"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Vuestros deseos navideños alienan.

Un/a colaborador/a anónimx me envía la siguiente viñeta al correo electrónico del blog, que dice una verdad tan grande como triste. He decidido difundirla. Gracias a la persona que la mandó. Desconozco la identidad de la persona que realizó la ilustración, por eso omitiré el dato.

-----------


-----------

Al margen un poco de la viñeta, aunque sin alejarse del todo del tema que creo que esta busca transmitir, una vez más llegan las navidades. Estas fechas me deprimen, porque cada año me cuesta más entender cómo la gente puede fingir para participar de semejante fraude mientras lxs vecinxs de al lado son desahuciadxs, o mientras los sindicatos burgueses firman otro jodido ERE (CC.OO. ha vuelto a las andadas hace poquito en Granada) o mientras la miseria se apodera de cada vez más vidas inocentes, abocadas al suicidio o a la pobreza. Supongo que será la necesidad de evadirse de vez en cuando e intentar aparentar que se es feliz, y es comprensible y lógico, a todxs nos pasa. Pero si sientes o has sentido lo mismo alguna vez, estas navidades boicotea el consumismo impuesto por la publicidad y no participes del ritual de endeudarse más para comprar mierda innecesaria en centros comerciales abarrotados de zombis dispuestxs a hacer "felices" a sus familias regalando productos fabricados por mano de obra infantil y adultxs esclavizadxs en cadenas de montaje. Y todo por enriquecer a empresas que luego financiarán el asalto a otros países donde no hay navidad, y donde el trineo de Papá Noel no surca el cielo (en cambio, allí sobrevuelan los aviones de la OTAN, por ejemplo, pero no lanzan regalos, sino bombas de racimo). Si piensas regalar algo, obsequia cosas hechas por ti, sé creativx y no bases tus muestras de cariño en montones de mercancías del centro comercial, en las que parece que la que más amor transmite es la mas cara. Organízate, roba y destroza las navidades made in China. 

¡Échale imaginación!