"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 11 de julio de 2012

Tres acciones por la liberación animal reivindicadas recientemente.

Según informó Contra-info a través de la publicación digital anti-especista Bite Back (aquí), el Frente de Liberación Animal ha reclamado el sabotaje a una granja de faisanes. Según el comunicado, la acción habría inutilizado, temporalmente al menos, uno de los tractores propiedad de la granja echando azúcar en el depósito de gasolina y a mayores se habrían liberado más de 200 faisanes.

Aquí el comunicado en castellano en Contrainfo.


-------------------

En Friburgo (Alemania), por su parte, fueron destruidos o pintados más de 100 carteles de publicidad del circo Krone, el cual al igual que otros muchos, encuentra divertida la tortura, encierro y mutilación de los instintos de lxs animales a lxs que luego usarán como simple objeto de divertimento, encarceladxs en vidas desnaturalizadas y sometidxs al stress y las jaulas.

La acción fue también reivindicada por el FLA.

Aquí el comunicado, también en Contrainfo.


Dejo también el fanzine con el texto "Cómo romper el corazón de un elefante", de Brian O' Biren (aquí), al respecto de los circos con animales y de la atrocidad y tortura que supone para muchxs animales, centrándose en el caso de lxs elefantes, dado que mucha gente no está concienciada al respecto de todo lo que se encuentra detrás de tanta "diversión".

-------------------

En Ucrania, por su parte, una célula del Frente de Liberación Animal reclamó, asumiéndose también como parte del proyecto insurreccionalista informal de FAI/FRI, la colocación de un artefacto explosivo en uno de los desgraciadamente numerosos hornos crematorios que el nazismo especista del Estado ucraniano instaló con motivo de la celebración del Euroopio 2012. Esto significó, para quienes no lo sepan, el exterminio sistemático e indiscriminado de varias decenas de miles de animales inocentes. Las cifras oscilan, y mientras unas fuentes hablan de 20.000, otras afirman 80.000, otras más de 100.000 y he llegado a ver fuentes que hablaban de más de 200.000), pero en cualquier caso, el acto de arrebatar una sola vida, y sobre todo, de hacerlo por una razón tan ridícula como que la presencia de animales sin hogar en las calles afea las ciudades, es totalmente intolerable.

Para la acción, el pasado 9 de Mayo (ya hace tiempo, si, pero la acción se hizo pública el 3 de Julio) lxs activistas se desplazaron al recinto del vertedero de desechos sólidos donde la empresa tiene sus instalaciones con la intención de destruir toda la infraestructura, pero al parecer, los ladridos de lxs perrxs habrían alertado a lxs compañerxs de la presencia de lxs trabajadorxs que hacían el turno nocturno y habría atraído además a más perrxs guardianxs, que levantaron alboroto y atrajeron a las autoridades. Finalmente, lxs activistas optaron por destruir al menos el crematorio, según informa el comunicado, y colocaron la bomba en el interior del horno que quedó destruido tras explotar instantes después.

Aquí hay que hacer un inciso. En el comunicado, se puede leer lo siguiente: "Sin embargo, hemos fallado en nuestro plan de dañar o destruir toda la infraestructura: el alboroto levantado por los perros encarcelados nos avisó de la presencia del turno nocturno que opera la planta durante las horas oscuras". ¿Quiere decir esto que estarían dispuestxs a destruir toda la instalación sabiendo que hay animales inocentes encerradxs dentro?, espero que no porque, de ser así, en mi opinión no estarían siendo muy coherentes y de hecho, yo condenaría abiertamente la acción. No obstante, espero que se deba a una mala interpretación por mi parte o por parte de las personas que hayan traducido el comunicado.

Cabe decir que la empresa a la que habían marcado como su objetivo se atreve a presentarse al público bajo el nombre de "Veterinaria". Tal eufemismo me recuerda a cómo en el campo de exterminio de Auschwitz II - Birkenau, en la Polonia ocupada por lxs nazis durante la 2ª Guerra Mundial, las personas seleccionadas por el demoníaco Dr. Mengele para ser gaseadas por no poder trabajar, pasaban al interior de un camión con el símbolo de la cruz roja, que tenía, en palabras de oficiales juzgadxs en Nüremberg tras la guerra, el objetivo de que se confiasen, pero lejos de ser una cuestión sanitaria, el vehículo les llevaba a las cámaras de gas de donde nunca volverían a salir por su propio pie (o en defecto de esto, otra finalidad era gasear a la peña dentro del propio vehículo, que contaba con un tubo de escape modificado que enviaba el gas del motor al interior de la parte trasera donde iban lxs prisionerxs). Cruel paradoja de la civilización burguesa, miles de animales sufriendo y muriendo entre montones de basura derivada del consumo desaforado de la sociedad desnaturalizada y apática.

Por supuesto, tras la Eurocopa, el Estado ucraniano continúa encerrando y asesinando animales no-humanxs que viven en la calle y lo único que ha cambiado, es su ridículo pretexto para justificar la matanza.

Aquí el comunicado en Viva la anarquía.

La liberación animal no es negociable.