"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 29 de junio de 2012

Sobre el caso del compañero Giuseppe.

El compañero Giuseppe fue arrestado en el marco de la Operación Osadía (aquí la noticia en este blog) única y exclusivamente por ser una de las personas que gestionaba páginas de contra-información anarquista como  CulmineParole Armate e Iconoclasta. Según lo declarado por la bastarda Manuela Comodi, jueza que ordenó y que maneja la operación represiva contra lxs compañerxs del pasado 13 de Junio, Giuseppe se encontraría secuestrado por el Estado porque "elaboraba, escribía, o en algún caso divulgaba mediante la web blog Culmine, Iconoclasta o Parole Armate documentos y comunicados referidos a las actividades criminales de los grupos de la organización anarquista informal". En otras palabras, que le han trincado por romper el bloque mediático establecido por el sistema, como hago yo, como hacemos muchas y muchos de nosotrxs tanto en internet como en la calle a través de panfletos, carteles, fanzines, charlas, manifestaciones, concentraciones y otras acciones de difusión y agitación propagandística.

En un momento como éste, este tipo de reacciones por parte del Estado son de esperar. Asistimos al declive de un modelo que ya no tiene salvación. Para su supervivencia, el actual orden socio-económico necesita aumentar la deuda, pero no es tan sencillo pues en una tierra asfixiada, cada vez más envenenada, artificializada y violada por la bio-tecnología y la ingeniería industrial, no encuentra los recursos esenciales para ello, y para obtenerlos necesita provocar cada vez más guerras y desastres naturales que traen unas consecuencias que están llenando de rabia y de sed de venganza a cada vez más personas, que están transformando esos sentimientos en rebelión y en una fuerza vital que sienta las bases de nuevas formas de comunidad, y de bio-política incontrolable. Dicho deseo de destrucción de lo existente deriva de una creciente desigualdad, de una precarización institucionalizada y salvaje de las condiciones de vida de lxs explotadxs y de un aumento de la sofisticación de la represión a todos los niveles, puesto que el Estado puede prever ya el advenimiento de la que es sin duda alguna la consecuencia lógica de esa desesperación; el desencanto, la pérdida de toda esperanza y la aparición de la necesidad vital de organizarse al margen de los parámetros del dominio para asaltar los templos de consumo y paralizar y dar fuego a la metrópolis, al corazón de la bestia que alimenta artificialmente al capital a través de un determinado proceso de gestión social, económica y política que se desarrolla en sus congestionadas y super-pobladas arterias y que nos hace sin que nos percatemos sus esclavxs dependientes, sonriendo con anti-depresivos y sueldos miserables.

La nueva burguesía (y sus representantes y valedores ante la plebe, el Estado y las instituciones) saben perfectamente que su mundo se está viniendo abajo y antes de que todo estalle, intentan sembrar el miedo entre las filas disidentes y entre todas las personas que estén pensando en involucrarse en proyectos de lucha social sea clandestinamente o desde posturas centradas en el activismo a pie de calle y visible. Para que se den esas condiciones, la televisión y la prensa comercial escrita manipulan la realidad a su antojo, creando el caldo de cultivo necesario para justificar las diferentes intervenciones represivas, los crímenes de Estado o los genocidios militares perpetrados por los mismos ejércitos "humanitarios" y "democráticos" que, algún día, también servirán como una forma de militarización del territorio interno, para hacer frente a las insurrecciones que aún están por llegar (Grecia 2008, Londres 2011, París 2005... sólo son chispas).

Ante todo esto, sólo nos queda la solución de lograr destrozar el escaparate de la falsa vida y evidenciar más allá de las barreras del gueto la miseria cotidiana de la que somos objeto inconsciente, antes de que sea tarde. Lo que más teme el dominio es una comunicación fluida entre lxs explotadxs y las personas que conscientes han (hemos) tomado un camino y lo han llevado hasta unas determinadas consecuencias (si bien no todxs somos insurreccionales clandestinxs, esta guerra es de todxs y ningún/a compañerx debería quedarse solx y menos si está en manos del poder).

Por lo tanto, la contra-información y la propaganda por el hecho son cada vez más necesarias y no se puede permitir que se convierta en una práctica común el arrestar a compañerxs por difundir unas determinadas ideas ya sea en Internet o en las calles.

Invito a leer este otro texto en Contrainfo (aquí).

-----------

Italia - "Operación Osadía" : CONTRA EL TERRORISMO MEDIÁTICO Y DEL ESTADO.

Desde siempre el rol investido por los media ha sido el de crear y gestionar la opinión pública. Crear detalladamente la información de masa sobre la base de elecciones precisas respecto a la tipología, a los tiempos y a la cualidad de las noticias divulgadas.

No sólo el rol mismo del aparato mediático es el de filtrar la comprensión de la realidad social que nos envuelve, sino que el periodismo y la televisión son parte integrante del dominio. Generalmente preparan el terreno con artificiosos alarmismos para las operaciones militares y las operaciones represivas y justifican públicamente las operaciones.

Respecto a esta función de los media, la operación contra lxs anarquistas denominada “Ardire/Osadía” que lleva la mañana del 13 de junio a 40 registros, 24 notificaciones de investigación y 10 detenciones, uno también aquí en Génova, es ejemplar. El artículo de acusación es el 270bis, asociación subversiva con finalidad de terrorismo. Además del habitual, pero no poco fastidioso y faccioso mecanismo de agitar el monstruo en primera página, en este caso la espectacularización mediática de los acontecimientos ha creado un fuerte aval y legitimación a la operación, tapando la inconsistencia real de la teoría acusatoria.

No nos sorprende que en un clima social de creciente agitación como el que estamos viviendo, el Estado intervenga. En una situación que da fuertes señales de podérseles escapar de las manos, frente a una economía que no alcanza a sostenerse, hecha de especulaciones y calamidad por gestorxs, el Estado procede al refuerzo de la militarización de los territorios, para mantenerlos dentro de los rangos de su control y de su gestión.

Después de haber aterrorizado con diversas estrategias, desde la de la tensión hasta la del hambre, de la del chantaje a la de la ridiculización, el Estado trata de orientar el miedo y la inseguridad de todxs hacia quien abiertamente, con rabia y determinación se declara y se alinea de forma directa contra el dominio.

Cuando las personas, tras la pérdida de las propias seguridades y de las libertades democráticas empiezan a transformar la propia exasperación en rabia, y la propia rabia n rebelión, creando momentos de ruptura en el orden social mediante la acción directa, el poder tensa la horquilla represiva llenando el código de procedimientos penales y el ordenamiento penitenciario de nuevos y fantasiosos artículos de limitaciones de la libertad y criminalización absoluta de la opinión, del pensamiento además de la acción, en el temor de su reproducibilidad.

Estando en sus intereses, el poder trata de fragmentar, categorizar, aislar, fomentar la guerra entre pobres, acallarnos y empobrecernos a nivel humano y social, dentro de las prisiones, y fuera como en una gran cárcel a cielo abierto.

Frente a esto no podemos más que reconfirmar nuestra adversidad a este sistema podrido que se tambalea, en el empeño constante hacia su vuelco, lejos de las lógicas de las distinciones y de las tomas de distancia, funcionales para el Poder.

La represión y el terrorismo mediático no pararán las luchas así como no conseguirán extinguir la solidaridad con quien lucha contra este orden de cosas.

Nuestra solidaridad va para lxs preseguidxs, investigadxs y arrestadxs.

LIBERTAD PARA GABRIEL, MARCO, PEPPE, SERGIO, KATIA, ALESSANDRO, PAOLA, GIULIA, ELISA y STEFANO.

-----------