"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 17 de julio de 2012

Prisión para varixs detenidxs en las acciones contra la cumbre del G-8 en Génova, en el 2001

Después de 11 años de aquellos sucesos que marcaron un antes y un después para el movimiento anti-globalización y también para el movimiento anti-capitalista y autónomo, el capital decide vengarse contra diez de lxs activistas detenidxs en las protestas, por haberse atrevido a desafiar a lxs que entonces eran lxs principales responsables de la miseria global delante de sus narices.

Mientras que Mario Placcanica, policía responsable del asesinato a sangre fría de Carlo Giuliani (joven anarquista de Génova de 23 años que murió en aquellos disturbios, tras recibir un balazo en la cabeza y ser posteriormente atropellado por el mismo policía) fue absuelto alegando que era un madero en fase de pruebas y que la responsabilidad fue de quien envió a alguien inexperto al punto más caliente de la ciudad, (aunque en cualquier caso tampoco ningún cargo superior pagó por la muerte de Carlo, por lo que se puede comprobar que esa una simple excusa para eludir las responsabilidades policiales por el asesinato); Mientras que, pese a que algunos agentes fueron suspendidos de empleo y pagaron multas, nadie pisó la cárcel por el brutal asalto policial a la escuela Díaz, una escuela en cuyo interior dormían un alto número de personas participantes de las manifestaciones sin meterse con nadie cuando la policía irrumpió y torturó literalmente a todo el mundo, además de realizar incontables detenciones sin razón alguna; Mientras que en la calle todo tipo de personas fueron brutalmente agredidas por la policía... lxs activistas son lxs represaliadxs con sentencias de entre 10 y 15 años de cárcel. Todo por proponer un reparto más equitativo y responsable de los recursos, por plantear otras formas posibles de vida al margen de las imposiciones de la clase dominante, en definitiva, por soñar con otro futuro posible.

Entre lxs 10 condenadxs, habría dos personas que ya están en el talego. Otras dos estarían en paradero desconocido, y con sendas órdenes de arresto pesando sobre ellos, emitidas por la fiscalía de Génova. Por último, habría otras tres personas pendientes de ingresar a la cárcel, y otras cinco esperando a que se resuelvan las apelaciones que han presentado respecto a sus cargos:

------------------

Sentencias:

-Alberto Funaro: 10 años (ya está en el talego)
-Ines Morasca: 6 años y 6 meses
- Marina Cugnaschi: 12 años y 3 meses (contando el beneficio de la reducción de 9 meses; ya está en prisión)
- Vincenzo Vecchi: 13 años (contando el beneficio de la reducción de 9 meses; se encuentra en paradero desconocido)
- Francesco Puglisi: 14 años (contando el beneficio de la reducción de 12 meses; se encuentra en paradero desconocido)

En libertad bajo fianza a la espera de que se resuelvan sus apelaciones respecto a sus cargos:

- Carlo Arculeo (8 años)
- Carlo Cuccomarino (8 años)
- Luca Finotti (10 años y 9 meses, contando el beneficio de la reducción de 12 meses)
- Dario Ursino (7 años)
- Antonino Valguarnera (8 años)

------------------

Las acciones solidarias no han tardado en aparecer. En Atenas, anarquistas del colectivo "Círculo de fuego" editaron un texto en solidaridad con lxs condenadxs de Génova 2001, y además, colgaron una pancarta solidaria en la entrada a la mítica Escuela Politécnica, en la calle Patission.

El texto (en inglés) podéis encontrarlo aquí.


Por su parte, en Seattle (EE.UU.) individualidades anarquistas reivindicaron la rotura de los cristales de dos sucursales bancarias y de un establecimiento de Starbucks, en solidaridad con lxs compañerxs represaliadxs.

Aquí el comunicado en castellano en Contrainfo.

Hoy en día, el fantasma del bloque negro es casi una simple sombra, un recuerdo sensacionalista en las noticias alarmistas de los mass-media, de cara a justificar los ingentes gastos en seguridad en vísperas de cumbres y otros grandes eventos internacionales. Periodistas bocazas hablan de él, igual que cuando se inventaron tan impactante nombre para referirse a la peña que reventó las cumbres en Seattle, Génova, Praga, Rostock, Strasburgo o Toronto. Sin embargo, el sueño sigue siendo posible, y también lo es la posibilidad de trasladar al campo de la vida cotidiana la realización del deseo, la consumación de la venganza y la organización de la rabia popular enfocada a atacar los símbolos y mecanismos de todo aquello que nos explota y mata a diario.

Aquí podéis encontrar el documental "Genova Libera" sobre aquella contra-cumbre.

En tres días, se cumplirán 11 años del asesinato de nuestro compañero Carlo Giuliani por la policía fascista italiana.
20 de Julio del año 2001, plaza Alimonda, Génova. Nada ha terminado.
¡Venganza!