"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 26 de marzo de 2013

Acción estudiantil en Barcelona contra los bancos y demás espacios de mercado dentro de la universidad pública.

Este vídeo muestra imágenes de una acción llevada a cabo por colectivos estudiantiles de Barcelona en el marco de la lucha contra la privatización de la universidad. Lejos de caer en la retórica progre y reformista de defender lo público como si un servicio gestionado por un Estado al servicio de este orden fuese a ser menos alienante o destructivo que si lo gestionan empresas privadas (o como si nos interesase lo más mínimo  volver al Estado de "bienestar" que apaga las revueltas y permite el acomodamiento), quiero difundirlo porque la acción en sí me parece digna de ello y una iniciativa de acción directa de la que más peña debería tomar ejemplo.

Porque está visto que con diálogos institucionales y buen rollito no vamos a ningún lado. Nos siguen jodiendo por todas partes y se ríen de nosotrxs, fabricando en sus medios excusas para la represión y vulnerando toda forma de libertad mientras nos acorralan en el redil de sus mercados asesinos.

Así, al grito de "Fuera bancos y empresas de la universidad" y "No son suicidios, son asesinatos", entre otras consignas, grupos de estudiantes entraron en diferentes facultades de la universidad pública de Barcelona realizando pintadas y pegando adhesivos en las sucursales bancarias y puestos de grandes empresas como Samsung contra la presencia de esas instituciones del capital dentro de facultades de un complejo universitario que se presupone público y que precisamente está siendo privatizado para reforzar y satisfacer los intereses económicos de esas entidades. Está claro que acciones como esta deberían, en mi opinión, ir unidas a una crítica de la propia universidad como concepto y como necesidad, profundizando en la clase de lógica existencial que, pública o privada, esta perpetúa: La del trabajo, el consumo, los salarios y la explotación. Aun así, un 10 a quienes participasen.

A lxs pardillxs que protegen como zombis los comercios y bancos, ¿qué os pensáis, que vuestrxs jefazxs os van a ascender por haceros lxs héroes/heroínas? En el Estado español, parece que el síndrome de Estocolmo es un trastorno hereditario. A ver cuándo comprendéis que con buen rollito, sonrisitas, urnas y el jodido talante de progre de Iñaki Gabilondo no vamos a ningún lado. Pijxs desclasadxs de mierda.

¡Ataca al capitalismo!