"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Disturbios nocturnos en el barrio de Exarchia (Atenas)

En la noche del día 8 de Septiembre, un incidente en el barrio ateniense de Exarchia desencandenó enfrentamientos entre la policía y algunxs anti-autoritarixs, migrantes y demás gente del barrio.

Al parecer, todo comenzó cuando un grupo de anarquistas que se encontraban en el barrio se enteraron de que en las cercanías de la Politécnica, había comenzado una pelea entre dos grupos de personas, y decidieron acercarse a ver qué había pasado. Una vez allí, comprobaron que la movida habría comenzado porque la peña habría intentado expulsar a los trapicheros que (conviene tenerlo en cuenta) desde hace algunos meses se han puesto a vender su mierda en los exteriores de la Politécnica (emblemático espacio de lucha) y demás zonas del barrio, en un claro intento de servir, voluntaria o involuntariamente, a los despreciables intereses del Estado de mantener los barrios precarios inundados en drogas y con una población dependiente, alienada y destruida, en lugar de reflexiva, alegre, organizada y combativa. Esto, por supuesto, se hace ante la total indiferencia de la policía (que reprime sin embargo a lxs politoxicómanxs que consumen). Hechos como este traen al recuerdo lo sucedido, por poner sólo un par de ejemplos, en Euskal Herria en los años '80, cuando la heroína desactivó los principales focos de huelga y revuelta y fue utilizada además en las cárceles desde mediados de los '70 hasta comienzos de los '90 para frenar los motines de la COPEL y la APRE (r) contra el FIES y otras aberraciones. El otro ejemplo es de lo sucedido en el suburbio de Watts, en Los Ángeles, cuando la farsa de integración de la peña negra junto con la irrupción del crack y consiguientes problemáticas (enfrentamientos entre bandas por el control del tráfico, aumento de la delincuencia, consiguiente empeoramiento de la represión policial y el control social...) terminaron con la rabia que hizo detonar los disturbios del verano de 1965. Cosas como estas deberían llevarnos a reflexionar sobre el papel que la droga juega en esta sociedad y sobre las execrables relaciones mercantiles e intereses represivos que giran en torno a tal función.

Pero bueno, vale ya de discursos de striki pesado, sigamos.

La cuestión es que cuando lxs compañerxs llegaron al lugar donde se produjo la pelea, se encontraron varias barricadas realizadas ya con mobiliario ardiendo y a una gran multitud de encapuchadxs atacando a escuadrones de antidisturbios (MAT) que al parecer protegerían a los camellos de la rabia de lxs jóvenes de Exarchia. Los disturbios se habrían extendido por todo el barrio durante las horas siguientes y la tormenta amainó alrededor de las 3:00 de la madrugada.

He preferido redactar esto para poder explicar mi postura personal respecto a la problemática concreta del tráfico de drogas con respecto al avance de las luchas y posiciones revolucionarias, especialmente en los barrios donde se concentra la actividad disidente. Sin embargo, para saber de primera mano lo sucedido, recomiendo leer la crónica anónima que se publicó en Contrainfo, y que yo reproduzco a continuación (aquí la fuente original):

-------------------------------------

A eso de la medianoche del sábado, 8 de septiembre, un grupo de compas que estábamos en Exarchia nos enteramos de que a unos 100 metros de la plaza del barrio, en la calle Stournari y frente a la entrada de la Politécnica, se habían iniciado unos enfrentamientos entre dos grupos de personas. Nos fuimos a ver, junto a otrxs, lo que estaba pasando, sin poder entender exactamente quiénes eran lxs que se peleaban. Preguntando a la gente en la calle, se oía que lxs vendedorxs de droga habían intentado, otra vez, empujar su asqueroso negocio más arriba, respaldadxs por policías secretas. Cabe destacar que desde hace unos meses, la policía intenta de nuevo transformar el barrio en una zona de venta de drogas, y que la calle Stournari vuelve a ser frecuentemente escenario de peleas entre gente del barrio y camellos.

Cuando llegamos a la altura de la calle Bouboulinas, la invasión había sido repelida por una multitud de jóvenes encapuchadxs y se habían montado ya las primeras barricadas con contenedores ardiendo. Desde entonces y por varias horas, el tráfico en la calle Stournari estuvo cortado, y decenas de encapuchadxs, incluso varixs migrantes, atacaban con piedras, botellas, y varios objetos contra  los escuadrones de MAT que aparecían en las calles laterales, arrojando a su vez gases lacrimógenos.

Cerca de la 01:30, un centenar de personas se movió rápidamente desde la calle Stournari hacía el parque autogestionado, ubicado en la calle Navarinou y Zoodohou Pigis, pasando a través de los callejones del barrio. Llegando a la calle Charilaou Trikoupi, se montaron de nuevo barricadas con contenedores ardiendo y se lanzó un ataque contra el escuadrón de MAT por fuera de la facultad de Pedagogía. Los antidisturbios consiguieron hacernos retroceder, corriendo a lo largo de la calle Zoodohou Pigis, con dirección a la colina de Strefi. A pesar de esto, nuevas barricadas se levantaron en la esquina de la calle Valtetsiou y Charilaou Trikoupi, cortando allí también el tráfico. Después de permanecer en Zoodohou Pigis por un tiempo, y dado que las cosas estaban relativamente tranquilas, nos trasladamos de nuevo a la calle Stournari, para ver que la situación estaba más animada aquí y que la lucha callejera seguía en pie, con continuos ataques y contraataques entre lxs revoltosxs y la madera. Un par de personas que intentaron tomar fotos, fueron increpadas por lxs encapuchadxs, y las fotos que tomaron fueron borradas.

Unas de las consignas que se corearon durante los enfrentamientos fueron los siguientes:

¡Rabia y consciencia, negación y violencia, vamos a sembrar el caos y la anarquía!
¡Libertad a las células de fuego (CCF)!
¡Libertad a todxs lxs que están en las celdas!
¡Anarquía, desestabilización, acción directa, insurrección!
¡Eso es bueno, tiros de kalashnikov para que lo entendáis!
¡La solidaridad es el arma de los pueblos, guerra contra la guerra de la patronal!
¡La razón la tienen lxs revoltosxs, y no lxs chivatxs y lxs arrodilladxs!

Por cierto, alrededor de las 03:00 horas de la madrugada la intensidad de los enfrentamientos había caído significativamente, y nos despedimos de la lucha a por la cama.