"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 25 de agosto de 2012

Cómo hacerte un plato vegano, nutritivo y barato.

Bueno.

Como aquellxs "sospechosxs habituales" de este blog que seáis veganxs (o vegetarianxs en proceso de veganización, que nadie es perfectx jeje) ya habréis notado, existe la leyenda de que el veganismo es "para pijxs" o "para peña con pasta" porque (y esto sí que es cierto) la mayoría de productos de tipo tofu, seitán, algas etcétera de cultivo ecológico y comprados en herboristerías, eco-tiendas y demás establecimientos, son insultantemente caros. Esto se debe a los hilos que mueven las corporaciones que gestionan el márketing y la industria de "las dietas", y que convierten en muchos casos el veganismo en un artículo de lujo. Por supuesto, es posible encontrar cosas milagrosas como por ejemplo, un bloque de tofu que encontré una vez en un supermercado y costaba menos de 1 € el bloque de 700 gramos, frente a los casi 5 € que tengo que pagar cada vez que compro tofu en la herboristería de mi ciudad, siendo el bloque de 250 gramos (el día del supermercado flipé, y salí de allí con más de 2 kg de tofu, por poco más de 3 pavos). ¿Cuál es el problema de esto?, la dudosa procedencia de la soja empleada en la fabricación del producto, o en otras palabras, la alta probabilidad de que sea transgénica, lo que hace que el tofu, por muy libre de productos de origen animal que sea, no sea vegano, ya que para mí no tiene ningún sentido salvar animalitxs si luego pensamos soltarlxs en selvas deforestadas y bosques arrasados para cultivar la soja "vegana" con la cual mantener nuestra dieta incoherente y consumista, además de arruinar la economía y futuro de pequeñxs agricultorxs que ven sus cosechas jodidas por culpa de los transgénicos y en algunos casos, incluso se ven tan desesperadxs ante el gigante que se suicidan (en Sudamérica por ejemplo no son pocos los casos). Yo... bueno, lo siento mucho, pero en mi opinión para ser veganx no basta con no consumir nada que provenga de animales, sino que además, debe implicar un estilo de vida que, dentro de las posibilidades de cada unx, rechace en la medida de lo posible los productos de las multinacionales o que contribuyan a los grandes mercados del capital, y si se puede evitar consumir reciclando, robando en el súper o montándote con más compas o colegas un huerto urbano donde sembrar y cosechar algunos alimentos que así evitarás comprar, pues mejor que mejor. Es cierto que es extremadamente complicado vivir sin comprar nada, y a veces a todxs nos toca pasar por el aro, pero hay cosas como los OMG o el "veganismo de supermercado" (como yo llamo a según qué actitudes) que en mi opinión son fáciles de evitar y ayudan bastante a mantener una actitud relativamente consecuente y que no entre en conflicto con nuestras ideas y planteamientos más allá del veganismo, en lo referente al rechazo de la sociedad de consumo etcétera. Estoy cansadito de encontrarme "vegetas democratillas" que han convertido el veganismo en otra moda para alternativxs de mierda, vaciándolo del contenido revolucionario que per se tiene y convirtiéndolo en un nuevo mercado asimilado y reproducido por el sistema.

De todos modos, y al margen de lecciones de coherencia que en cierto modo sobran (pues todxs tenemos alguna incoherencia, aunque joda reconocerlo) me gustaría difundir aquí la siguiente receta que encontré en el blog Dimensión Vegana (aquí), el cual recomiendo visitar con frecuencia porque tiene recetas muy buenas y algunas también muy sencillas (otras más complicadas) y además, tiene un vídeo en cada una donde explica paso por paso cómo hacerlas, lo que facilita el aprendizaje bastante. Un gran trabajo, en mi opinión.

La receta sirve, precisamente, para romper con ese mito de que para comer veganx es necesario dejarse una pasta. Con unas cuantas verduras y legumbres, un poco de arroz y algo de fruta te lo puedes montar y comer de una forma nutritiva y equilibrada, y lo más importante, barata (si pillas las verduras ecológicas quizá te salga un poquito más caro, pero vamos, que tampoco demasiado).

Dado que la receta se divide en tres componentes (que forman el menú) separaré cada cosa:

------------------

Plato Macrobiótico.

Para este plato utilizamos los siguientes ingredientes

2 zanahorias.
150 gr de repollo cortado en tiras.
1/2 pimiento rojo mediano en tiras.
1 taza de arroz integral (variedad al gusto de cada unx).
1/2 taza de alubias hervidas (variedad al gusto de cada unx).
1/2 taza de garbanzos hervidos (ídem).
1 tomate mediano.
1 puñado grande de espinacas o acelga fresca cortada.
1 y 1/2 taza de agua (para hervir el arroz).

- Opcional: Como aderezo, y complemento nutritivo, se puede usar salsa de soja, aceite, sal, gomasio (para hacer gomasio, muele semillas de sésamo tostado con media cucharada de sal) o un condimento a partir de algas nori que tras romper las hojas en pedazos pequeños, deberéis molerlas y ya está.

Yo personalmente recomiendo también usar, a modo de salsa por encima del plato una vez preparado, la salsa de brócoli que podéis aprender a hacer mirando este otro enlace (aquí). Es muy fácil y está muy rica (a mí al menos me encanta).

------------------

Zumo de naranja y zanahoria.

Ingredientes (Para 3 personas)

3 Naranjas
1 zanahoria grande rallada
1 litro de agua fría
azúcar (opcional)
1 pizca de jengibre (opcional)

------------------

Helado granizado de plátano con chocolate y nueces.

Ingredientes para el postre:

2 plátanos medianos maduros y previamente congelados.
15 gr. de chocolate rallado (atentx que sea puro, sin leche ni aditivos animales)
4 nueces peladas.
Un poco de agua.

------------------

Explicados los ingredientes, os dejo el vídeo donde se explica cómo hacer cada cosa (prefiero poner el vídeo que es más explicativo y gráfico que si pongo en cada cosa cómo hacerlo, además de curro que me ahorro).


Con este plato tenéis todas las proteínas esenciales, y también un buen aporte de hidratos de carbono, vitaminas, minerales y además, la forma en que se preparan algunos ingredientes facilita la absorción de los nutrientes por nuestro cuerpo. Si buscáis bien, por menos de 5 pavos podéis tener todo lo esencial, luego las algas si las usáis o la salsa de soja o algunas de las cosas opcionales igual suman un poco de dinero al precio, pero eso no es fundamental para que el plato sea nutritivo.

Yo lo he probado y además, está bastante rico, y se ha convertido (con variaciones, como cambiando algunos ingredientes o usando unas salsas u otras etcétera) en una base de mis comidas y cenas diarias (aunque como más cosas, evidentemente). Un saludo a quien piensa que lxs veganxs sólo comemos lechuga.

Nada más. Disfrutadlo y espero que os guste.
¡Salud y anarko-veganismo!