"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 21 de octubre de 2012

Italia. Sobre la situación de Nicola Gai y Alfredo Cospito.

Según informó Contrainfo, lxs dos compañerxs permanecen en el talego de San Remo en régimen de aislamiento. Esto implica, entre otras humillaciones y miserias diarias, el registro cada mañana de toda la celda, intervención del correo (sin informar a lxs remitentes del momento en que le es entregado el paquete al/a la destinatarix) y retención de todo lo que sean libros etcétera (pues sólo pueden tener un máximo de 10  en la celda y si llegan más, no se los dan), prohibición de tener contacto tanto entre sí como con el resto de presxs, el patio limitado a una hora diaria (y cada unx solx, en un espacio del tamaño de una celda cuya única ventilación es la red que cubre el techo, siendo por lo demás las mismas 4 paredes antropófagas) y otras torturas.

Recordemos que Alfredo Cospito y Nicola Gai fueron detenidxs hace aproximadamente un mes, en el contexto de una oleada represiva de registros y allanamientos tanto en Turín (de donde son lxs compañerxs) como en Cuneo, Pistoia y otras. La razón es que, el mismo día en que en Génova, dos encapuchadxs a bordo de una moto dispararon en la pierna a Adinolfi, directivo de la industria nuclear (ataque reivindicado por una célula de FAI/FRI) existiría un vídeo donde supuestamente se ve a lxs compañerxs en los alrededores de la estación de tren de Génova, lugar donde fue abandonada y posteriormente encontrada la moto usada para el ataque. Además, el atentado en concreto habría sido grabado por cámaras de seguridad, y según la versión policial, esto habría permitido el reconocimiento facial biométrico de lxs compañerxs. No obstante, y teniendo en cuenta el asfixiante seguimiento al que se encontraban sometidxs lxs dos compas desde meses antes de que el atentado de cuya ejecución están acusadxs tuviese lugar, da mucho que pensar sobre su presunta culpabilidad. ¿Cómo iban lxs dos compañerxs a poder planificar un ataque de ese tipo con micrófonos y micro-cámaras instaladas en sus casas, agentes de la brigada de información persiguiéndoles a todas partes y acecho policial constante? 

No tiene ningún sentido. Sin embargo, lxs compañerxs permanecen aisladxs tras los muros, mientras una tercera compañera, Anna Beniamino, está siendo investigada por estar presuntamente envuelta en los hechos.