"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 19 de junio de 2012

De la sangre invisible a la sangre envenenada - Ano Liosia y los disturbios entre gitanxs y policía

Mucho se ha escrito, debatido, leído, proyectado, incendiado, ganado y perdido en recuerdo de aquellas revueltas del Diciembre, pero sin embargo, no se ha dado tanto bombo a situaciones más localizadas, de una menor envergadura y silenciadas por los mass-media.

Antes de nada, cabe señalar que la relación entre la comunidad gitana residente en Atenas y la policía está en tensión constante desde los sucesos que tuvieron lugar el 5 de Enero del pasado año 2011, cuando un policía de la brigada DIAS atropelló a sangre fría a una niña gitana de sólo 6 años de edad, mientras se encontraba junto a otrxs niñxs cantando villancicos en la calle en la víspera del día de reyes (feliz navidad...)

Según testigos, el madero, tras el impacto, la habría arrastrado a lo largo de 150 metros, para luego pasarle finalmente por encima y marcharse sin ayudarla. La niña lógicamente no sobrevivió. Una vez la noticia se hizo pública, una concentración espontánea reunió a 100 personas ante la comisaría del barrio de Nea Ionia, a la cual estaría relacionado el asesino de la niña, y la atacaron con objetos contundentes y fuego.

El madero, por su parte, fue arrestado pero salió ese mismo día en libertad bajo fianza, puesto que la fiscalía se basó en que había sido un accidente a pesar de los testimonios de numerosxs vecinxs que aseguraron que no sólo la atropelló, sino que la arrastró durante un trecho para luego pasarle por encima y abandonarla a una muerte segura.

Aquí podéis encontrar la noticia en Contrainfo, publicada por aquel entonces.

Desde entonces, la cosa no ha hecho más que ir a peor, y finalmente, algo tenía que pasar. Es el caso de la situación que ha vivido estos días la zona de Ano Liosia, situada en el noroeste de Atenas. Según informó Occupied London (noticias desde Grecia en inglés, aquí), el pasado domingo se produjo un accidente de tráfico en una de las calles del barrio, chocando una furgoneta conducida por un hombre gitano contra una unidad en moto de la DIAS (policía motorizada). El resultado fue uno de los agentes muerto y el otro seriamente herido. Respecto a las circunstancias reales en las que se produjo el accidente, ambas partes han denunciado que el opuesto (es decir, la policía acusa al gitano y la comunidad gitana acusa a la policía) se habría saltado una señal de Stop, produciéndose la "tragedia" (si es que se puede llamar así a un madero muerto y otro herido grave, ya que yo sinceramente no creo que sea la palabra más adecuada).

Lo que siguió era de esperar. Aunque al parecer todavía no hay mucha información al respecto, parece ser que la policía no tardó en asaltar el barrio, con el pretexto de una operación de seguridad para encontrar al gitano que, según ellxs, sería responsable del accidente que mató a un compañero suyo y dejó a otro grave. Con esa excusa, la policía irrumpió en el poblado gitano, allanando hogares y maltratando a personas inocentes sólo por su etnia, al más puro estilo de las SS en los ghettos judíos durante la 2ª G. M. 

Además, lxs bastardxs neo-nazis de Amanecer Dorado habrían aprovechado la ocasión para, una vez más, representar su xenofobia y sus discursos absurdos, realizando una concentración espontánea en el barrio en la que increparon, amenazaron, agredieron e insultaron a todxs lxs gitanxs que se cruzaron en su camino (nota: la información respecto a la concentración neo-nazi no estaría confirmada, según Occupied London).

Lxs gitanxs no tardaron en reaccionar, y se produjeron disturbios y choques entre la policía y lxs incontroladxs que tomaron las calles, incendiaron un autobús e incluso habrían disparado a la policía, dejando una cifra de 6 maderos heridos (cifra extraída de la noticia de Occupied London, sin confirmar). Al parecer, la cosa por ahora se habría calmado pero dado que no creo que la policía se quede quieta tras los hechos, tal vez si envían otra patrulla los choques se reanuden.

Sólo puedo decir que, incluso tratándose de un accidente, celebro lo sucedido. Sangre por sangre hijos de puta, ahora sabéis lo que se siente, llorad bastardos, ¡llorad!

A la niña que como regalo de reyes recibió una brutal agresión racista que le costó la vida, y aún por encima, cuyo asesino quedó impune, descansa en paz pequeña.

Más información según se vaya actualizando desde Grecia.

¡Ninguna lágrima por los maderos muertos!