"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 1 de octubre de 2012

[Poema] Homenaje a las hijas de puta, por Claudia López Benaiges.

Debatía no hace mucho con un compañero, especialmente sensibilizado con la temática de la teoría queer y la lucha contra los géneros y su represión, sobre el concepto de "Puta" como insulto, y la connotación sexista y patriarcal de este que, inconscientemente y por costumbre, tendemos a reproducir cada vez que usamos esa palabra como algo despectivo, condenando a las mujeres que se dedican a eso (forzadas o no) a un vilipendio del cual no son merecedoras, y además, ratificando toda la red de vicios y relaciones podridas que de tal vilipendio surgen para muchas personas que, aunque putas, son dignas.

No relataré el debate entero porque lo cierto es que fue un poco largo y al final los dos nos dimos cuenta de que teníamos prácticamente la misma postura (cosas que suelen pasar entre compañerxs, parece que buscamos discrepancias donde no las hay y luego nos liamos, ay, ay, ay...). Tampoco explicaré en esta entrada mi postura particular sobre la prostitución. Eso lo dejo para otra ocasión. Sin embargo, esto viene al caso de un poema que, el otro día, encontré mientras leía el librillo que contiene algunos poemas de la compañera Claudia López, lectura que llevé a cabo al encontrar el documento en la noticia difundida con motivo del triste 14 aniversario de su muerte, asesinada a sangre fría de un balazo por la espalda por un carabinero durante unos enfrentamientos callejeros el 11 de septiembre de 1998, durante la conmemoración del golpe de Estado Pinochetista del '73.

Para que la última danza salvaje de Claudia no se apague nunca, me gustaría difundirlo:

------------

Homenaje a las hijas de puta.

Ellas, las hijas de puta.

Las hembras de las lunas rebeldes de la intemperie oscura, y de los soles tórridos calcinantes del yugo.

Ellas las odiadas, las despreciadas, las olvidadas, las negras, las rojas, las asesinadas, las torturadas, las...

Seguirán de frente con sus pechos polvorientos y ametrallados inflamando tus caminos, mostrándote su sexo orgullosamente erguido de guerrillas.

Continuarán explotando, gimiendo demenciales de verdades radicales, inundando los silencios de estas selvas de orgasmos libertarios.

Y ellas seguirán fecundando al mundo de más hijas e hijos de puta.

Y en las calles tomadas con sus cuerpos agirosalados de fusil, para saltarte encima y escupirle a la cara a tu cabrona opresión y a tu cafiche sistema...

¡¡Porque hoy más que nunca la LIBERTAD lleva tatuada en la piel a una hija de puta!!

------------