"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Un periodista del medio burgués "El mundo" se inventa de la nada un supuesto asalto a un colegio.

Noticia redactada por mí a partir de la información recibida en el correo electrónico por anónimxs y también de lo publicado en el periódico Diagonal, cuyo enlace a la noticia también venía en el correo que recibí (aquí).

Personalmente, no comulgo con el carácter del piquete estudiantil que co-protagoniza esta noticia junto a las descaradas mentiras de Daniel Vigario. Sin embargo, lo considero importante en tanto que refleja la realidad del periodismo burgués en este y otros tantos países.

El señor Daniel Vigario, periodista del medio burgués "El Mundo", se inventaba en su artículo sobre las movilizaciones del pasado 17 de octubre en el marco de la huelga estudiantil en la ciudad de Mérida, un supuesto asalto a un colegio. En su texto, Vigario denunciaba que grupos de jóvenes gritando "¿Dónde están los curas que los vamos a matar?" asaltaron un colegio religioso y que, una vez dentro, intentaron robar los ordenadores, habrían roto simbología religiosa, habrían atacado a una profesora hiriéndola e increpado a lxs alumnxs que habían escogido ir a clase e incluso acusaba al inexistente piquete de introducir por las ventanas mangueras y echar agua a las aulas.

Sin embargo, como el propio Vigario reconoció en su perfil de la red social Twitter, él no estuvo presente en los hechos del 17-O, aunque eso no le impidió dar rienda suelta a su imaginación y culpar a un grupo de estudiantes de algo que no habían hecho, en uno de los principales medios de comunicación del país, sin ninguna prueba ni fuente que lo confirme.

La versión de lxs estudiantes es que nada de lo relatado por el periodista es cierto. Frente a la acusación, ellxs afirmaron que pese a que penetraron en el recinto del colegio, no llegaron a entrar en las instalaciones. También desmintieron la palabrería periodística con que Vigario describió la intervención policial, al afirmar que no fue necesaria ninguna intervención, que no se produjo ninguna intervención, y que en caso de haber tenido lugar, habría sido fugaz puesto que la policía había acompañado al piquete desde su comienzo y permanecía presente en los aledaños del colegio. De esto último, además, existen fotos que lo corroboran.

Vigario continuaba formulando sus acusaciones cuando dijo que el piquete habría agredido físicamente a un empleado de mantenimiento (al que habrían derribado cuando este presuntamente les impidió la entrada al recinto). Sin embargo, lxs estudiantes y otrxs testigos negaron tales hechos y dijeron que tras franquear el recinto, encontraron la puerta abierta por lo que entraron. Fue una vez dentro cuando un profesor (que no un encargado de mantenimiento) salió del interior del centro para increpar a lxs huelguistas, que pese a que no le pusieron ni un dedo encima, se quedaron durante 15 minutos coreando consignas como "menos crucifijos y más trabajo fijo", para luego marcharse.

No contento con todo esto, también afirmó que lxs miembros del piquete habrían agredido supuestamente a una profesora. Sin embargo, y tal como afirmó uno de lxs estudiantes del piquete y más testigos, la profesora se había pillado la mano al cerrar una ventana, y no habría existido tal agresión.

La guinda, sin embargo, la pusieron todos los medios que junto a "El Mundo" llenan el plantel de la media comercial de masas en el Estado español. Medios como Telecinco o Antena 3 (o mejor dicho, Telecirco y Da Pena 3) no sólo dieron por buena de forma automática la versión de Vigario en sus respectivos telediarios, sino que además, añadieron a sus palabras imágenes tomadas de piquetes en otros centros (en concreto, en el recinto universitario y en el instituto público Emérita Augusta) e intentaron hacerlas pasar por vídeos del inexistente piquete que según estxs profesionales de la manipulación, habría asaltado el colegio salesiano. Cabe señalar que, pese a haberse hecho público esto, la ultraderecha continúa difundiendo el material con la descripción errónea, haciendo patente su desesperación por deslegitimar las protestas que ponen en riesgo su capitalización del descontento y su asimilación del mismo para intentar recuperar y volver inocua la rabia que, aunque lentamente (reformismo y pacifismo estériles e inútiles dominan todavía muchas mentes), comienza a aflorar en los corazones de cada vez más gente.

Para más inri, se puede ver el programa de tertulia "El gato al agua", del medio de extrema derecha Interlobotomía (o Intereconomía) donde invitaron al director del colegio salesiano quien fue el primero en calificar el piquete de "chiquillada" mientras presentador y tertulianxs insistían en las palabras de Daniel Vigario, tratando de sumarle a los hechos una espectacularidad y gravedad que no tenían. Las palabras del director fueron "hombre, asalto, asalto no fue...". A pesar de todo, el centro "educativo" (adoctrinador) ha interpuesto una denuncia tras los hechos que, junto al rebumbio del circo mediático, derivó en la detención de 4 personas por presuntos delitos de desórdenes públicos. Por su parte, una de las 4 personas detenidas, Rafael García, militante de las Juventudes Comunistas que participó en el piquete, y que fue señalado por el medio "El Mundo" como "instigador del asalto", ha dicho que pondrá una denuncia al periódico por ello.

Se hace evidente, una vez más, la clase de periodismo, "profesional" y "objetivo" que tenemos en nuestro país...