"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 31 de agosto de 2012

Cinco meses después de la Rosa de Foc, siguen las detenciones.

Una nueva detención tuvo lugar el miércoles en Barcelona, contra Carolina, una joven de 21 años a la que lxs maderxs trasladaron a la comisaría de Les Corts por su presunta participación en los disturbios de que sacudieron la ciudad en el marco de la huelga general del 29 de Marzo. En concreto, los cargos guardarían relación con la presunta vinculación de Carolina con el piquete que prendió fuego a un establecimiento de la multinacional asesina Starbucks. La acusarían, según la prensa burguesa, de "tirar unos papeles ardiendo al interior, una vez que ya estaban rotos los cristales". Yo pregunto... ¿de tirar papeles ardiendo?, uf, seguro que dos servilletas en llamas son capaces de prender fuego a todo el establecimiento, ¡esa chica es una terrorista en potencia!, ¡a la cárcel!, ¡al manicomio!, ¡al paredón!... Pues por ridículo que parezca (y bromas aparte) la compañera se enfrenta ahora a delitos de incendio, desórdenes públicos, daños, y delito contra las libertades públicas (tiene gracia que ese delito exista en un sistema que vulnera constantemente las libertades de las personas, especialmente cuando tal violación esconde algún beneficio económico).

Pese a que la fiscalía pedía en un primer momento enviar a la chica a prisión preventiva, el juez consideró exagerada tal postura y no aceptó la petición. La joven salía en libertad con cargos al día siguiente, tras tomarle declaración. En la puerta de la ciudad de "justicia" se realizó una concentración solidaria.

Con esta, van ya 113 personas detenidas por los hechos del 29 de Marzo en Barcelona, de las cuales ya han sido imputadas un total de 47. Cuando cuente con más información iré actualizando.

El 29 de Marzo, una vez más, se demostró, en Barcelona con especial claridad aunque también en otras ciudades del Estado, que cuando las manifestaciones orquestadas por el poder y los borreguiles paseos de pacifismo y cobardía dejan paso a la rabia desbocada de un pueblo que se levanta contra lxs gestorxs de la miseria cotidiana y sus estructuras y propiedades, a lxs de arriba les entra el canguelo. La represión desatada durante y después de la huelga no ha sido moco de pavo, y como veis la caza de brujas continúa. Sin embargo, la rabia también sigue creciendo cada día y poco a poco nos hacemos más y más fuertes, para que un día de estos podamos decir por fin que nada volverá a ser igual, el día en que la normalidad no vuelva y la luna no necesite salir porque en las calles, el fuego de las barricadas iluminará no una, ni dos, ni tres, sino el resto de noches de nuestras vidas hasta que este sistema y su mundo caigan por fin. Nada ha hecho más que comenzar, ni vuestra represión, ni nuestro asalto.