"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Jornada de debate "La cólera del suburbio", sobre las revueltas inconscientes en París y Londres en 2005 y 2011.

El próximo 21 de diciembre tendrá lugar en el local de la CNT-AIT Madrid (plaza Tirso de Molina número 5, 2º izquierda) una jornada de debate organizada por compañerxs del grupo Bandera Negra de la FIJL (Federación Ibérica de Juventudes Libertarias) que girará en torno a las llamadas "revueltas inconscientes", es decir, los disturbios que ocurrieron en los guetos y los suburbios de algunas ciudades de Francia en el otoño de 2005 y de Londres (Inglaterra) en el verano de 2011. Unas revueltas que no obedecen una receta política determinada, ni a una proyectualidad revolucionaria o a una programática a seguir, sino a instintos destructivos naturales, reacciones incontrolables a la desesperación, la exclusión, la rabia y la violencia que se vive en la periferia de las grandes metrópolis, donde la juventud embrutecida ha decidido prenderle fuego a las falsas promesas del capitalismo y a todos esos cristales donde se refleja y reproduce la ideología dominante que lxs niega y que lxs hace ser invisibles, a pesar de las condenas de quien dice hablar en nombre de lxs desheredadxs del mundo pero que se apresura a condenar el fuego y las barricadas de estxs cuando no fluyen por los controlables cauces de las instituciones y sus reformas, una forma de perfeccionar la miseria, pero no de eliminarla.

El debate se abre con el siguiente texto introductorio:

----------------------

Cada cierto tiempo la rabia brota en muchas ciudades de Europa. La rabia de lxs desheredadxs,  de aquellxs excluidxs y marginadxs del sistema. Son lxs jóvenes desarraigadxs que viven en barrios-ratoneras lejos del centro, los suburbios apartados de todo. Sin raíces ni referentes, ni memoria colectiva alguna, porque no son un sujeto colectivo a la antigua usanza: son el producto -desperdicio o “chusma”- generado por la sociedad del bienestar. Son la consecuencia lógica de un capitalismo brutal y salvaje y la fuerte exclusión que este genera. Algunxs inmigrantes, otrxs nativxs, pero sobre todo, pobres.

Nos estamos refiriendo a los disturbios que países como Francia o Reino Unido han vivido en los últimos años (otoño de 2005 y verano de 2011 respectivamente), sin olvidar otros lugares más cercanos como Alcorcón en 2007, en Madrid. Comisarías, coches, escuelas, centros comerciales… quedaron arrasados a lo largo de las varias jornadas de enfrentamientos. El saldo represivo con miles de detenidxs y heridxs, aún pasa factura a lxs chavalxs de los barrios londinenses. Lxs jóvenes se enfrentaban con fuego, piedras y un sentimiento mutuo de afinidad y complicidad a todo un ejército de policías, a la potencia represiva tecno-burocrática de los Estados modernos y a la manipulada opinión pública por parte de los medios de comunicación.

De todxs ellxs se pueden extraer rasgos comunes: la marginalidad impuesta por el sistema a lxs participantes en los disturbios, el fuerte control social y la brutalidad policial a la que están acostumbradxs –no sin razón los disturbios estallan por un asesinato de uno o varios jóvenes a manos de la policía-, la incomprensión por parte de sus propios convecinxs, el importante factor del urbanismo (la distribución espacial de las ciudades como espacio diseñado por la sociedad del Estado y el Capital según sus intereses), los fuertes lazos de amistad, solidaridad y afinidad mostrados entre lxs participantes en las revueltas, la brutal represión y criminalización ejercida por policía, jueces/zas, políticxs , periodistas y  “especialistas”  de distinto pelaje (psicólogxs, sociólogxs…) y la falta de objetivos claros más allá de la destrucción de todo aquello que sienten que les oprime y excluye.

¿Qué papel juegan y jugarán estas revueltas en los intentos de subvertir el actual orden establecido?, ¿son meras “revueltas de hambre” y expresiones de rabia o tienen una capacidad potencial revolucionaria?, ¿son estos actos una forma de expresión?, ¿qué relaciones tienen con el antiguo movimiento obrero y sus restos?, ¿estamos ante el surgimiento de un nuevo sujeto social?, ¿una nueva forma de entender la revuelta?

El ciudadanismo y su ideología pseudo-pacifista ha jugado un papel cómplice con las fuerzas represivas, condenando y desmarcándose absolutamente de lxs “jóvenes violentxs” confirmando una vez más su papel de reforzamiento del discurso del Estado, y por ende, del sistema. Pero, ¿y el resto de la “izquierda” denominada revolucionaria –anarquistas, autónomxs, “indignadxs”…etc?, ¿qué puede aportar el discurso anarquista a estas revueltas?

Nuestra intención es que todas estas preguntas que lanzamos al aire y todas las que surjan en torno a este tema salgan a debate.

----------------------

Pues bien, estas y otras son cuestiones que creo que muchxs de nosotrxs (o al menos, yo sí) nos hemos planteado alguna vez al ver, no sin una sonrisa cómplice y ojos humedecidos de emoción, cómo lxs sin-nada lo tomaban todo.

Después del debate, se proyectará la película "La Haine", y se acompañará con picoteo vegano.

Dicho esto, sólo queda invitar a participar a lxs compañerxs, y bueno, si a alguien le interesa conocer mi postura al respecto, podéis leer en este blog (aquí) el texto "De rabia, inconsciencia y revuelta", que redacté y publiqué cuando tuvieron lugar los levantamientos de las "banlieues" (periferias) de Amiens, también en Francia. También recomiendo mucho leer el texto "Los malos tiempos arderán", redactado por varios colectivos, y el cual tengo que reconocer que me motivó un montón a la hora de escribir el mío. No puedo olvidarme del texto de Miguel Amorós sobre los hechos de Francia en 2005, titulado "La cólera del suburbio" (al igual que esta jornada) y que podéis encontrar en este enlace (aquí), en un formato PDF muy guapo que se han currado lxs compas de Klinamen y que incluye también una cronología de acciones y sucesos que tuvieron lugar al calor de la revuelta. Y también, centrado en los hechos de Londres, recomendar por último la lectura de "Cuando la rabia prende...", que podéis leer aquí.

Para terminar, quisiera difundir un panfleto que fue encontrado en París durante los hechos de 2005, y que ya fue publicado en este blog hace un tiempo, pero que quiero rescatar del olvido de las entradas pasadas porque lo considero digno de ser leído:

----------------------

"Quemar simplemente el decorado de lo que no queremos ver nunca más, el de la miseria que oprime, el de la ciudad de hormigón que encierra, que asfixia.

Quemar los medios de transporte que humillan todos los días, la imposibilidad de salir de ese gris.

Quemar las escuelas, que son los primeros lugares de exclusión, de selección, de clasificación, de aprendizaje de la obediencia incondicional.

Quemar los ayuntamientos que gestionan la miseria y las comisarías, sinónimos de humillación, prepotencia y palizas.

Quemar el Estado que gestiona esas prisiones a cielo abierto.

Quemar los locales de los partidos políticos. Quemar a lxs políticxs, quemar a la élite.

Quemar los depósitos de mercancías, los concesionarios de automóviles, los bancos, los videoclubs, los supermercados, los centros comerciales, los canales de televisión.

Quemar y no robar sólo para transformar en humo esta mercancía por la cual debemos reventar trabajando y que debemos "normalmente" codiciar, consumir, acumular.

Quemar porque parece que es la única forma de hacerse oír, de no ser invisible.

Quemar con el espíritu evidente de querer cambiar las cosas..."