"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 13 de enero de 2013

Detenidos y torturados dos miembros de la FAGC en Telde.

Noticia redactada por mí a partir de la información encontrada en la web de la FAGC (Federación de Anarquistas de Gran Canaria): Aquí.

Un nuevo episodio de brutalidad policial y abuso de autoridad por parte de las mal llamadas fuerzas del orden y la ley tuvo lugar en Gran Canaria estos días, cuando varios compañeros, miembros del grupo de respuesta inmediata ante los desahucios (un colectivo que desde hace un tiempo viene desarrollando una importante labor basada en okupar espacios en estado de abandono y en manos de especuladoras para emplearlos como vivienda para familias desahuciadas) fueron abordados por agentes de policía mientras realizaban labores de limpieza y acondicionamiento del espacio en el interior de uno de los inmuebles que habían liberado recientemente, en concreto, de unas oficinas prefabricadas que llevan años abandonadas y cuya propiedad estaba en manos de una constructora que quebró y actualmente se encuentran en concurso de acreedorxs. Los compañeros pretendían emplear el inmueble como vivienda para dos familias, una de ellas recientemente desahuciada y la otra a punto de estarlo.

La policía, con el pretexto de que los compañeros estaban acusados de robo, y sin apenas mediar más palabra, irrumpieron por la fuerza en el edificio. Según informó la web de la FAGC (Federación de Anarquistas de Gran Canaria) su actitud fue totalmente intimidatoria y agresiva, amenazando, golpeando y humillando a los compañeros con insultos tan "impropios" de fascistas como guarros, hippies, piojosos etcétera (creo que no hace falta que aclare una vez más qué clase de energúmenos suelen usar "guarros" para referirse a personas con ideas libertarias o comunistas).

Al respecto del modo en que la policía cumplió con su despreciable labor, hay que hacer un inciso. Según lo que establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal (artículos 545 y 553), una vez tú has convertido un inmueble abandonado en tu domicilio, todo ingreso al interior del mismo sin tu consentimiento expreso se considerará una violación del derecho a la inviolabilidad del domicilio, recogido en el ordenamiento jurídico, salvo si existe una orden judicial que legitime el allanamiento o por el contrario, se produce un delito flagrante. Para que la condición de delito flagrante se cumpla es imprescindible que el/la o lxs agentes que proceden a intervenir te vean directamente cometiendo la infracción de la cual te acusan. No vale intervenir basándose en testimonios o indicaciones de otras personas. También es necesario que el delito en sí se esté cometiendo en el mismo momento de la intervención policial. No vale si te han visto robando ayer y deciden trincarte al día siguiente porque cuando te vieron se estaban tomando unas cañitas en el bar de la esquina. El tercer condicionante es que en el momento de intervenir la policía, el/la o lxs acusadxs se encuentren en posesión de los instrumentos o aparatajes necesarios para la comisión del susodicho delito. Por último, la cuarta condición es que la intervención policial sea de urgencia en tanto que la espera puede causar o bien la fuga de lxs delincuentes o bien el agravio de sus actos derivando en daños a los bienes jurídicos.

Puesto que ninguna de estas condiciones se cumplió, la entrada de los maderos en las oficinas es ILEGAL, y constituye un delito de allanamiento de morada, tipificado en el artículo 202 del código penal vigente y que, en caso de ser cometido por un funcionario o autoridad pública (como es este caso) se castiga con una pena de 2 a 6 años de inhabilitación para el ejercicio de sus funciones. Esto sin contar las lesiones causadas a los compañeros, las amenazas y otros episodios que procederé a resumir tras el inciso.

Los agentes como ya dije insultan repetidamente a los compañeros, y llegan a puntos como el de llevarse a uno de ellos, al cual mantenían retenido, lejos de los demás para, según los maderos "poder pegarle sin que lo vean lxs vecinxs". Finalmente, dos son detenidos, continuando con su espectáculo de violencia innecesaria, tales como coger a uno de los compañeros y estamparle la cabeza contra una pared para luego apretarle las esposas todo lo posible entre comentarios de "que no haya holgura, apriétaselas a este hijo de puta todo lo que puedas", para luego alejarle también del resto del grupo y amenazarle nuevamente con cosas como que se hará todo lo posible para "trincarle desprevenido" cuando vaya por la calle con su familia o incluso recordarle la utilidad que el CNP (Cuerpo de Neonazis con Placa) sabe hacer de su pistola.

Se llevan a los dos detenidos y a uno de ellos le trasladan directamente a dependencias policiales mientras que al otro le conducen primero a un centro de salud donde dan cuenta de las lesiones que presentaba, sobre todo en el hombro (donde es necesario inyectarle analgésicos). El que fue llevado directamente a comisaría, fue torturado nuevamente mientras se encontraba en la sala de interrogatorios. Entre insultos como cabrón, cerdo, escoria y otros, y comentarios nuevamente denigrantes como "en Telde no queremos basura" y sentencias como "no vamos a permitir que esto se llene de okupas" o "ustedes son aun peores que lxs del 15-M, son anarquistas" se desencadena una lluvia de golpes, empujones, zarandeos y agarrones, tras la cual el compañero es así mismo trasladado al centro de salud, donde la doctora que le trata rellena el parte médico sin apenas hacerle pruebas y establece que "no le había pasado nada". Vamos a ver las imágenes de las lesiones que esta "profesional" considera insignificantes:

Rostro tumefacto:


Moratones en una rodilla:


Hombro:


Muñecas con rozaduras causadas por la presión excesiva de las esposas:



Y aquí viene la mejor foto de todas, en la que queda claro que el compañero estaba perfectamente y que nadie había intentado agredirle, ni nada parecido. Vamos a ver cómo quedó la camiseta del compa después del "interrogatorio":


Mientras esto pasa, le llega el turno de ser torturado (¡uy!, perdón, quise decir interrogado) al compañero que había pasado previamente por el centro de salud. Los pitufos siguen exhibiendo su amplio repertorio de insultos (perro, parásito...) y acompañan todo con varios "¡Viva Franco!", demostrando que estos bastardos echan de menos la época en que su querido dictador genocida gobernaba el Estado imponiendo ideales reaccionarios de ignorancia, sangre, patria, familia y tradición a base de golpes y fusilamientos.

Cuando vuelve el otro, ambos son introducidos en calabozos donde les recuerdan todo el rato que les van a tener allí retenidos hasta que se cumpla el máximo posible (72 horas) aunque son finalmente liberados tras 5 horas de privación de libertad injustificada y forzada, para sorpresa de todxs lxs que esperaban su regreso en el exterior. Los cargos que les imputan no tienen nada que ver con la okupación. No se trata ni de usurpación del inmueble, ni de allanamiento de morada, ni de robo con violencia en las cosas, ni nada por el estilo. Les cargan desobediencia y resistencia a la autoridad. ¡Toma ya! Se demuestra también que en estos casos, lo que hayas hecho o dejado de hacer es lo de menos y lo que importan son las ideas que tienes y el cómo estas incomodan a los energúmenos descerebrados que se supone velan por nuestra seguridad y nuestro bienestar.

A su salida de comisaría, los compañeros fueron recibidos por una asamblea extraordinaria de la Asamblea de Inquilinxs y Desahuciadxs (a la que acudió toda clase de gente) y donde pudieron exponer su versión de los hechos y sus conclusiones, recibiendo el aliento que necesitaban.

Vuestras leyes se ponen en evidencia por sí solas y vuestras instituciones se deslegitiman una tras otra, dejando al descubierto las contradicciones de vuestro sistema y la necesidad urgente de plantar cara a sus abusos y al cariz que está tomando la realidad social que nos rodea, para articular, juntxs, respuestas a la altura de las circunstancias que den el golpe definitivo al corazón de la bestia.

Solidaridad con los detenidos y torturados.
Un desahucio, ¡mil okupaciones! - Un desalojo, ¡mil sabotajes!