"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 21 de julio de 2012

Desalojado el CSO Barrilonia, en la rambla del barrio del Raval (Carcelona)

Según informaron varios medios burgueses, que me niego a enlazar por razones evidentes, esta mañana la Guardia Urbana habría desalojado el Centro Social Okupado Barrilonia, situado en la rambla que colinda con el barrio del Raval, en Barcelona (Cataluña, Estado español).

Al parecer, según información del ayuntamiento de Barcelona, el desalojo habría sido correctamente notificado a algunxs habitantes y usuarixs del espacio y se habría desarrollado sin incidentes. Dicho desalojo obedecería además a una orden judicial que dictaba la medida para prevenir un supuesto riesgo de derrumbe, dados los presuntos problemas estructurales que presentaría el edificio. Supongo que claro, ahora con esos presuntos "problemas estructurales" será mejor tirar abajo el edificio y en su lugar, luego, "tal vez" aparezca un edificio barato, lleno de pisos a precios prohibitivos, más a juego con el modelo de ciudad que quiere la burguesía local, y no como aquel rincón donde un grupo de personas se atrevían a soñar entre el turismo y el Raval, con lxs guiris a un lado y el gueto al otro, en el medio de dos realidades que se determinan mutuamente, ya que mientras el barrio empobrece y es cada vez más conflictivo, el ayuntamiento y sus fieles servidorxs continúan impulsando un modelo de desarrollo a favor del turismo, y que olvida por completo a quienes viven allí todo el año.

Como decía una pintada en otra zona de la ciudad, el parque Güell, Karcelona, buena para lxs turistas, pero mala para sus habitantes.

Un grupo de aproximadamente medio centenar de solidarixs se habría concentrado en la puerta, para dar su apoyo a lxs recién desalojadxs.

Situada en el núcleo turístico de la que a su vez, es una de las principales atracciones turísticas ya no del Estado español, sino de la propia Europa del capital (de hecho, Barcelona parece cada vez más una maqueta a escala de esta última), en la okupa se ofrecían varios talleres y otras ofertas culturales gratuitas que contrastaban con el modelo de pseudo-cultura consumista con la que las instituciones pretenden apropiarse de las zonas de la ciudad en las que todavía perdura un cierto espíritu combativo y de compartir algo más que conversaciones banales o tardes en museos de "arte" (post-) moderno.

Una pena la verdad, cuando estuve en Barcelona la peña de ese espacio se portaron bastante bien conmigo pero bueno, cosas que pasan. Ánimo compañerxs, y a volver a empezar en otra parte.

Las casas se vacían, los sueños se refuerzan.