"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 16 de agosto de 2012

Manifiesto del ejército rebelde clandestino de payasxs

El presente texto fue extraído del fanzine que editaron, con motivo del cumplimiento del primer año de okupación, lxs compañerxs del Centro Social Okupado y Autogestionado La Huelga (en Sevilla, ya desalojado hace unos meses, aquí la noticia en este blog).

A mí personalmente me encanta. Como conclusión personal, creo que las acciones que realizamos en nuestra condición de individuxs que intentan alcanzar los medios necesarios para la demolición este mundo, deben ir encaminadas a mantener en tensión la sincronía de todos los mecanismos de la programática burguesa de la vida, de la cual dependen la estabilidad y la integridad del espectáculo. Debemos ser el peligro constante y real de que la normalidad pueda ser saboteada, lo que en caso de suceder, visibiliza las contradicciones de este mundo, invierte las relaciones de dominación y sumisión que genera y hace con ello evidente la necesidad vital de incendiar y bloquear tanto sus expresiones físicas como las abstracciones que determinan el comportamiento psico-social de lxs individuxs. Así que, además de las acciones de sabotaje etcétera quizá deberíamos recuperar acciones que sólo con romper con lo que todo el mundo espera que pase, sólo con interrumpir el discurrir mecánico-militar de la masa, logran durante unos instantes trasladar al campo de la miseria cotidiana la fuerza desestabilizadora del ridículo, algo que, si se usa adecuadamente (como pasa con todas las armas), en unos tiempos en que la felicidad se compra en centros comerciales y la gente consume insatisfacción para satisfacer el consumismo, puede ser más destructiva que la más potente de las bombas.

La realidad es sólo un espejismo. Nosotrxs estamos más allá, en todas partes.

-----------------

MANIFIESTO DEL EJERCITO REBELDE CLANDESTINO INSURGENTE DE PAYASXS.

Señoras y señores, niños y niñas, amigxs y enemigxs, les damos la bienvenida a la sin par, lo inesperado, el perfectamente paradójico, el grotescamente hermoso, el mundo recién inventado del ejército rebelde clandestino insurgente de payasxs.

Somos clandestinxs, porque nos negamos el espectáculo de la celebridad y estamos todxs. Porque sin nombres reales, caras o la nariz, se demuestra que nuestras palabras, sueños y deseos son más importantes que nuestras biografías. Porque rechazamos la sociedad de la vigilancia, de los relojes, espías, registros, y controles de todos nuestros movimientos. Al ocultar nuestra identidad recuperamos el poder de nuestros actos. Porque con maquillaje damos una cara graciosa y se descubre, una vez más, la resistencia.

Somos rebeldes porque nos hemos levantado de la nada y estamos en todas partes. Porque las ideas pueden ser ignoradas pero no suprimidas, y la insurrección de la imaginación es irresistible. Porque cada vez que caemos nos levantamos una y otra vez, y otra vez, sabiendo que nada está perdido para la historia, que nada es definitivo. Porque la historia no se mueve en línea recta, surge como el agua, a veces girando, a veces gotea, fluye o inunda. Todo es siempre desconocido, inesperado, incierto, dado que la clave de la insurgencia es la improvisación brillante y no los planos perfectos.

Somos rebeldes porque amamos la vida y la felicidad más que la "revolución". Debido a que ninguna revolución es siempre completa y, sin embargo, las rebeliones continúan para siempre. Desobedecer a lxs que abusan y acumulan poder. Lxs rebeldes transforman todo, la forma de vivir, crear, amar, comer, reír, jugar, aprender, el comercio, escuchar, pensar y sobre todo la forma de ser rebelde.
                    
Somos payasxs porque, ¿qué otra cosa se puede ser en un mundo tan estúpido?. Porque todo el mundo es un/a payasx en su interior, sin ley, tratando de escapar. Porque nada socava la autoridad como llevarla hasta el ridículo. Porque el ridículo es la creación de la coherencia a través de la confusión. Lxs tontxs son temibles e inocentes, sabixs y estúpidxs, artistas y disidentes, chivos expiatorios y subversivxs. Porque lxs bufones siempre tienen éxito en su defecto. Porque un/a payasx puede sobrevivir a todo y salirse con la suya.

Somos un ejército porque vivimos en un planeta en guerra permanente, una guerra del dinero contra la vida, de la ganancia contra la dignidad, del progreso contra el futuro. Una guerra que se atiborra de la muerte, la sangre y el dinero, de mierdas y toxinas; se merece un cuerpo de soldados obsceno, desviado. Sólo un ejército puede declarar la guerra absurda. Porque el combate requiere solidaridad, disciplina y compromiso. Lxs payasxs son las únicas figuras patéticas; pero en los grupos, las bandadas, brigadas y batallones, son extremadamente peligrosxs. Somos un ejército porque estamos mosqueadxs y donde las bombas no pueden tener éxito contra las risas burlonas. Y la risa necesita un eco.

Somos internacionales porque somos aproximadxs y ambivalentes, ni aquí ni allí, sino en el más poderoso de todos los lugares, el lugar entre el orden y el caos.

Huid del circo, ¡¡únete a la fuerza de lxs clowndestinxs!!