"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 12 de febrero de 2013

Solidarixs frustran un intento de desalojo en el Casal Popular de Joves del barrio de Grácia (Barcelona)

Según informó una crónica aparecida en Indymedia Barcelona (aquí), se filtró la noticia de que la BRIMO (Brigada Móvil de los Monos de Cuadra, o simplemente antidisturbios fascistas y asesinos al servicio de la Generalitat) pretendía desalojar esta madrugada el Casal Popular de Joves de Grácia, un edificio que permanece okupado desde febrero de 2002, cuando la asamblea de jóvenes de Grácia tomó el edificio, abandonado a su suerte y a merced de todo tipo de carroñeros especuladores, para convertirlo en un centro social para el barrio, autogestionado y donde promover alternativas a la Barcelona Ciudad-Marca que venden las instituciones y los "culturetas" progres de siempre.

Para el desalojo, al menos una decena de furgones antidisturbios permanecían desde primeras horas de la madrugada aparcados tanto en el barrio de Penitents como en la comisaría de la calle Marina. Ante tal noticia, sobre un centenar de personas se habría concentrado a las 6:00 de la mañana en la zona del Casal, es decir, la intersección de las calles Ros de Olano y Torrent de l'Olla, cruzando contenedores y vallas de obra en las calles cercanas para impedir el paso a los furgones policiales. Después de que varios estupas se paseasen por el lugar contemplando el percal, e informasen a sus superiores, estos se presentaron allí y entre otros, estaban el intendente de los Gossos, el señor Ricard Fernández y un comandante de la comisaría de la Av. de Vallcarca, el cual comunicó finalmente la suspensión del desalojo al menos durante la jornada de hoy (de todos modos, yo no bajaría la guardia compas). Todo ello, evidentemente, con las cámaras de los mass-mierda registrando el momento.

Tras la retirada de los represores, lxs solidarixs recolocaron en su sitio los contenedores y mobiliarios urbanos usados para barricar las calles y restablecieron el flujo normal de tránsito para vehículos y viandantes.

Desde hace dos años, la asamblea del espacio ha presentado recursos contra el desalojo pero han sido desestimados, mientras que un juez abrió el pasado día 1 de febrero una orden desalojo, a la que dio un periodo de 15 días para hacerse efectiva. A partir de ese intervalo de tiempo, el juzgado de primera instancia de Barcelona decidirá si da o no vía libre a los maderos para que actúen el día que quieran. Desde el espacio se han venido fomentando actividades y alternativas a lo largo de 11 años de okupación y han mostrado repetidas veces su repulsa al desalojo y las amenazas de las autoridades "públicas". Lxs vecinxs, a su vez, han apoyado activamente el espacio, que florece en una metrópolis consumida por las apariencias y la fachada del atractivo turístico, pero que en realidad se derrumba entre luces de neón y sombras.

Cabe señalar que, al margen de lo que algunxs compañerxs me han señalado (que en este espacio participan colectivos de una tendencia más independentista junto a otros más autónomos y próximos a las tesis libertarias, yo la verdad no lo sé), creo que es importante mostrar nuestra solidaridad y apoyarles sea en las calles de Barna o en la distancia. El desalojo significaría la destrucción de un nuevo lugar de dinamización de actividades juveniles libres, gratuitas y auto-organizadas, para devolver la finca al estado de abandono que desean sus propietarixs, lxs cuales, por supuesto, carecen de toda voluntad de darle uso a la misma por ahora lo que a su vez conduce a tener presentes intereses especulativos que sigan alimentando la Carcelona del capital.

Que no se apaguen las ilusiones. El Casal de Grácia es queda al barri!!