"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 4 de enero de 2013

Dos hombres intentan suicidarse en Málaga en menos de 24 horas.

Noticia redactada por mí con la información aparecida en el medio Público (aquí).

Nota: La razón por la que enlazo este medio y no otros como El Mundo y demás es porque no considero que su mediocridad se encuentre a niveles equiparables, pero esto no significa, ni mucho menos, que yo simpatice con el medio Público. Además, he querido añadir una fuente y he preferido poner la "menos mala". Explicado esto...

Otra vez una de esas noticias tristes que le amargan a uno el día.

Hace dos días, un hombre de 57 años intentaba quitarse la vida en Málaga prendiéndose fuego a lo bonzo ante las puertas del hospital Carlos Haya. A pesar de que no murió, sufre quemaduras de tercer grado en el 80% de la superficie de su cuerpo y ha sido ingresado en otro hospital, el Virgen del Rocío, situado en Sevilla, donde permanece desde entonces en un estado bastante grave.

Francisco Nieto, un hombre que trabaja de kioskero en el lugar del suceso y que fue testigo visual de los hechos, afirmó a algunos medios burgueses como por ejemplo el periódico El Mundo que conocía al suicida y que se trataba de un vecino de la zona el cual atravesaba serios problemas económicos y estaba en el paro, lo que apunta a que posiblemente la tentativa de acabar con su propia vida tenga que ver con la desesperación que le causaba su situación. En cuanto a los medios en los que apareció la noticia, me niego en rotundo a enlazarlos aquí por considerarlos mediocres, embusteros, manipuladores, asquerosos y responsables en gran medida de mantener la mentira que a su vez, mantiene la violenta paz social que sigue causando suicidios de gente sin esperanzas, para luego vender las noticias en sus putos periódicos y en sus cadenas de televisión, fingiendo compasión y tristeza mientras continúan adaptando la llamada "opinión pública" a los sádicos deseos del capital y el Estado. Quien quiera, puede buscar por su cuenta.

En fin, no habían pasado ni 24 horas cuando otro hombre, esta vez de 63 años, hizo lo mismo. La policía recibe una llamada donde se advierte de la presencia de un vehículo en llamas en las cercanías de la urbanización "Baviera Golf", en un carril sin salida situado bajo un puente de la autovía. También avisaban de que junto al coche estaba también ardiendo el hombre que lo conducía, y que también se había prendido fuego.

La poli manda una patrulla de inmediato y cuando llegan encuentran al hombre en estado semi-consciente, con gravísimas quemaduras y a pocos metros del coche, que todavía continuaba en llamas. Tras apagar el fuego con la ayuda de extintores y avisar a los servicios sanitarios, los agentes echan un vistazo a los restos del automóvil y encuentran un recipiente con líquido inflamable, lo que refuerza la hipótesis de que el incendio fue provocado. En este caso, todavía no hay datos que puedan esclarecer más datos sobre si el incendio lo provocó el propio hombre y si su intento de auto-destruirse tuvo motivaciones económicas o vinculadas al desastre que nos rodea. La poli ya dijo que ha iniciado sus investigaciones, pero un suicida más o un suicida menos les da igual, a fin de cuentas, su despreciable trabajo consiste en proteger el status-quo que genera la miseria y la locura que conduce a estas personas a la muerte, y para ello imponen a hostias, multas, condenas de talego y prepotencia el cumplimiento de unas leyes y unos reglamentos que sólo benefician a los bolsillos llenos y que han sido especialmente diseñadas para anular toda posibilidad de lxs explotadxs de tomar lo que es suyo por las vías eficaces, directas y sin rodeos.

Por otro lado, es realmente triste tener que admitir, como persona que edita y gestiona este humilde blog de contra-información y difusión anarquista y anti-capitalista, que no son publicadas noticias de todos y cada uno de los suicidios que ocurren en el Estado español, y ya no digamos en el mundo. Básicamente porque no daría abasto. Sí, son demasiados. Una sola vida amargada, apagada y perdida en lugar de disfrutada con alegría y libertad ya es demasiado, en efecto, pero cuando hablo de demasiados hablo de que no hay mes que, sólo en el Estado español, no "sorprenda" (ya nada nos sorprende...) una noticia de un nuevo desahucio o una nueva persona que se ha ahorcado en su casa o se ha prendido fuego o se ha disparado o se ha pillado una sobredosis de pastis y se ha ido para el otro barrio. Estas cosas destrozan, aunque supongo que es el precio de tener corazón y de escoger no adormecer nuestros sentimientos e instintos con antidepresivos, drogas y consumismo. Es el precio de mirar a esta horrible realidad a la cara aunque sólo sea para prometerle que algún día la destruiremos por completo, que su eternidad tiene fecha límite y que cada día somos más lxs que estamos hartxs. Asesinxs desalmadxs, pagaréis muy caro todo esto y suplicaréis clemencia, más os vale haceros a la idea.

¡¿A cuántas personas más tenéis que matar para daros por satisfechxs?!

Me acuerdo en estos casos de una de tantas pintadas que, aunque de forma efímera, dio voz a los mudos muros de esta ciudad y que rezaba, acompañada de una A circulada, lo siguiente:

"PARO, DESAHUCIOS, SUICIDIOS, PRECARIEDAD... ¿Y VOSOTRXS HABLÁIS DE VIOLENCIA?"

Ningún diálogo con lxs asesinxs del pueblo.
Que la impotencia y frustración acumuladas dejen de derivar en suicidios y se transformen en explosiones de rabia y  en redes de solidaridad contra su sistema.