"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 5 de agosto de 2012

Rusia. Posible pena de hasta 7 años de talego a tres integrantes de la banda de punk Pussy Riot por "declararle la guerra a Dios y a la iglesia".

Según informa el medio Público (al cual no quiero enlazar por muy "izquierdosillo" que sea para mucha peña) tres integrantes del grupo de punk y activismo feminista Pussy Riot de Rusia fueron acusadas de nada menos que de "Declararle la guerra a Dios y a la iglesia" lo que al parecer les puede costar hasta 7 años de cárcel. El "delito" fue subir ataviadas con sus vestidos y capuchas de colores a una parte restringida del altar de la catedral de Cristo Salvador de Moscú y una vez allí, desprenderse de sus ropas y cantar, en ropa interior, una canción que rezaba (nunca mejor dicho) "Madre de Dios, echa a Putin".

Uno de lxs testigos de la acusación comparó las capuchas de las punks con el mismísimo diablo. Cito textualmente lo que, según el medio Público, declaró el testigo, llamado Oleg Ugrik: "Son lobos con piel de cordero. Ellas mismas se han abierto las puertas del infierno. La idea del paraíso y el infierno es tan real como el metro de Moscú"

Las compañeras fueron maltratadas en el tiempo que pasaron en el talego y en la sala de la audiencia sufrieron un desvanecimiento debido a lo poco que habían dormido y a la precaria alimentación que habían recibido (además, una de las miembros encarceladas, Yekaterina Samutsevich, hizo una huelga de hambre que duró 5 días). También influye que el primer día del juicio las mantuvieron encerradas en una jaula de plexiglás durante 12 horas sin ni tan siquiera poder salir para ir al baño.

Lxs testigos de la acusación, 9 en concreto y entre lxs cuales hay tres guardias de seguridad y cuatro empleadas, aseguraron que la actuación de las Pussy Riot les produjo un "profundo daño moral y espiritual" y afirman que se niegan a perdonar a las acusadas. Por su parte, las acusadas dijeron que el motivo de su acción fue exclusivamente político, y que su enemigo no son lxs cristianxs ortodoxes, que son mayoría en Rusia y a lxs cuales llaman a estar de parte de quienes se oponen a la autoridad fascista de Putin, y afirmaron también que su enemiga es, precisamente, esa política. Nadezhda Tolokónnikova dijo: "Nuestros motivos fueron exclusivamente políticos. No somos enemigas de la Cristiandad. Queremos que los creyentes ortodoxos estén de nuestro lado, del lado de los activistas que se oponen al autoritarismo"

La que según el medio Público es la "líder del grupo" (¿desde cuándo las bandas de punk tienen líder?), de 22 años, declaró a su vez que su actuación fue "un desesperado deseo de cambiar para mejor la situación en Rusia", y junto a sus compañeras denunciaron que ellas pensaban que la iglesia quería a todxs sus hijxs por igual, pero que al final "parece que la iglesia sólo quiere a aquellxs niñxs que quieren a Putin" en referencia al voto que el patriarca Kiril pidió para Putin en vísperas de las elecciones presidenciales de Marzo, acto que habría motivado la elección de las punks para escenificar su acción en la catedral de Cristo Salvador.

En términos legales, se las acusa de gamberrismo al haber atentado contra los valores tradicionales de la iglesia ortodoxa rusa, y su performance les podría costar, como ya he dicho, siete años de talego.

Mientras tanto, Amnistía Internacional las ha señalado como presas de conciencia y ha pedido su liberación.

A mayores, destaca también que se les ha realizado un peritaje psicológico y psiquiátrico para determinar si las compañeras estaban actuando en plena consciencia de sus actos cuando realizaron la acción. Hay que joderse. También en las últimas audiencias ha habido protestas solidarias en las puertas del juzgado, siendo reprimidas y quedando detenidas hasta 20 personas, tanto solidarixs con las compañeras como otrxs afines a la iglesia ortodoxa que, contrarias al grupo Pussy Riot y a favor de la condena, increparon a lxs solidarixs.

Personalmente, aplaudo la acción y desde aquí mostrar el más enérgico rechazo a la iglesia y a todas las religiones, sean cuales sean, que a mí ya es algo que me trae totalmente sin cuidado. Si es merecedor de 7 años de cárcel "atentar contra los valores de la iglesia" y "declararle la guerra a Dios", entonces, ¿con qué se debe condenar el hecho de que el vaticano cuente con uno de los mayores inversores en el negocio de venta y fabricación de armas?, ¿cómo condenamos los siglos de dominación, barbarie, desigualdad, injusticia, mentira y tortura a los que nos han sometido sus dogmas? Condenadnos a todxs, pero luego rezad y decidle a vuestro Dios que una legión de soñadorxs asaltará el cielo algún día, que esté prevenido. Estamos en guerra, sí, pero contra el Estado, contra el Capital, contra la iglesia, contra la civilización burguesa y contra todos vuestros rancios y reaccionarios valores y vicios asesinos.

¡Muerte al patriarcado y al Estado!
Up the punx!