"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 9 de febrero de 2013

Ante la polémica desatada con el supuesto ataque anarquista a la catedral de la Almudena en Madrid.

Como la mayoría sabréis, una bomba fue encontrada escondida en una bolsa de plástico junto a uno de los confesionarios de la catedral madrileña de la Almudena. El empleado de la empresa eclesiástica (perdón, el cura) que la encontró avisó de inmediato a los maderos, que enviaron una dotación del TEDAX que desactivó la bomba antes de que estallase.

Bueno. Esta es una de esas entradas que publico en plan impertinente, sabiendo que no va a gustar a todo el mundo y que me ganaré más de un coscorrón, no obstante, tengo que decir algunas cosillas en torno a lo sucedido y visto a lo largo de hoy.

En primer lugar, respecto a lo que algunxs compañerxs han objetado de que tras este atentado podría estar la policía o algún interés para-estatal en lavar la imagen de la iglesia y de la familia real, instituciones ambas que últimamente han sufrido duros golpes a su imagen pública por nuevas corruptelas descubiertas en su seno, dado que en el comunicado se hace mención específica a la iglesia y la familia real y para colmo, las personas que lo hicieron se pusieron como nombre "Comando Mateo Morral", compañero que precisamente atentó contra esos dos pilares de la dominación. Personalmente yo no creo que sea así, aunque ciertamente esa posibilidad tampoco me parece descabellada y me escama bastante, porque me recuerda agriamente a trágicos episodios dentro de la historia del anarquismo como el infame Caso Scala, en el cual las autoridades del gobierno "demócrata" infiltraron agentes en el sindicato anarquista CNT y coincidiendo con una manifestación de esta organización contra los pactos de la Moncloa en Barcelona el 15 de enero de 1978, fue atacada la sala de fiestas Scala resultando muertas 4 personas que, además, eran afiliadas del anarcosindicato, que por entonces contaba con un gran apoyo social. Tras los hechos la prensa burguesa criminalizó sin piedad al anarcosindicalismo y 3 personas fueron detenidas y condenadas a varios años de prisión, acusadas de homicidio involuntario y fabricación de explosivos, mientras que otras dos recibieron penas menores por supuesta complicidad y presunto encubrimiento. Con el tiempo se demostró que Joaquín Gambín, un confidente de la policía, había estado dirigiendo el atentado y la operación desde dentro y aunque él fue condenado luego también a prisión y se hizo público, el apoyo al sindicato CNT se resintió tremendamente tras aquellos sucesos y por extensión, también el respaldo al anarquismo en uno de sus más importantes fortines dentro del Estado español: Barcelona.

De todos modos, no creo que este sea el caso. Además, lamento reconocer que el anarquismo no está en un contexto de ganar cada vez más seguimiento ni de tener un especial calado en el imaginario común, como sucedía en la Barcelona del post-franquismo, y más bien me parece una acción realizada realmente por anarquistas, aunque una acción, eso sí, muy imprudente y muy criticable en el aspecto de que pudo haber causado montones de víctimas inocentes entre lxs turistas que visitan la catedral o entre la gente que acude con frecuencia a las misas. Personalmente no apoyo en absoluto las acciones que entrañan un riesgo para personas inocentes, ni tampoco el discurso auto-referencial que promulgan algunxs. Esto es mi opinión. Hablo por mí y no busco representar ni hablar por nadie que no sea yo y quien quiera sentirse identificadx con mi postura.

En segundo lugar, decir que cuando recibí el comunicado en el correo hubo un hecho que me llamó la atención. Primero, el hecho de que sólo figurasen como destinatarios del mismo mi e-mail y el de Contrainfo, red en la cual participo traduciendo junto a varixs compañerxs de diferentes partes del mundo. No sé si ha habido más correos enviados a otras páginas, pero en este caso sólo fue enviado a esas dos y me pregunto por qué, sobre todo teniendo en cuenta que medios burgueses como "La Sexta" han emitido en sus putos telediarios imágenes de la propia página de Contrainfo, en referencia a estos hechos, algo que también me escama.

En tercer lugar, respecto a la difusión, varias cosas:

- Me pregunto qué demonios hacen ciertos espacios que presumen de "contra-informativos" difundiendo mierda de los medios de comunicación burgueses. No hablo de Contrainfo, pues tanto Contrainfo como yo (ignoro si alguien más) recibimos el comunicado tal cual fue difundido (yo no lo difundí por estas razones que expondré en esta entrada, lo siento, aunque de todos modos, quien quiera lo puede consultar en Contrainfo, aquí). Me refiero, sin embargo, a una serie de páginas que no sólo no difundieron el comunicado original sino que hicieron prácticamente un copi-pasta de lo aparecido en medios de la talla sensacionalista de 20 minutos, La Secta (perdón, La Sexta) o "Libertad" Digital. ¿A qué jugáis, haciéndole el juego al poder? Un poquito de seriedad en la línea editorial, por favor, que la contra-información no es un juego ni se basa en copiar-pegar cosas de aquí y allá para intentar tener la exclusiva y ser el blog "revolucionario" más leído de Internet.

- He visto algunas páginas que, aprovechando esta acción (con todos sus puntos reprobables y loables, que también los tiene) volvían a lanzar graves críticas contra lxs compañerxs de las corrientes insurreccionalistas, calificándolxs de "descerebrados" entre otras perlas. Utilizar estos hechos como escaparate para vuestras criticas vacías me parece una actitud realmente patética. No voy a entrar en detalles ni voy a enlazar a semejantes vertederos, los cuales no considero dignos de llamarse contra-informativos puesto que en sus posturas parecen reproducir la misma retórica progre y la dimensión de la paz social, aunque eso sí, con cuidados discursos. No obstante, me parece muy fuerte que haya quien todavía se llame anarquista al mismo tiempo que criminaliza las acciones armadas cual becario de periodismo currando en Telecinco.

¿Todavía no habéis aceptado que hay gente que está llena de rabia y que se está cansando de ser humillada día a día, de la violencia estructural que ejerce este sistema sobre el individuo y de permanecer pasivx ante estas y otras miserias cotidianas?

En fin, esto por mi parte es todo. Espero haber sido claro al respecto y estoy abierto a críticas y objeciones que queráis comunicarme, siempre que se parta del afán constructivo (las formas realmente me traen sin cuidado, podéis insultarme si lo consideráis oportuno, pero intentad que tenga utilidad).

Salud y anarquía. ¡La única iglesia que ilumina es la que arde!