"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Desalojado el CSOA Casablanca (barrio de Lavapies, Madrid)

A primeras horas de la mañana, efectivos antidisturbios de la policía nació-mal efectuaban el desalojo del Centro Social Okupado Casablanca, en la calle Santa Isabel del barrio madrileño de Lavapiés.

Lxs maderxs acudieron al espacio siendo alrededor de las 8:00 de la mañana y lo encontraron vacío, por lo que procedieron a desalojar todo. Desde las redes sociales se fue llamando a concentrarse en la puerta, y se pidió apoyo de voluntarixs para ir sacando del inmueble todo el material acumulado de los distintos talleres, la biblioteca etcétera

Según la madera, el desalojo se habría producido bajo orden judicial, pero lxs activistas del centro han declarado que no sólo no se mostró la orden correspondiente, sino que además lxs maderxs actuaron, como de costumbre, con prepotencia y una violencia totalmente desmedida.

Para lxs compañerxs del espacio, este desalojo constituye el resultado de las artimañas de la delegación del averno (perdón, del gobierno) para frenar y obstaculizar en lo posible el desarrollo de las acciones que tendrán lugar el próximo día 25, cuando algunos movimientos sociales y vecinales de diferente índole convocaron a todas las personas y colectivos que lo deseen a acampar en los alrededores del congreso como forma de rechazo hacia las políticas de "austeridad" del gobierno al servicio de la Troika y demás organismos supranacionales.

En el desalojo ha sido detenida al menos una persona, que al parecer, y siempre según la versión ofrecida a los medios burgueses por lxs perrxs del Estado (con perdón a lxs perrxs, que lxs pobres animalillxs no tienen la culpa de la estupidez de lxs uniformadxs), habría pegado a un policía. Se encontraría acusada de un presunto delito de resistencia al arresto y de otro de atentado a la autoridad.

Da igual que la empresa denunciante ya haya quebrado hace tiempo por implicarse en corrupción, y que la mafia judicial sigue llevándose pellizcos a costa de agradar al empresario especulador de turno, al final, una vez más, la policía defiende una vez más los intereses de la mafia especulativa que está saqueando nuestras vidas, en detrimento de los derechos y libertades del pueblo. En la okupa había una biblioteca libre con más de 10.000 libros, un proyecto cooperativo de guardería gratuita, asambleas, comedores veganos, colectivos como Revel-arte (taller de fotografía combativa, aquí), conciertos solidarios con varias causas y talleres tanto permanentes como efímeros. Son algunos de estos el de serigrafía, el de yoga, talleres de diferentes danzas, de teoría queer y sexualidad, de auto-reparación de bicicletas, de teatro y otros. Además, albergaba la oficina de okupación de Madrid, que ofrecía asesoría gratuita a personas interesadas en dejar atrás el miedo y plantar cara a los poderes especulativos del Estado, las constructoras, las inmobiliarias, los bancos y demás entidades despreciables que se enriquecen sacando tajada de esta miseria en la que vivimos sumergidxs, mientras los barrios se oscurecen y la gentrificación acaba con la poca poesía que queda en las ciudades, las calles se llenan de personas sin-techo engañadas por la burda imagen de un futuro próspero, y la metrópolis se queda en silencio, entre la luz mortecina de los escaparates y las vidas apagadas, como las ventanas de miles y miles de viviendas vacías.

Un nuevo espacio antagonista ha sido asesinado por el poder, y con esto, se devuelve al plano de la ideología dominante el espacio social que es la calle, y que nos es negado, para evitar que, en las entrañas del monstruo, florezcan una vez más relaciones nuevas y combativas, como las semillas incontrolables de las que algún día germinará el mundo con el que soñamos. Hasta entonces, volveréis a encontrarnos devolviendo la vida a los espacios muertos de vuestras ciudades de escaparate, consumismo y neón, pues habéis desalojado una casa, pero las ideas han sobrevivido, y son ellas las que nos guían y dan la fuerza para empezar de nuevo. 

Dejo un vídeo donde se observa una de las múltiples agresiones de la policía a las personas solidarias concentradas ante la okupa y también a algunxs transeúntes ajenxs a la protesta.