"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 13 de junio de 2012

Panfleto sobre los últimos casos de malos tratos y tortura en cárceles de Galiza y algunas nuevas informaciones

Dejo un panfleto repartido por las calles de varias ciudades galegas (en una versión en galego, que traduje a castellano para su difusión en este blog) con motivo del desarrollo de la campaña Cárcel = Tortura, y con el objetivo de informar acerca de los últimos excesos y de las paupérrimas condiciones de los talegos de A Lama (Pontevedra) y de Teixeiro (A Coruña) por causa de las cuales hasta 5 personas fallecieron en las últimas semanas, y otras fueron objeto de palizas, aislamientos y torturas varias.

El panfleto fue editado anteriormente, yo cogí uno de la biblioteca anarquista A Ghavilla el otro día e hice fotocopias para difundir y repartir por aquí. Acabo de saber gracias a Abordaxe que las personas muertas no son 5, como dice el panfleto, y como eran cuando el presente texto fue escrito, sino 6, puesto que un nuevo preso, José García Gonzalez de sólo 39 años, apareció ahorcado ayer por la mañana con una sábana, en su celda del talego de Pereiro de Aguiar (en Ourense). Según fuentes seguramente gubernamentales, el preso llevaría desde Octubre de 2010 en una situación "provisional" (más de 15 meses) y a espera de juicio, y había llegado a Ourense en Febrero de 2011, trasladado desde A Lama, donde quizá también debía estar "provisionalmente" (nótese la ironía). Más información en galego en Abordaxe.

Aunque esta nueva muerte no se encuentre entre las que recoge el texto del panfleto, hoy se repartieron varios por la ciudad de Pontevedra, en un humilde intento personal de romper el silencio que oculta la tortura y la inducción al suicidio.

----------

Del mismo modo que ocurre en la calle, en prisión la insumisión se paga con represalias. A finales del mes de Mayo, fueron 5 las personas muertas en la cárcel de A Lama, una de ellas por sobredosis, y el resto no se sabe todavía, pero al fin y al cabo, asesinadas por la institución penitenciaria, y por las personas que trabajan para que funcione.

Aún más reciente, el pasado domingo, día 3 de Junio, llegaron a conocimiento de lxs abogadxs de ESCULCA los malos tratos sufridos por otro compañero en Teixeiro, a quien tras hacerle un cacheo ilegal y pedirle el DNI, y él recordarle al carcelero que lo que estaba haciendo está penado con prisión, este último llamó a otros 12 o 15 carceleros y, juntos, lo agredieron con puñetazos, porras y barras de hierro, dándole una paliza injustificada.

Desde el pasado Agosto se está siguiendo una campaña contra los malos tratos en prisión, bajo el nombre de "Cárcel = Tortura", coordinada por carteo entre presxs y apoyado por grupos de gente desde fuera, y que consiste en ayunos los primeros días de cada mes. A partir de ahí cada unx tomó su  camino: cartas al juzgado de vigilancia penitenciaria explicando la situación dentro de las prisiones, huelgas de hambre más largas, chapeos... Por tanto, las represalias son incontables. En las cárceles de Galiza son frecuentes las palizas, el aislamiento indefinido en celdas de castigo, encadenamientos y traslados, distintas formas de castigo y dominación que utilizan las instituciones penitenciarias (y las personas que las conforman) para callar las voces de quienes se muestran insumisxs.

El camino de seguir las normas siempre resulta más "cómodo": Rebajas de condena y posibilidad de ingresar en módulos terapéuticos o de respeto, que no dejan de ser la misma mierda pero más sutil y donde lxs propixs presxs ejercen de carcelerxs.

El aislamiento va más allá de los muros físicos. La construcción de macro-cárceles lejos de las ciudades constituye un modo de intentar invisibilizar la represión que necesitan el Capital y el Estado para su supervivencia.

¡Rompamos el aislamiento, abajo los muros de las prisiones!

----------

También señalar varias cosas, con respecto al preso agredido tras quejarse al ser sometido a un cacheo ilegal y a una revisión injustificada y por la fuerza de su DNI. Aquí se puede leer, en la web de Boletín Tokata, una noticia sobre el primer caso de maltrato que el compa denunció, sucedido el 8 de Mayo, cuando un bastardo carcelero que responde al nombre de Pedro, le negó la salida al patio sin ningún motivo y, ante la respuesta en forma de huelga de hambre del preso, decidió pegarle una paliza, que fue seguida por más golpes como bofetadas y puñetazos, patadas y todo ello, ensalzado con amenazas de cosas como prenderle fuego o dejarle pudriéndose en una celda. Además, aquel día, tras el maltrato, la médico que le atiende ni siquiera entra en la celda a verle, sino que le dice que "le nota muy nervioso" y le propone inyectarle algo, a lo que él se niega en rotundo. Luego, como único tratamiento para la somanta de hostias que el carcelero le había pegado, le da dos pastillas, que también se niega a tomar dado que ya recibía tratamiento psiquiátrico (la psiquiatría, otra institución carcelaria). Por si fuera poco todo ésto, al compañero le abren varios partes (!!!) por tres faltas graves y una muy grave. En fin, leed lo que dice el enlace, que se explica de forma más completa y clara de lo que pueda yo escribir aquí. Sólo puedo preguntarle al señor carcelero que me gustaría saber si en la calle, sin ese rol de autoridad de quitar y poner que tiene dentro del talego (y gracias al que puede gozar de esa arbitrariedad) y su porra, iba a tener tanta chulería, "valiente" escoria.

Casi un mes después de estos hechos que acabo de resumir, y cuyo relato podéis encontrar como ya he dicho en el enlace del Tokata, se produce la segunda agresión, a fecha de 2 de Junio y relatada en el panfleto, que consiste en que cuando le hacen un cacheo ilegal y le piden el DNI, el preso se queja y advierte al carcelero de que lo que hace está penado con cárcel. La respuesta del funcionario, molesto por "tan impertinente osadía" del recluso, es irse y regresar pasado un rato acompañado de entre 12 y 15 más, para pegar una nueva paliza al preso, y amenazarle.

Pues también he sabido hoy por Abordaxe (aquí la noticia en su blog, en galego) que la asociación ESCULCA (Observatorio para la defensa de los derechos y libertades) ha presentado ante-ayer, lunes 11 de Junio, una denuncia en el juzgado de Betanzos contra carceleros de la macro-cárcel de Teixeiro por un alegado delito contra el derecho a la defensa, tras tener conocimiento de que estos habían impedido al preso, a través de diversos medios coercitivos e irregularidades deliberadas, entregar a una representante legal los documentos necesarios para que formulase las alegaciones pertinentes contra la apertura de los expedientes disciplinarios y la denuncia por los malos tratos.

La abogada de ESCULCA, de iniciales R.G.M., acudió el pasado 6 de Junio a la cárcel de Teixeiro para mantener una comunicación con el interno víctima de estos hechos, después de que este requiriese su presencia para pedirle asesoramiento en materia legal y penitenciaria, informarla de los malos tratos que había sufrido y entregarle los documentos tanto para el recurso de las diferentes sanciones que le impusieron tras los hechos del 2 de Junio y del 8 de Mayo como para la denuncia por los malos tratos. Durante la comunicación, el compañero manifiesta a la letrada su deseo de presentar recursos y alegaciones antes de que concluya el plazo legal, y le dice que le entregará los documentos que hagan falta tras terminar la visita.

No obstante, una vez termina la entrevista, los carceleros niegan a la abogada el acceso a esa documentación a pesar de que esta muestra el volante correspondiente al colegio de abogadxs, alegando que "según las normas" (sin especificar según qué normas en concreto) sólo permiten que los documentos le sean remitidos por correo ordinario (seguramente, para tener tiempo a modificarlos a su antojo antes de enviarlos). A eso, la letrada replica que la documentación a la que ella pretende acceder es imprescindible para que pueda ejercer su legítimo derecho a la defensa legal, y señala que en casos anteriores, no había existido ningún inconveniente ni había ninguna norma que impidiese la entrega de esos papeles. No obstante, uno de los carceleros continúa en sus trece de obstaculizar el acceso a los documentos, ante lo que la letrada procede a pedirle a éste que se identifique, pero el carcelero se limita a decir que se llama "Carlos", sin proporcionar ni apellidos ni DNI.

Por lo tanto, y habiendo considerado lxs letradxs de ESCULCA que la demora causada a propósito por los carceleros, dados los plazos preclusivos a los cuales se encontraban sometidos los respectivos escritos a los que denegaron el acceso a la letrada cuando esta los solicitó, perjudicó seriamente el derecho a la defensa legal del preso querellante, se consideran los hechos constitutivos de un delito, previsto y penado en el Código Penal, en concreto en el artículo 537, y se presenta la correspondiente denuncia.

El artículo dicta lo siguiente: "La autoridad o funcionario público que impida u obstaculice el derecho a la asistencia de abogado al detenido o preso, procure o favorezca la renuncia del mismo a dicha asistencia o no le informe de forma inmediata y de una forma que le resulte comprensible de sus derechos y de la razón de su detención, será castigado, con la pena de multa de cuatro a diez meses e inhabilitación especial para el empleo o cargo público en un plazo de entre dos y cuatro años".

Por ahora no se sabe nada más, veremos cómo reacciona la "justicia" del capital al procesar a uno de sus sádicos perros de presa, y también habrá que estar atentxs a cómo repercute finalmente esta cadena de sucesos en la vida penitenciaria del compañero.

ABAJO LOS MUROS.