"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Negligencia médica en Colombia termina con preso muerto en un talego.

Noticia propia redactada a partir de la aparecida en la web de la CNA de Medellín (aquí)

Alexander Martínez Palacios, apodado "Niche" por sus amigxs en la prisión, era un preso del centro penitenciario Bellavista en Bello (Colombia). El preso, desde el 16 de Agosto, comenzó a experimentar varios síntomas de malestar tales como fiebre muy alta y fuertes dolores de cabeza, además de notar la presencia de sangre en su orina y en su saliva. Por esto, decidió acudir a la enfermería del talego para que le examinaran, pero lejos de preocuparse por él, el personal médico se limitó a darle medicinas para la fiebre, en concreto dipirona. Esto no fue suficiente para curar a "Niche" y aunque la fiebre disminuyó, el resto de síntomas continuaron presentes y empeorando, por lo que "Niche" volvió hasta dos veces más a la enfermería, exigiendo un tratamiento de verdad que le curase la dolencia, pero encontrando el mismo trato, prácticamente indiferente hacia su estado. 

La cuarta vez que fue a la enfermería, insistieron una vez más en limitar el tratamiento a la dipirona pero gracias a la presión realizada por otros presos, accedieron finalmente a examinarle en más profundidad. La mañana del 23 de Agosto, jueves, llegan, finalmente, los resultados de los análisis realizados, que revelan un estado de salud grave, lo que motiva que el médico ordene que sea trasladado urgentemente a un hospital fuera de la prisión, pero finalmente la atención, una vez más, se limita a la administración intravenosa de dos nuevas dipironas, tras la cual es devuelto a su celda en el patio 2.

Esa misma noche, Alexander es encontrado en el suelo a donde se tiró desesperado por el dolor, y sus compañeros le bajan a la enfermería por última vez, donde poco después sufre un paro cardio-respiratorio, tras el cual intentan reanimarle sin éxito mientras llaman a una ambulancia para trasladarle (un poco tarde, ¿no os parece, torturadores de mierda?). Finalmente, Alexander moría siendo aproximadamente las 2:45 de la madrugada.

El pasado 25 de Agosto "Niche" cumpliría 25 años en la cárcel, a lo largo de los cuales mantuvo una actitud positiva y de superación respecto a su situación, aprendiendo a escribir, haciendo deporte y agradeciendo ver nacer al 4º de sus hijos, a pesar de hacerlo entre rejas. Sin embargo, fue la burocracia y negocios sucios del Estado y los bancos (instituciones en las que él no creía, pese a no estar claro si era anarquista) quienes provocaron la serie de irresponsabilidades que le condujeron a la muerte. Otra "lamentable negligencia médica", en otro preso muerto "sin querer", en otro "accidente desgraciado". Todo por no nacer con pan bajo el brazo y por no ser catalogado como "útil" por este sistema asesino que excluye a quienes no cobran cierta rentabilidad, y más en un país como Colombia, donde el suburbio es la antesala del talego, la violencia y/o la muerte.