"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Liberadxs 30 pavxs de una granja en el sur de Inglaterra.


Madre mía... últimamente la cosa está sembrada de acciones por la liberación animal. La manifestación anti-peleterías frustrada por cargas policiales en Atenas (aquí), los sabotajes a una tienda de pieles en Berlín, en solidaridad con lxs detenidxs en la Operación Comefuegos (aquí), y eso por no hablar de las otras acciones, que recopilé y resumí tanto aquí (liberación de una tortuga de una tienda de animales de un centro comercial en México, y de más de 2000 peces en León, Estado español, además del comunicado de adjudicación del petardazo contra vehículos en el simposio internacional sobre experimentación animal de Concepción, en Chile) como en esta otra entrada, donde difundí la liberación de dos conejos en Murcia (Estado español), las pintadas contra una peletería en Essen-Steele (Alemania), los sabotajes a maquinaria y otras propiedades de una granja de aves de corral en Ontario (Canadá) o el ataque incendiario a un camión frigorífico y el daño a otros vehículos de un matadero en Florencia (Italia). ¡Ah, se me olvidaba!, hay que añadir a esta lista la destrucción de otro camión además del frigorífico quemado en Florencia. El pasado 15 de noviembre en Alemania anónimxs que se reivindicaron como el FLA prendieron en llamas un camión para el transporte de animales vivxs (la noticia aquí).

Menuda racha, ¡así da gusto! Y por lo visto, la fiesta continúa.

Según ha informado Contrainfo (aquí), 30 pavxs fueron rescatadxs de una granja en el sur de Inglaterra, donde esperaban a ser asesinadxs en masa junto a otrxs para satisfacer las crueles "necesidades" (ver comillas) del consumismo navideño más especista.

Dejo el comunicado de reivindicación de la acción, firmado como "Lxs verdaderxs papá y mamá Noel":

------------------

A finales de noviembre, una granja de pavos al sur de Inglaterra sufrió la pérdida de 30 pavxs. Supuestamente, se trataba de una granja de alta calidad para lxs pavxs, aun así, nos vimos asqueadxs, pero no sorprendidxs, al encontrar enormes heridas infectadas en varias de las aves.

La matanza empieza la primera semana de diciembre, así que estxs pavxs tuvieron suerte de escapar. Todxs tendrán casa para siempre y, a pesar de que es triste haber visto a algunxs a lxs que no pudimos liberar, si no hubiera sido por nosotrxs, ningunx se habría salvado.

Lxs pavxs ahora están segurxs y listxs para disfrutar de una vida sin crueldad.

Lxs verdaderxs Papá y Mamá Noel.

¡Hasta que todas las jaulas estén vacías!