"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Recuerden, recuerden, el 6 de diciembre...

Hace ya 4 años de tu marcha. Una "bala perdida", una bala disparada por un asesino policial a sueldo de un Estado que ahoga al pueblo entre recortes, privatizaciones y represión, mientras los medios de comunicación orquestan el espectáculo y determinan lo que existe y lo que no para la mayoría alienada, en un mundo donde la realidad es televisada y supera a la ficción a leguas. Una bala que mata a un chaval de 15 años y desencadena la furia.

Tu muerte fue la gota que colmó el vaso, y de las lágrimas desbordadas emergieron las barricadas y el fuego que quemaban los escaparates, los bancos y las falsas promesas del capitalismo, iluminando también el camino hacia la continuación de una cultura de violencia política que se manifestó en paralelo a los procesos de transformación radical de la sociedad que tanto por parte de lxs jóvenes antiautoritarixs como por parte de grandes sectores que se solidarizaron y participaron de las revueltas (paradxs, inmigrantes, gente trabajando en precario, asambleas autónomas de trabajadorxs, grupos estudiantiles...) se fueron iniciando y desarrollando al margen de todo control institucional. Decía aquella consigna de la insurrección "Somos una imagen del futuro", la imagen de una situación futura de caída de la civilización capitalista, traída a este presente aletargado.

Para algunxs bastardxs oportunistas con miedo a una sublevación masiva que no pudiesen controlar y adaptar a sus intereses concretos (léase KKE), lo que sucedió en diciembre de 2008 en Grecia no fue más que un aluvión de estallidos espontáneos de rabia totalmente anecdóticos y algunas de las fuentes del citado partiducho incluso llegaron a afirmar con la boca llena de mierda que lxs protagonistas de las acciones eran agentes para-estatales (yo mismo oí cómo un ponente griego del partido que vino al Estado a dar una charla, se refería a lxs jóvenes de las revueltas como "agentes provocadores a sueldo"). Es la visión de quien desconoce por completo lo que sucedió dentro de la insurrección, y se guía exclusivamente por lo superficial y espectacular de los disturbios y los sabotajes, cual periodista embusterx que no ve más allá de sus putas narices. En fin, qué se puede esperar de un partido "comunista" con semejante historial. Menuda basura...

Para conocer lo sucedido, desde el punto de vista de sus participantes, hay cantidad de textos, documentales etcétera, pero yo personalmente me quedo con el libro "Maderos, Cerdos, Asesinos: Crónica del diciembre griego", editado por Klinamen y el cual podéis descargaros en la web de la editorial, aquí. También podéis comprarlo en librerías libertarias o directamente enviando un e-mail a lxs compas de Klinamen para recibirlo por correo, y de ese modo ayudar a un proyecto autogestionario y a otros colectivos y luchas a seguir adelante.

Con motivo de estas fechas, me gustaría difundir también el texto siguiente, que encontré en Contrainfo y parte del cual ya usó el compañero que editaba el blog anarquista de noticias This is our job, en su carta de despedida.

Se trata de una carta que una chica estudiante de instituto que participaba de la insurrección dirige a sus padres, explicando el por qué de sus actos, el por qué de tanta violencia y rabia.

----------------

Sé que os debo mucho. Me tuvisteis, me alimentasteis, me abrevasteis, me criasteis. Hasta me amasteis. O, al menos, eso decís. Porque las cosas son un poco distintas.

Me trajisteis a un mundo donde cada día os veíais obligadxs a dejarme y correr al trabajo. Me trajisteis aquí y, después, buscabais donde aparcarme. Me llevasteis al colegio y, como no os bastaba con eso, me llevasteis a una serie de tutorías y clases, y me creasteis la angustia por un futuro incierto. Dado que mi futuro era tan incierto, dado que habéis hecho de este planeta un lugar peligroso, ¿por qué me trajisteis aquí? ¿Qué es mi vida? ¿Las dos horas de tele y videojuegos al día?

Quiero conocer el mundo, abrir las alas y volar y verlo todo en un instante. Quiero salir, conocer a lxs demás, jugar, divertirme, sentirme feliz y no preocuparme de si mañana voy al colegio sin los deberes hechos. Quiero soñar con un mundo donde no busquen donde aparcarme, donde no tengan siempre trabajo, donde no sea peligroso conocer a lxs demás, donde no me asuste el futuro, donde no haya ni amxs ni esclavxs.

Veo vuestra miseria, pero no me he acostumbrado a ella, ni quiero acostumbrarme. No bajaré la cabeza porque vosotrxs lo hayáis hecho. No quiero convertirme ni en esclava ni en patrona de nadie; quiero que me dejéis en paz.

Estos perros guardianes de uniforme que os asustan, no me dan miedo. Vosotrxs veis en ellos algo de orden y seguridad. Dejad de reíros de mí, porque veo perfectamente lo que ese orden es: hipocresía, al igual que la seguridad, ambos son el mayor peligro.

Son símbolos del Poder. Los del vuestro, de lxs profesorxs, de lxs políticxs, de lxs mayores que viven así. Vosotrxs aprendisteis a vivir así, yo no. Si quieren meterse conmigo, que vengan. No tienen ninguna posibilidad y más les vale tenerlo en mente. Estoy enfadada y soy peligrosa. Somos muchxs, estamos en todas partes, estamos hasta en las casas de lxs asesinxs. Allí donde estén, no podrán esconderse de nosotrxs. De una manera u otra, nosotrxs seguiremos en pie, no ellxs.

No os cabreéis conmigo, hago lo que me enseñasteis. Decíais que la revuelta es desorden y destrucción. Ahora que me rebelo, tendréis desorden y destrucción. Os quiero.

Os quiero. A mi manera, pero os quiero.

Aunque tengo que construir mi propio mundo para poder vivir mi vida en libertad y, para ello, debo destruir vuestro mundo. Es lo más importante para mí. Para decirlo con vuestras palabras: este es mi trabajo.

----------------

Por un invierno con mil diciembres, que se extienda la revuelta.

En la imagen, pegatina editada por un servidor para esta fecha señalada. Podéis hacer con ella lo que os parezca: