"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 1 de junio de 2012

El final del Caso Bombas más cerca que nunca. Resumen de los últimos avances.

El juicio del Caso Bombas continuaba con el comienzo de la exposición de las pruebas por parte de la defensa de lxs acusadxs. Empezaron por el compañero Francisco Solar, en cuya defensa fueron finalmente desmentidas las supuestas trazas de TNT que la fiscalía, durante todo el juicio y siempre sin éxito se ha intentado demostrar que se encontraron en las ropas y manos de algunos compas. De todas formas, casi me atrevería a dar por sentado que no cabe duda de que la acusación hará lo posible por intentar que vuelvan a aparecer, y si no al loro.

Tras ésto vino la defensa de la compañera Mónica Caballero, que llamó a otro compañero, habitante de la casa okupada La Crota (donde Mónica también residía), y que desmintió todas las películas que se había montado la fiscalía al respecto de la casa, tratando de hacer creer que el centro social y las actividades eran simples tapaderas para lo que en realidad sería un cuartel general para la ya sobreseída asociación terrorista, donde se fabricarían los explosivos y se planificarían los atentados, teniendo espacios comunes y espacios reservados (siendo los reservados los espacios como las habitaciones de lxs compas o similares, donde la razón por la cual no se dejaba pasar a cualquiera, no sólo no tiene nada que ver con el terrorismo sino que además, resultan bastante fáciles de deducir).

Tras la defensa de Mónica llegó el turno del compañero Omar Hermosilla, al cual culpaban de haber actuado como financista de la presunta asociación terrorista. No obstante, cuando el tribunal decidió sobreseír dicha asociación, no sobreseyó los cargos contra Omar, a pesar de que se encontraban directamente vinculados (¿cómo se financia una asociación terrorista que no existe?). La defensa de Omar Hermosilla expuso una vez más que el dinero que se recibía no iba destinado a ninguna acción terrorista, sino a apoyar económicamente a lxs presxs políticxs y a sus familiares, para facilitarles los gastos de desplazamiento a visitar a sus seres queridxs, o los gastos judiciales.

Además, en esa defensa del compañero, estuvo presente Gabriel Salazar, premio nacional de historia en Chile, quien realizó acertadas declaraciones (lógicas, por otra parte, pero necesarias en un contexto en el que incluso las mayores obviedades necesitan ser aclaradas para desbancar las mentiras de la fiscalía) sobre varios aspectos del juicio, y sobre las acusaciones y mitos que la acusación ha montado sobre las casas okupas.

Una de ellas es bastante esclarecedora: “No se puede decir que por el hecho de que lxs jóvenes se juntan allí, que hay varixs que son anarquistas y se juntan en la casa okupa, ésta forma parte de una red, una infraestructura, una asociación conspirativa de carácter terrorista. Eso es una ilusión de la figura acusatoria terrorista, casi un montaje". Bueno, yo en lo de "casi un montaje" suprimiría el "casi", porque creo que está bastante clara la cosa.

La defensa llamó también a declarar a los dos artífices principales del montaje, el ministro del interior, Rodrigo Hinzpeter, y el entonces fiscal jefe de la fiscalía sur, Alejandro Peña, ahora ascendido como el subalterno favorito del primero. No obstante, y como era de esperar, nuevamente el ministro del interior puso pegas absurdas, aprovechando que la ley le permite escoger dónde y cuándo declarar. Así retrasa el juicio (lo que sin duda da tiempo a su séquito para articular nuevas estrategias con las que salir del paso) porque el tribunal tiene que comprobar el lugar escogido por el ministro para ver si es adecuado tanto a nivel de seguridad como a nivel de disponibilidad.

El ministro habría cambiado el lugar un total (hasta el momento) de 3 veces, con las consiguientes ralentizaciones que ello supuso para el juicio. La última información situaba el lugar y momento acordados en el departamento de migración y extranjería del ministerio del interior, a las 9:00 de la mañana del pasado 24 de Mayo. Aquí podéis leer el artículo de lxs compas del grupo de apoyo a lxs presxs políticxs en Chile, y ver varios vídeos de las declaraciones del miserable señor Hinzpeter.

También, si os interesa, aquí se pueden encontrar enlaces a varias noticias aparecidas estos días en diferentes medios de la prensa burguesa y corporativa al respecto del desarrollo del juicio del Caos Bombas, perdón, del Caso Bombas.

Por otro lado, hay que mencionar que mientras se esperaba por las declaraciones del ministro del interior, se prosiguió con la defensa de lxs compañerxs, así como también de Gustavo Fuentes. En lo relativo a la defensa de este último, se trató de excusar su deleznable conducta en su adicción a las drogas y sus problemas psicológicos. Recordemos que Gustavo Fuentes Aliaga, apodado "Grillo", era vecino de la okupa Sacco y Vanzetti, y pareja sentimental de una de lxs compañerxs que fueron involucradxs en este montaje, Candelaria Cortés, a la cual este bastardo apuñaló en una discusión. Se encontraba cumpliendo condena por este acto cuando la fiscalía recurrió a él para articular y desatar la operación represiva que dio comienzo al Caso Bombas, la Operación Salamandra. En esta operación, Gustavo se confesaba como autor material de al menos dos atentados con bombas en Santiago de Chile,  uno contra un concesionario de coches de la empresa ATAL y otro contra el Consejo de Defensa del Estado, afirmando que al menos uno de ellos lo habría cometido junto a un compañero, Francisco Solar (algo que el compañero ha negado reiteradamente). Gustavo, además, involucró a más compañerxs con otras estratagemas, como por ejemplo diciendo que era suya una declaración de la cual luego trascendió que varios fragmentos habían sido escritos por la propia fiscalía, y que buscaba incriminar a lxs compas para justificar la represión. Aquí y aquí podéis encontrar sendos artículos en la prensa burguesa al respecto de ésto. En resumen, violencia machista hacia su ex-compañera sentimental, engaño y traición a varixs compañerxs mintiendo sobre ellxs e involucrándoles en delitos que ellxs no habían cometido, colaboración con la policía para articular el montaje represivo contra las ideas que él decía tener... vamos, todo un "mártir de la causa" el tío. Sólo espero que tarde o temprano pague todo esto bien caro.

En fin, tras el turno de Gustavo Fuentes le tocó a Felipe Guerra, al cual acusan de haber tomado parte en el mismo atentado en cuya realización falleció tristemente el compañero Mauricio Morales, al explotar la bomba que pretendía colocar en la escuela de gendarmería el 22 de Mayo de 2009, mientras la transportaba en su mochila. La muerte de Mauricio Morales, por cierto, cumplió recientemente 3 años, con varios comunicados en contra-informativas de reflexión y apoyo, así como también acciones solidarias. El cargo que imputan a Felipe Guerra es el de acompañar, supuestamente, a Mauricio aquella noche, lo cual es absurdo y de hecho, Felipe siempre negó esa responsabilidad. La defensa mostró de todas maneras que, si tenemos en cuenta la distancia a la cual, según el informe de la fiscalía, el compañero Felipe Guerra estaría de Mauricio Morales, la detonación del artefacto debería haber alcanzado a Felipe, tal vez no con la fuerza suficiente como para acabar con él, pero sí con fuerza como para provocarle heridas superficiales y para causarle un daño auditivo. El compañero no presenta ninguna lesión, ni tampoco la presentaba, según diferentes testigos, en la fecha del atentado, además de que otras personas pudieron corroborar su coartada demostrando que él no estaba con Mauricio. Finalmente le tocó a Carlos Riveros, que también se encontraba acusado de financiación de la falsa asociación terrorista.

En otro orden de cosas, en el congreso de diputadxs de Chile se ha creado una comisión destinada a la investigación de posibles intereses políticos en el Caso Bombas, en concreto focalizando la investigación en dos sujetos: Alejandro Peña y Rodrigo Hinzpeter. Diputadxs de la oposición y de varios partidos de izquierda han solicitado que vayan a declarar al respecto para hacerles varias preguntas que pedirán responsabilidades y exigirán un esclarecimiento de la situación que determine la clase de intereses que realmente había detrás del Caso Bombas (aunque yo creo que ya está muy claro).

Como informan compañerxs del grupo de apoyo a presxs en su resumen (aquí), esto no significa en ningún caso una simpatía repentina de las instituciones hacia lxs compas encausadxs, sino que más bien viene a traducirse en una rectificación oportunista para mantener su imagen de Estado democrático y de derecho, especialmente para la ciudadanía aborregada que todavía confíe en las ilusiones de concordia y pluralidad después de tantos crímenes y actos de terrorismo de Estado encubierto que se han cometido y se siguen cometiendo en Chile contra quienes luchan, o contra quienes menos tienen (introducción de drogas y represión policial salvaje a lxs habitantes de los barrios periféricos de las grandes ciudades como Valparaíso o Santiago de Chile, ley anti-terrorista -lxs mismxs que la heredaron de la dictadura ahora la critican para lavarse las manos-, tortura y asesinatos de pobladorxs mapuches en el sur de Chile, saqueo de la tierra y aniquilamiento del medio ambiente, y una larga lista de atrocidades cometidas y/o respaldadas por el Estado chileno y por todos los partidos que ahora dicen oponerse a este proceso).

Y bueno, como en casi todas las entradas que he ido redactando basándome en los resúmenes del grupo de apoyo a lxs presxs políticxs, esta no podría estar exenta de su anécdota curiosa. Por un lado, tenemos a un periodista que, primero, sacó foto a un testigo y luego le identificó como uno de lxs acusadxs, además de fotografiar las notas, apuntes y pantallas de ordenador de la defensa de lxs acusadxs (algo que está prohibido). En cualquier caso, algunas fotos fueron publicadas y una de ellas, al parecer, fue la siguiente, donde se ve cómo en el ordenador, uno de lxs abogadxs de lxs compas tenía escrito en su pantalla "Periodistas conchas de su madre". Al principio pensé que era un montaje bromista de lxs compañerxs, pero no, y al parecer, el gremio de periodistas se ha cabreado y ha exigido disculpas. Según algunos medios de la prensa burguesa chilena, en otra audiencia anterior periodistas habrían fotografiado a la defensa jugando al juego de cartas de Solitario en su ordenador. Dejo la foto para quien se quiera reír un rato:


También son dignos de mención especial los hechos que envolvieron a la explosión en Ñuñoa.

En Villa Olímpica, lugar de la comuna de Ñuñoa donde hubo un terremoto que obligó a desalojar varias viviendas en el año 2010, un trabajador que se encontraba entonces trabajando en las obras de reconstrucción de uno de los edificios afectados por el seísmo, encontró una granada de mano y, confundiéndola con otra pieza de escombro más la tiró al montón de chatarra, provocando que explotase y quedando seriamente herido. El alcalde de Ñuñoa trató de vincular este hecho con el Caso Bombas, ya que en ese edificio, al parecer, había sido detenida al menos una persona relacionada con el caso, y que además, siempre según su testimonio (tan fiable como las predicciones de la pitonisa Lola), según "sus informaciones" (que no ha precisado, como de costumbre) en la bodega de ese edificio se habría encontrado material explosivo (hecho que habría motivado la detención de la persona que el alcalde relacionó con el Caso Bombas y que le sirvió para relacionar lo de la granada con dicha operación represiva).

Lo cierto es que una vez más las fantasías y la imaginación del poder en Chile vuelan demasiado lejos y se estrellan contra el escaparate a través del cual observan su particular realidad, y es que resulta que la granada que explosionó hiriendo al obrero era propiedad de un hombre de avanzada edad que era padre de uno de lxs habitantes de ese edificio. El hombre, que había sido veterano en la fuerza aérea de Chile, había guardado el explosivo como recuerdo. El terremoto habría hecho que fuese encontrado y al manipularlo y tirarlo, explotó.

No contento con esto, Sabat, alcalde de Ñuñoa, habría precisado que se trataba de un artefacto de tipo "Rocket" soviético. Pero como ya ha quedado más que demostrado, no sólo no era un rocket (sino una granada de mano) sino que además, era del ejército de Chile, no del soviético.

La cosa como veis sigue igual, no siendo porque según informaba Liberación Total (aquí), hoy, viernes 1 de Junio de 2012, estaba acordado que finalmente se dictase sentencia contra lxs compas. Sí, sí, has leído bien, tras más de 2 años de empezar esta oleada represiva, tras más de 6 meses de juicio político, tras tantas entradas, sucesos, penurias y alegrías, hoy a las 11:00, supuestamente, se dictó sentencia. Aún no hay datos al respecto pero actualizaré en cuanto encuentre algo.

Solidaridad incondicional con lxs compañerxs del Caso Bombas.
No a la ley anti-terrorista.
Vuestra democracia es hija de Pinochet.