"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 29 de septiembre de 2012

[TEXTO] Ni policía infiltrada, ni "Black Bloc" ni violentxs aisladxs.

Después de que las revueltas mineras, con todos sus puntos plausibles y sus aspectos totalmente criticables (eso es harina de otro costal ahora mismo), devolviesen al imaginario popular y colectivo la validez de las prácticas de guerra social como los cortes de carretera, los sabotajes y los enfrentamientos con lxs represorxs como formas de lucha y respuesta ante los abusos y atropellos a los que el capital nos somete constantemente, ahora estxs "no-violentxs" pretenden que todo vuelva a la normalidad burguesa y traicionan a quienes dan la cara por ellxs luchando contra la policía y el poder hasta las últimas consecuencias.

Por mi parte repito. Pacifismo tolerante y que sepa contemplar otras metodologías de lucha, por mi parte tendrá todo el apoyo y será respetado. Pero si os ponéis a entregar compañerxs, entenderé que sois polis y seréis tratadxs como lo que son ellxs: Enemigxs irreconciliables de lxs explotadxs y asesinxs a sueldo al servicio de lxs explotadorxs.

Recibo en el correo electrónico este otro comunicado, con reflexiones sobre lo sucedido el 25-S, y especialmente, sobre las mentiras que tanto lxs desinformadorxs imbéciles de siempre, como los medios de comunicación al servicio de los intereses del Estado y dedicados a fabricar mentiras con las que desmovilizar y enfrentar a compañerxs, se encuentran divulgando. Reflexiones contra todo ese pacifismo dogmático, intolerante y VIOLENTO que ahora intenta volver a controlar los movimientos contestatarios.

Os dejo el texto (sobra decir que estoy totalmente de acuerdo con su contenido):

------------------------------

NI POLICÍA SECRETA NI “BLACK BLOCK” NI VIOLENTXS AISLADXS: VUESTRXS HIJXS, VECINXS Y COMPAÑERXS DE TRABAJO QUE ESTÁN HARTXS.

La prensa manipula, la multitud acusa, la policía reprime y detiene, nosotrxs nos dividimos y lxs de siempre vuelven a salir ganando.
Este es el panorama que tenemos ahora mismo tras lo ocurrido el pasado 25 de Septiembre en el Congreso.

Resulta asombroso hasta qué punto ha llegado la mentalidad y la educación democrática y sumisa que se nos han impuesto desde hace años basada en poner la otra mejilla, en no salirse de la legalidad, en difundir el miedo a toda costa, en vaciar de todo contenido las reivindicaciones en las manifestaciones y de llegar al punto de lo que sucedió el 25-S en el Congreso.

Miles de personas se echaron a la calle, personas trabajadoras, paradas, estudiantes, inmigrantes, precarixs, hipotecadxs y endeudadxs de por vida. Gente que ya no concibe ni tolera que le roben el dinero que tantos años de sacrificio les ha costado ganar, que vendan la educación y la sanidad al mejor postor, que llevar un plato de comida a la mesa o ser desahuciadx sea una incertidumbre diaria. Gente harta de ver cómo con su dinero se rescatan bancos mientras se despide a trabajadorxs, se recortan salarios, se pagan 1300 antidisturbios para proteger el Congreso o se aumentan las formas de control social. A estos pocos ejemplos se les puede calificar perfectamente de violencia. Violencia indirecta o pasiva, aquella que no se percibe directamente con dolor, pero que igualmente es violencia y es represión.

Nos encontramos frente a una realidad y un momento político, social e histórico muy difíciles de combatir en el que las formalidades, el miedo, la legalidad y la violencia están presentes diariamente, pero resulta que la violencia parece que solo puede ser usada por una sola parte y es por el Estado. El pasado 25s, se presenciaron en varias ocasiones escenas bochornosas por parte de lxs manifestantes que allí estaban. Se señalaba a la gente y se les echaba a la policía por intentar repeler un ataque brutal y desproporcionado por parte de los antidisturbios que se encontraban protegiendo el Congreso. Se ve en los videos que los disturbios y las cargas policiales se extienden hasta entrada la madrugada por todas las calles aledañas a Neptuno y que la gente que participa, es la misma gente de la manifestación que estaba en el Congreso, pero los medios, la policía y quienes se dejan engañar y entran al trapo se dedican a intoxicar con mentiras diciendo que se trata de un grupo de policías infiltradxs o violentxs provocadorxs. A esa gente que planta cara y que se defiende ante tal ataque (ya sea policial como Estatal) se les acusa de policías, infiltradxs o provocadorxs y para nosotrxs es intolerable aparte de aberrante. No se les puede dejar vendidxs, ni se puede permitir que se les señale o se les eche a la policía. ¡Es una vergüenza y eso si que es indignante y no se puede permitir de ninguna de las maneras! Con eso sólo conseguimos hacerle el trabajo sucio a la policía, y nosotrxs no estamos para eso, estamos para combatirles porque no son nuestros compañerxs.

Tal y como están las cosas, Estado y policía necesitan crear divisiones entre iguales para que no se les vaya de las manos. El descontento social va en aumento y no pueden permitir que vaya a mas y para ello utilizan los viejos lemas: “divide y vencerás”. Tenemos que ser más inteligentes y no caer en la trampa de generar divisiones y desconfianza entre unxs y otrxs. Tampoco podemos hacer del miedo una herramienta de lucha, porque con eso solo conseguimos que ganen lxs de siempre y sobre todo no podemos dejarnos vendidxs unxs a otrxs ni podemos intoxicar los medios como se ha estado haciendo para señalar, desprestigiar y entregar a la policía a compañerxs. Los disturbios son la consecuencia del Sistema Capitalista que rechazamos y en el que no queremos seguir viviendo. Ese Sistema que nos obliga a seguir haciéndolo empleando su violencia y por ello convirtiendo en legítimo cualquier ataque organizado contra él.

Se están repartiendo comunicados incitando a entregar a la policía a manifestantes, llamando a que no se griten ciertas consignas, a identificar a la gente que va encapuchada y denunciarla. No se puede permitir esa propaganda porque ese es el trabajo de la policía, infiltrándose en nuestras asambleas y manifestaciones y nosotrxs no podemos caer en esa trampa. No podemos aceptar y creernos esos discursos.

Por último, y no menos importante, queremos transmitir toda nuestra solidaridad y apoyo a lxs detenidxs y reprimidxs en la manifestación del 25 y 26 de Septiembre. El apoyo mutuo y la solidaridad tienen que ser una de nuestras principales herramientas para hacernos más fuertes y hacer desaparecer el miedo para que nos haga levantarnos con mucha más fuerza y golpear con más certeza.

¡¡POR UNA REVUELTA SOCIAL!!
¡¡ORGANIZATE Y LUCHA!!