"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 12 de enero de 2013

Alfon en libertad, y algunos apuntes críticos personales al respecto de la campaña solidaria.

Según informó su grupo de apoyo, Alfon fue liberado finalmente el pasado 9 de enero siendo aproximadamente las 18:00 de la tarde de la prisión de Soto del Real (Madrid), donde permanecía desde el pasado 14 de noviembre cuando fue detenido junto al domicilio donde vive actualmente después de que los maderos supuestamente le sorprendiesen portando material inflamable, motivo por el que le trincan, le acusan en un primer momento de pertenecer a banda armada (¡!) y le trasladasen directamente al talego, donde permaneció casi 2 meses en un módulo de 5º grado de FIES. Los medios, portavoces fieles a los cuerpos represivos, reprodujeron el mensaje policial y criminalizaron sin cesar a Alfon durante todo este tiempo, aunque sin embargo mantuvieron su sucia boca cerrada y no dijeron nada sobre cosas como que en el supuesto material inflamable que Alfon tendría encima en el momento de su detención, no se ha encontrado ni una sola huella del imputado, lo que pone muy en duda la veracidad de la versión que dan los pitufos (entre otras cosas). También hay que señalar la mediocre campaña que diferentes grupos e individualidades neo-nazis o de grupos de extrema derecha han desarrollado a su vez, criminalizando a Alfon, acusándole de apoyar a ETA, de ser terrorista y amenazándole o riéndose de su situación sin tener ni puta idea y guiándose por los mismos medios a los que luego acusan de ser siervos del capitalismo sionista (el mismo "capitalismo sionista" al que servís, putxs cerdxs). Qué fácil es reírse de un chaval cuando está en el talego, escondidxs detrás de vuestras pantallas de ordenador, ¿eh, cobardes?, ¿por qué no dais la cara y de paso, lo hacéis sin vuestrxs queridxs policías cubriéndoos la espalda? Ya caeréis...

Para colmo, medios especialmente tendientes a la derecha neoliberal que nos ahoga tales como ABC han acusado a Alfon de ser violador y traficante de drogas, entre otros "cumplidos". Aunque compañerxs de confianza me han dicho que ellxs ya habían leído en algunas fuentes que efectivamente Alfon había consumido o trapicheado con sustancias ilegales en su barrio, me cuesta creer que eso sea cierto teniendo en cuenta que una de sus declaraciones al salir de la cárcel fue:

"En Vallecas siempre ha habido movimientos sociales, y siempre lo han intentado desmovilizar mediante droga y criminalización."

Además, no pienso creerme las cínicas acusaciones de los medios burgueses que se encuentran al servicio de un Estado corrupto gobernado por bastardxs algunxs de lxs cuales están o han estado involucradxs en incontables tramas de narcotráfico, y menos cuando es por todxs conocido el papel que las drogas han jugado siempre como instrumento de desactivación y anulación de las revueltas e iniciativas subversivas en los momentos de mayor agitación. Ver cómo el crack y la heroína arrasaron los suburbios de Los Ángeles cuando las revueltas de Watts hicieron temblar al imperio yanki con el enemigo en casa, o cómo la heroína fue, una vez más, empleada en Euskal Herria y otras partes del Estado en los años '70 y '80, cuando las luchas autónomas y anti-capitalistas de la España post-franquista revolucionaban los barrios obreros y ponían en evidencia a la falsa democracia burguesa. Ver también el papel de control social que jugaron las drogas en los guetos de Francia durante los hechos de octubre-noviembre de 2005... y como estos, otro buen puñado de ejemplos que no pondré para no hacer interminable la entrada.

Como un aporte no relacionado con Alfon pero sí con estas acusaciones que los mass-media han vertido contra él (y que yo no puedo definir con exactitud como ciertas o falsas, aunque sí puedo decir que me cuesta creérmelas), y aunque esté enfocado desde una óptica un tanto legalista y progre que parece que busca la depuración de lxs corruptxs y su encarcelamiento y sustitución por otrxs políticxs supuestamente "correctxs" en lugar de una crítica radical de la cuestión que plantee el problema de fondo y los esquemas en lugar de quedarse en lo fácil y accesible de recurrir a la justicia del sistema y sus mecanismos (los cuales saldrían reforzados como siempre), creo que es muy interesante y valioso el documento que podéis encontrar y consultar en este enlace, y que recoge numerosos casos de corrupción y narcotráfico en los que se han visto envueltas personalidades de la política "democrática" española desde 1984 hasta 2010 (mil gracias a la persona colaboradora que me lo envió hace unas semanas al correo electrónico del blog, seas quien seas).

Volviendo al tema de Alfon y dejando atrás la empatía histórica, quisiera hacer algunas reflexiones acerca de cómo se ha llevado la solidaridad en este caso.

Personalmente, no considero a Alfon un compañero. Esto es porque se trata de una persona de ideología marxista-leninista y que al menos ha sido (no sé si aun lo es) militante de Reconstrucción Comunista. Soy anarquista y aunque más de unx me etiquetará de sectarix (me trae sin cuidado, la verdad) no tengo ningún interés en juntar fuerzas con rojxs, porque la historia deja bien clarito lo que pasa cuando nos damos la mano. Desde Grecia hasta el Estado español, pasando por Ucrania, Kronstadt y la URSS y dándonos luego una vueltecita por Cuba, Venezuela o Bolivia, queda bien claro lo que lxs socialistas hacen con lxs anarquistas "compañerxs" que ponen en entredicho sus indiscutibles verdades o la autoridad y legitimidad de sus incuestionables figuras y/o órganos de gobierno. Esto no quiere decir, sin embargo, que considere que en el Estado español tengamos que liarnos a hostias con todxs lxs rojxs ni reventarles sus sedes (al menos no por ahora, aunque comprendo perfectamente que por ejemplo en Grecia, la co-existencia entre el KKE y lxs anarquistas sea cada vez peor, pues lxs traidorzuelxs del KKE se lo han ganado a pulso), y quien escribe esto mantiene actualmente una buena amistad con varias personas de ideas M-L pero son eso, amigxs, y no compañerxs.

Aclarado esto, quiero decir que si he participado personalmente de la solidaridad con Alfon actuando tanto en la calle como en este y otros espacios de la red por la difusión de su caso y del apoyo al mismo, ha sido porque considero que se trata de un preso político más, de una nueva víctima de un montaje policial que obedece a la lógica represiva de encerrar, sea con pruebas verdaderas o inventadas, a toda persona que ose cuestionar el status-quo dominante y no guarde silencio como la mayoría borreguil y sumisa que continúa contemplando cómo sus tristes vidas pasan por delante de ellxs sin pena ni gloria, como un puto anuncio de teletienda.

Sin embargo, me tocan mucho la moral varias cosas, que procedo a enumerar y explicar (con el debido respeto a las personas que menciono y a sus posturas, las cuales, por otro lado, puedo comprender dado el contexto en el que tuvieron lugar). Quede claro que lo que sigue es una crítica constructiva y que busca aportar positivamente a futuras campañas de apoyo a compañerxs que sufran las consecuencias de llevarle la contraria a este sistema de mierda o a alguno de sus aspectos o representantes:

1 - La actitud que su madre y algunxs de lxs que participaban de la plataforma de apoyo han adoptado de cara a la "opinión pública", apareciendo en televisión codeándose con toda clase de basurilla y negando que Alfon fuese un preso político, para presentarle como una pobrecita víctima. Que Alfon sea inocente no quita el carácter exclusivamente político de su arresto y encarcelamiento, y ni el discurso progre made in Iñaki Gabilondo ni los lloriqueos izquierdosos van a cambiar eso. Por otro lado, no sé a Alfon (quizá él tenga otra postura, la cual, insisto, no pretendo ofender ni poner en duda), pero a mí me cabrearía bastante que si algún día me entalegan, mi madre o cualquier otrx familiar, compañerx, amigx o persona cercana a mí se dedicase a intentar presentarme como un angelito indefenso despolitizando mi situación y contribuyendo así a que las represalias contra activistas y militantes políticxs continúen siendo presentadas como errores burocráticos o excesos policiales y no como lo que realmente son: Expresiones de la violencia estructural de un sistema que se sirve de las cárceles, la brutalidad policial y la arbitrariedad represiva que se justifica mediante montajes orquestados tanto por fiscales y jueces/zas, como por la poli y los medios de comunicación oficiales, para silenciar, desacreditar o criminalizar toda iniciativa que surja en contraposición a sus políticas o dinámicas. En mi caso, yo soy yo, mis acciones y sus consecuencias. Mis marrones son míos y una cosa es la solidaridad (la cual, aunque pueda ser más o menos criticable, siempre se agradece por la intención y el calor humano que transmite en momentos difíciles) y otra que venga alguien a hablar por mí y a tergiversar la realidad de los hechos en los que me he visto envuelto. Insisto, no sé a Alfon y no busco hablar por él ni por nadie que no sea yo mismo, pero a mí no me haría ni puñetera gracia...

2 - El hecho de que toda clase de organizaciones oportunistas y que forman parte del juego del mismo poder que encerró a Alfon (por ejemplo el partido Izmierda Hundida - perdón, Izquierda Unida - colectivos ciudadanistas de diferente pelaje o lxs sindicalistxs amarillxs y vende-obrerxs de CC.OO., entre otros tantos residuos de la progresía española) se hayan sumado a la campaña solidaria, para intentar rascar algún rédito político poniéndose la careta de solidarixs y de "preocupadxs por lxs desamparadxs".

3 - Que por parte de las vertientes más consecuentes de ese espectro solidario, tan amplio como heterogéneo y contradictorio, no se hayan visto pronunciaciones al respecto de las infiltraciones amarillas y Estatales dentro de la solidaridad con Alfon y no sólo eso, sino que además, estas hayan pasado completamente desapercibidas e incluso hayan sido agradecidas en algunos casos. No se puede consentir que unos cuantos grupúsculos de democratillas de palo traten de satisfacer sus mediocres aspiraciones electoralistas o de llenar sus censos sindicales (para así optar a más subvenciones de dinero público con las que seguir engañando a la peña con huelgas-pantomima de 24 horas que no sirven para nada y que perpetúan la miseria) a base de sacar provecho de lxs presxs en lucha. No se puede admitir una co-existencia pacífica con esta gente. La reacción ante los intentos por parte de cierta clase de basura de tomar parte en las iniciativas solidarias con la peña entalegada por luchar contra este sistema que esas mismas estructuras contribuyen a reproducir, fortalecer y perpetuar, ha de ser, en mi opinión, identificarles, denunciarles al resto de colectivos realmente implicados y expulsarles (sea por las vías del diálogo, o sea mediante el ataque, el sabotaje y las muestras de rabia) de todos los ámbitos en los que se desarrolla esa labor solidaria, sin contemplaciones y dejándoles claro que no queremos pastorxs de ovejas ni tampoco salva-patrias que nos vengan a estrechar la misma mano que mañana nos cortarán cuando se trate de seguir cayéndole bien al Estado y el Capital que les dan de comer las migajas del banquete que se están pegando a costa de lxs desahuciadxs, lxs suicidas, lxs paradxs y lxs precarixs.

4 - Que Alfon no se haya posicionado de forma clara sobre todos estos hechos hasta que ha salido, y que se argumente que no lo ha hecho porque estaba en un FIES. Esto es quizá lo que menos me incomoda, pues es cierto que en un FIES es muy complicado evadir los controles para lograr sacar afuera un posicionamiento acerca de tu situación, por no hablar de que te la juegas, y entiendo que Alfon optase por esperar. Aun así, hay presxs en FIES que se arriesgan para sacar afuera cartas y escritos con su situación y creo que Alfon, como persona que, según sus compañerxs, ha participado y participa de los movimientos sociales que intentan poner en jaque-mate al Capital, debería, al menos, tratar de lanzar algún rayo de luz sobre su opinión, que rompiese mínimamente el silencio. A pesar de todo, en este último punto debo reconocer que estar en el talego y en un FIES no es ningún juego, y que es muy fácil criticar a quien no se arriesga desde el calorcillo de mi casa y en la "seguridad" que proporciona el anonimato cibernético. Dado que no quiero faltar al respeto a Alfon (quien pese a discrepancias ideológicas, sobra decir que cuenta con todo mi apoyo, al igual que sus familiares, compañerxs y amigxs) prefiero no extenderme más en este tema.

Esto era todo lo que yo personalmente tenía que decir. Sólo me queda felicitar a Alfon y llamar a seguir luchando, para que la llama no se apague y la huelga pase a revuelta, y de revuelta, a revolución.

Todo es posible, que la solidaridad venza al miedo, ¡hacia la huelga indefinida!