"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 16 de junio de 2012

Un extraño negocio en Carabanchel: La máquina del tiempo

Ayer, en mi itinerario habitual de navegación por la red de redes, me encontré este pequeño texto. Tengo que decir que me gustó bastante, y es cierto, no dice gran cosa, de hecho, parece una simple anécdota sin mayor relevancia pero he ahí la razón. Sin decir mucho, pone un interrogante sobre todas las personas que, teniendo delante una máquina del tiempo, amordazan y encierran en celdas invisibles su curiosidad y sus pies se paralizan, unxs por miedo, otrxs por considerar demasiado absurdo perder su tiempo en una broma como esa (¿acaso vosotros, seres mediocres movidos por las apariencias, no habéis hecho de vuestra "vida" una broma de mal gusto?) y otrxs porque, simplemente, están demasiado sumergidxs en sus tristes rutinas, consumidas por la metrópolis y sus pautas de no-vida acompasada y programada.

En todas partes, en todo momento, hay una "máquina del tiempo" que nos invita a dar pasos por sendas que no se corresponden al camino premeditado y una vez tras otra, la ignoramos. La pregunta es por qué.

Extraído del blog "TERRIBLE" (aquí).

-----------

"Nadie quiere entrar en la máquina del tiempo. Unxs dicen que es mentira. Aunque yo creo que tienen miedo. El tendero mola mucho; va vestido con un traje de monstruo de goma. Pero yo creo que la máquina del tiempo es preciosa, siempre se me abren las puertas y siempre estoy invitado a pasar.

En Carabanchel Alto hay una pequeña tienda que siempre se encuentra vacía. Escrito a mano, un rótulo nos anuncia que nos encontramos ante la Máquina del Tiempo. En la puerta de la entrada un cartel dice: "Esta puerta siempre permanecerá abierta".

Las calles del barrio se vuelven cada día más irrespirables. Un día cierra un negocio, otro día cierra otro. A diario despiertan lxs vecinxs con otra mala noticia. Y entre que las fachadas se cubren  de nuevas grietas y alguien se encuentra muy triste, ocurre que ha amanecido en el barrio una tienda sorprendente. Es pequeña. Y grandes letras de colores anuncian "La Máquina del Tiempo". Unxs y otrxs miran al pasar con cierta curiosidad, pero nadie se encuentra segurx de lo que podría encontrar en su interior. En la puerta de la entrada un cartel dice: "Esta puerta siempre permanecerá abierta". Y sin embargo nadie se atreve a pasar..."