"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 25 de agosto de 2012

De la hipocresía como una de las más obscenas artes. El periódico "El Mundo", el caso de Bolinaga y las cárceles de la democracia burguesa.

A través del blog de la Revista Anarquista Abordaxe (aquí, en galego lusista) supe de la inefable vulgaridad que, una vez más, demostraron las tácticas de los mass-media a la hora de manipular la conciencia y la mentalidad de la gente.

Según informó un blogger, J. M. Álvarez, en su espacio (que podéis visitar clickando aquí), el medio burgués (y fascista) El Mundo, dentro de su habitual demagogia, afirmaba en un artículo publicado el pasado domingo al respecto de la concesión del tercer grado al preso de ETA Iosu Uribetxebarria Bolinaga que cada 3 días, en el Estado español, muere un preso enfermo como él, tratando de señalar que dado que cada 3 días muere un preso por enfermedad en las cárceles españolas, no existen motivos reales para otorgar un trato preferente a Bolinaga y concederle el tercer grado.

Aquí podéis encontrar la info.

Con esto, lo que se soslaya es el uso, de forma descarada e incluso burlesca, del dolor de todas las familias de las personas que mueren en los talegos ante la mirada impasible de Instituciones Penitenciarias (y de lxs bastardxs que gestionan tal organismo). Ahora que se trata de justificar la permanencia en prisión de un preso etarra, se acuerdan de todas las personas a las que dejan morir ahogando sus gritos con muros de hormigón, palizas de carceleros sádicos sedientos de violencia, fútbol prensa del corazón, toros y pandereta. Pero, ¡no se acuerdan de esas personas como vehículo de crítica a la genocida política penitenciaria del régimen Juancarlista, no!, se acuerdan de ellas como ejemplo, como señalando que a Bolinaga habría que hacerle lo mismo. Curiosa es la siguiente cuestión:

¿Se acordaría la mitad de lxs lectorxs al día siguiente de ese dato, que cada 3 días, de media, muere un preso por enfermedad en cárceles del Estado español?

No tiene menos gracia (tampoco más) la facilidad que medios asquerosos al servicio de los intereses de la élite parecen tener para acceder a cifras como las manejadas en su artículo, donde afirman que, de media, más de 130 presxs mueren anualmente bien en prisiones del Estado español, bien en sus hospitales satélites. Mientras, organismos como el Centro de Documentación Contra la Tortura, continúan encontrándose cada año con trabas e impedimentas para evitar en lo posible que accedan a cifras reales y fiables de personas presas muertas en prisión así como a los datos de sus respectivas circunstancias de defunción. Parece que, como bien señala la nota del blogger (que reproduzco a continuación), el capitalismo, como sistema que sobrevive reciclándose constantemente a sí mismo, ha optado esta vez por asumir sus propias contradicciones y usarlas como pretexto para reafirmarse y hacerse, si cabe, más totalitario y represor.

Antes de que alguien prejuzgue, diré que no soy pro-etarra, y de hecho ni soy abertzale, ni creo en patria o Estado o nación, ni tampoco soy rojo. Sin embargo, una cosa es no ser pro-etarra, y otra no ser objetivo.

A continuación la nota:

--------------------

Un gigantesco campo de exterminio.

Este es un ejemplo de cómo utilizar las contradicciones internas del enemigo en beneficio propio: "Cada 3 días muere en la cárcel (española) un reo enfermo como Bolinaga", titula hoy el periódico oficialista (como todos) El Mundo, indignado por la concesión del tercer grado al preso de ETA enfermo de cáncer.

A continuación El Mundo facilita más detalles de esta manera: "Más de 130 presos con enfermedades graves fallecen al año, como media, en las cárceles españolas o en sus hospitales de referencia. Es decir, uno cada tres días."

Es obvio que la noticia pretende descalificar a quienes han decidido conceder el tercer grado a Iosu Uribetxebarria Bolinaga. Insinúa que si mueren tantos presos dentro de la cárcel no había porqué tomar ninguna medida de favor con Iosu; sin embargo deja en evidencia, por criminal, a todo el sistema penitenciario del régimen juancarlista, un auténtico y gigantesco campo de exterminio. El enemigo nos da la razón.

--------------------