierto a críticas, preguntas u objeciones que os surjan al leerlo y que queráis exponer. Contáis con el e-mail del blog para ello.

Por otro lado, podéis hacer con él lo que estiméis oportuno. Copia y Difunde si te gusta.

---------------------

A menudo, aquellas personas que hemos cambiado nuestro estilo de vida hacia el veganismo, considerándolo más justo, ético y sano que aquellos basados en la explotación y sometimiento de otrxs individuxs por su especie, solemos frustrarnos a la hora de afrontar debates con gente que no es vegana, que pone en entredicho nuestras convicciones o que considera que lo que hacemos es malo para la salud o para el medio ambiente, o que carece de sentido. Todxs hemos terminado quemadxs con discusiones de este estilo. Con amigxs, con familiares, con compañerxs de clase o del trabajo, profesorxs o médicxs sabelotodo. Nos hemos mosqueado y ante sus dudas e indiferencia hemos reaccionado con malas contestaciones, insultos o incluso, en los casos más extremos, con agresiones físicas, golpeando a personas por apoyar la vivisección, por burlarse del sufrimiento de los animales en los mataderos o por apoyar la compra-venta de animales vivos. Yo he roto bocas por apoyar la tauromaquia, o por decir que la experimentación en animales es necesaria. Nos hemos cabreado tanto por cosas como esas con personas a las que antes apreciábamos, que nos hemos sentido monstruos, hemos querido disculparnos y luego, por orgullo y por "coherencia" hemos decidido no hacerlo ("que se jodan, la culpa es suya por ser especistas", decíamos).

No obstante, pensándolo fríamente, de este modo no estamos avanzando nada, al contrario, nos estamos estancando en una suerte de endogamia abolicionista, en nuestro gueto de come-hierbas donde cada vez hay menos margen para quienes buscan respuestas con las que despejar sus dudas. Cabe entonces reflexionar sobre lo siguiente:

Para nosotrxs, la autoridad es inaceptable siempre. Entendemos por Autoridad, la figura o entidad que sea por la razón que sea, superpone su voluntad o sus deseos a los derechos y libertades fundamentales de otrx individux, y se sitúa por encima, obteniendo, de un modo u otro, la capacidad de decidir por él o ella, aun cuando su voluntad (la de esx individux) es contraria a la de esa autoridad y, además, no supone un impedimento ni una molestia para otrxs (a diferencia de la voluntad de esa autoridad que sí supone una molestia para lxs individuxs que somete).

A su vez, por individux, otro concepto clave en todo esto, entendemos, en contraposición a la definición oficial y antropocentrista que suele limitar las acepciones de la palabra a lxs individuxs humanxs, que un/a individux es todo aquel ser capaz de sentir, pensar y desarrollar una voluntad más o menos compleja o más o menos perceptible, y actuar en base a ella. Esto incluye a personas humanas, pero también a una inmensa mayoría de lxs animales (quitando lxs que carecen de sistema nervioso cognitivo o estructura cerebral central, como los corales, las esponjas de mar o algunos insectos, ¡y con esto no digo que podamos aprovecharnos de ellxs como nos convenga, ojo!). Sin embargo, no consideramos individuxs a las plantas, pues estas carecen en todos los casos de cerebro y sistema nervioso y aunque poseen receptores que les permiten mostrar reacciones químicas a estímulos exteriores (luz solar, viento, contacto físico en puntos determinados de las hojas o el tallo) no podemos entender eso como una voluntad, pues en ningún momento se procesa en un órgano que permita una cierta capacidad de raciocinio, sino que se trata de una reacción digamos "automática". Tampoco 

Partiendo de esto, consideramos que existen muchas formas de autoridad. Por ejemplo racismo/xenofobia, sexismo, fascismo, Estado (no importa si es capitalista o socialista, un Estado siempre es una autoridad y siempre supone un impedimento para el libre desarrollo natural de cada individux y su aprendizaje para vivir en sociedad sin jerarquía y haciéndose responsable de sus propios problemas y acciones), el/la profesor/a en el colegio, los cuerpos represivos (policía, ejércitos, carcelerxs...) o aquellxs que, en base a una Verdad universal, estandarizan la hermosa diversidad de cada uno de nuestros microcosmos particulares en una supuesta Normalidad, calificando todo lo ajeno a ella de trastorno o defecto (como lxs psiquiatras). Entre todas estas clases de autoridad y otras tantas que no he mencionado, nosotrxs encontramos una más, por la cual individuxs humanxs se basan en falacias, publicidad, mentiras financiadas por las multinacionales de la explotación animal y puro capricho para aprovecharse de otrxs individuxs basándose en un hecho puramente aleatorio, como el de no ser humanxs, atribuyendo a cada especie un cierto valor de uso e instrumentalizando y esclavizando de manera masiva y sistemática a todxs y cada unx de sus miembros.

Dentro de la actual sociedad, si bien es cierto que las diferencias de nacionalidad, etnia, credo o género son estimuladas para sembrar divisiones entre las personas y así imposibilitar o dificultar que puedan organizarse para hacerse conscientes de la coyuntura que viven y e intervenir sobre ella para transformarla, el racismo, la xenofobia y el machismo están prácticamente condenadxs al ostracismo, al menos en las palabras (dentro de su alienación, mucha gente sigue apoyando a un Estado patriarcal, racista y xenófobo, pero luego rechaza totalmente esos pensamientos y actitudes cuando los ve a su alrededor en forma, por ejemplo de agresiones fascistas a personas migrantes, una violación a una chavala o un caso de violencia doméstica). Sin embargo, el especismo no sólo no mengua, sino que ni siquiera es cuestionado y esto es porque, aunque es una forma de autoridad tan despreciable como el racismo, el sexismo etcétera, se encuentra en una dimensión propia, lo que obliga al desarrollo colectivo e individual de herramientas específicas que nos permitan acercarnos a esa dimensión en concreto y entrar en ella, demoliendo sus estructuras y desmontándola.

Insultar, agredir, atacar constantemente, con lemas basados en el desfogo como ¡ASESINXS!, ¡COME-MUERTOS!, ¡EGOÍSTAS CARROÑEROS!, ¡OJALÁ OS MURÁIS TODXS DE UN INFARTO POR COMER TANTO COLESTEROL! (etcétera), que pueden lograr un impacto inmediato pero a su vez un rechazo, en lugar de una reflexión posterior que pueda florecer en un cambio, son actitudes pueriles, de una impulsividad propia de niñatxs malcriadxs, que ante su incapacidad para lograr lo que quieren en un cierto espacio de tiempo, se enfadan y arremeten contra todo lo que les lleva la contraria para luego quedarse tan anchxs sin importarle los resultados reales de su pataleta (mayor guetificación de las ideas anti-especistas, rechazo, reafirmación de la persona especista en el falso estigma de que lxs veganxs somos todxs unxs sectarixs, intolerantes, violentxs y terroristas con lxs que no se puede hablar etcétera...).

Si hay algo que nos diferencia (o nos debería diferenciar) a lxs que estamos contra toda forma de autoridad de quienes la ejercen por la fuerza, es la comprensión. Alguien que utiliza la fuerza para imponer su voluntad sobre otrxs, es alguien horrible que, en muchos casos, sólo deja la vía violenta y la fuerza como medios para terminar de una vez con su opulencia y su injusticia. Contrariamente al hipócrita mensaje oficial con el que bombardea el mainstream mediático, yo creo que no es malo ni vergonzoso usar la violencia cuando todo lo demás falla y el abuso continúa. Hay quien no entiende otra cosa. Sin embargo, quien se comporta de manera autoritaria es también alguien ignorante y débil, y lo primero que debería inspirarnos antes que odio, es lástima, mucha lástima. No digo que el odio no deba estar presente, y creo que hay quien se lo ha ganado a pulso y se lo merece. Además, sin odio no hay amor, forma parte de la vida y es inevitable sentirlo. Si mañana alguien mata a un vivisector, o a un torero o a un matarife, no negaré que me alegraría, pero para mí personalmente alguien que no es capaz de hacer cumplir su voluntad si no es mediante hostias, encarcelamientos, torturas y asesinatos, es alguien que carece de la capacidad de comprender, y por eso destruye, entierra y silencia, porque ni entiende ni entenderá y eso es muy triste.

Por lo tanto, es fundamental hacer ejercicios de paciencia. Antes de cada conversación con una persona que sabes que no comparte tus ideas y que, de entrada, se mostrará escéptica, incluso irrespetuosa, piensa y asimila que esa persona quizá piensa así o actúa así porque no ha tenido acceso a esa información que a ti te condujo a cuestionarte más tu forma de vivir, de alimentarte, de asearte, de vestirte o de conseguir un/a compa no-humanx (mal llamadx "mascota"). Piensa que, un día, tú también comiste carne, pescado, huevo y lácteos, y que lo que tú comías también salía de animales torturadxs. Ponte en la piel de la persona con la que hablas y piensa en el momento en el que tú todavía no eras veganx, y en si a ti te gustaría que te ametrallasen a insultos, amenazas y gritos en lugar de intentar explicarte con paciencia por qué el veganismo es la mejor opción. Sé que es complicado, sé que a veces nos pone de tan mala hostia leer ciertas cosas que se nos nubla la mente y sólo queremos soltar el comentario más ofensivo que podamos para hacer daño y luego largarnos "con la cabeza bien alta" de la discusión, aunque no hayamos conseguido nada. También sé que hay gente que, a pesar de todo esto, seguirá comportándose igual, burlándose y faltando al respeto a nuestras convicciones. En estos casos, no hay nada que hacer y entiendo perfectamente una reacción menos simpática y comprensiva y más basada en hacerle sentir a esa persona en sus carnes que nosotrxs también sabemos poner en ridículo a alguien y hacer pedazos sus aires de superioridad (o sus dientes, si se da el caso). Sin embargo, esa no debe ser en ningún caso nuestra prioridad. Demostremos que sí contamos con argumentos, que sí contamos con experiencias y con sueños hermosos que merecen ser compartidos. Para que cada corazón pueda experimentar esa inefable emoción reservada a quienes se atreven a abrir puertas y jaulas para convertir en libre una vida condenada, o la sensación de mirar a un/a animal libre a los ojos y sentir la ternura invadiéndonos en cada rincón de nuestro cuerpo, y al mismo tiempo la rabia, quemándonos por dentro, por todxs lxs que aun están en las jaulas. Para que, en nuestra guerra a muerte con la autoridad, no nos convirtamos en sus emisarixs.

Por supuesto, todo esto lo expongo limitándome al ámbito del debate, y considero que es importante y necesario continuar con el boicot informativo y el sabotaje y ataque contra ciertas estructuras de explotación directa de animales, como los circos, tiendas de mascotas, criaderos, vivisectorios, carnicerías, laboratorios de vivisección y financistas de los mismos, industrias de destrucción de la tierra, establos, zoológicos/acuarios/safaris, industria de las pieles, plazas de toros, cotos de caza o pesca, pueblos donde se celebran eventos como el toro de la Vega etcétera. Aunque creo que dialogar con los propietarios o responsables de esas explotaciones es posible y puede llegar a buen puerto, mientras que no entran en razón no se puede consentir que continúen matando y torturando impunemente a nuestrxs hermanxs no-humanxs. Mientras un/a animal no sea libre, no dormiréis tranquilxs.

Contra el especismo y toda autoridad.
Por la liberación animal y de la naturaleza, y por la anarquía.