"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Formalizan al carcelero que disparó al estudiante en Santiago de Chile.

Viene de esta otra noticia.
Información extraída de Refractario (aquí).

El pasado martes 9 de octubre, en una jornada de movilizaciones estudiantiles por la educación pública en Santiago de Chile, se desencadenaron enfrentamientos entre grupos de encapuchadxs y las fuerzas represoras. En el transcurso de los disturbios, dos o tres encapuchadxs que huían de un carro lanza-aguas atacaron con piedras y palos un automóvil de carceleros (gendarmería de Chile) a lxs cuales, junto con lxs asesinxs Carabineros, la juventud identifica como instrumentos de represión y tortura a las luchas legítimas que se desarrollan contra el Estado chileno heredero del legado de Pinochet y del neo-liberalismo yanqui que este dejó tras de sí. En ese momento, un carcelero, Jorge Retamal Segura, quien conducía el vehículo atacado, dispara según él “al aire” pero en un ángulo incorrecto, yendo el balazo a dar a la cabeza de un estudiante inocente que se encontraba asomado a una ventana del 4º piso observando las protestas. El chaval, llamado Anyelo Estrada cae herido de gravedad y tras ser ingresado, permanece en coma inducido, con riesgo todavía de morir, tras haber perdido además masa encefálica (aunque según las últimas informaciones, el joven habría mostrado una leve mejoría desde su hospitalización).

El carcelero es detenido y formalizado el 10 de octubre por “cuasidelito de lesiones graves y gravísimas” y le otorgan un plazo de investigación de 100 días, durante el cual como medida cautelar se le impone el arresto en domicilio de régimen nocturno, a la espera del juicio, en el que arriesga penas de talego que van desde los 61 días (dos meses) hasta los 3 años.

Es importante destacar cómo el sistema jurídico en su totalidad sabe proteger a sus cómplices mercenarios de gendamería, carabineros y demás cuerpos represivos. Lxs compas que fueron detenidxs por lanzar cócteles molotov contra lxs maderxs (defendiéndose de la violencia del Estado) son acusadxs de “homicidio frustrado” (lo cual es exagerado si tenemos en cuenta que los trajes de los maderos son ignífugos y en la mayoría de casos lxs maderxs ni siquiera sufren heridas aunque sean alcanzados por estos artefactos), pero si un madero dispara “al aire” y está a punto de matar a un chaval de sólo 21 años, entonces simplemente es “cuasidelito de lesiones bla bla bla” y la pena es mucho menor.

En la prensa, por otro lado, se califica de “accidente” la  acción del policía y se distorsiona su rostro en las fotos, mientras que en el caso de compañerxs detenidxs su rostro se publica incluso antes de quedar demostrada su supuesta culpabilidad (caso de lxs compas del Caso Bombas, que finalmente han salido absueltxs tras quedar más que probada su inocencia, entre otros muchos casos similares, por no hablar de toda la peña que es detenida y liberada al día siguiente cuando su cara ya ha aparecido en todos los periódicos). Por lo visto, la presunción de inocencia también es un lujo reservado para lxs perrxs del sistema y que aquellxs que luchan en el bando de lxs desposeídxs no se pueden permitir.

Además, con el pretexto de “evitar más accidentes” como el que (según ellos) concierne a este caso (yo no estoy tan seguro de que fuese un accidente), varios sindicatos de carceleros se han pronunciado en toda clase de programas de televisión exigiendo más infraestructura y control. Es decir, que para evitar que estxs bastardxs sigan matando impunemente, lo mejor que se les ocurre es reforzar su maquinaria represiva.  Por si fuera poco todo esto, no se cortan un pelo al culpar de la reacción del carcelero que disparó a lxs encapuchadxs que le atacaron. Yo creo sin embargo que si un carcelero tiene problemitas de auto-control no se debería permitir que ejerciese como tal porque luego suceden “accidentes” como este. Todo esto entre patéticos lloriqueos por los que Juan Alarcón (director de la Asociación nacional de suboficiales y gendarmes) se quejaba de que sus efectivos estarían sometidos a “mucha presión” y exigiría un aumento en sus salarios. Parece que lxs perrxs (siento comparar a semejante escoria con un perro, de verdad) no se conforman con las migajas que les dan sus amxs.

En fin... según vuestra regla de tres lo de esta noticia también fue "sin querer", ¿no? A ver si se producen más "accidentes" como este joder.

¡SOIS DESPRECIABLES!

Dejo otro vídeo que muestra lo sucedido desde otro ángulo: