"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 17 de marzo de 2013

Boletín estatal de la campaña Cárcel = Tortura de enero-febrero 2013

Aquí podéis descargar el nuevo boletín estatal (correspondiente a los meses de enero y febrero de 2013) de la campaña Cárcel = Tortura, que actualmente 68 presas y presos de todo el Estado vienen desarrollando mediante diferentes acciones simbólicas y coordinadas para denunciar en el exterior los malos tratos que ocurren a diario, de manera aleatoria y con total impunidad dentro de los talegos del Estado español (y de otros países, aunque esta campaña se centra en un contexto estatal), al mismo tiempo que en el exterior se realizan actividades como charlas, proyecciones, debates y otras con las que extender el debate y encontrar formas de combatir también desde fuera contra los abusos que tienen lugar en el interior.

Las personas que actualmente están tomando parte en la campaña están siendo objeto de una represión inefable. Violaciones y agresiones machistas a mujeres presas (como el caso de Noelia Cotelo), castigos arbitrarios como negar la salida al patio o quitarles de un día para otro los vis-a-vis, aislamiento, torturas como encadenarles a la cama o darles palizas, robo de sus pertenencias (especialmente enfocado a empeorar su vida en la cárcel, robando cosas como fotografías de seres queridxs, ropa de abrigo etcétera) y demás ejemplos forman parte de la cotidianidad de esxs presxs condenadxs por una sociedad hipócrita y bastarda que genera la miseria y luego oculta tras los opacos muros de la indiferencia penitenciaria sus atroces consecuencias, otorgando legitimidad a hordas de sádicxs sin corazón para que administren esos horribles lugares como les dé la gana, convirtiendo a seres humanos en bestias, matando, torturando y vulnerando todo derecho humano fundamental que lxs internxs puedan tener.

Ante esto la mejor arma es la solidaridad y no dejar que el silencio ni el miedo se apoderen de nosotrxs.
Las cárceles no re-insertan, ¡matan!