"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 26 de mayo de 2012

Nueva tragedia en Grecia - Un griego y su madre enferma se suicidan desesperadxs por la crisis

Un nuevo ejemplo de la violencia brutal y el proceso de deshumanización que nos someten a diario ha tenido lugar en Grecia. Después de que hace casi un par de meses, un activo miembro del movimiento obrero de 77 años de edad y llamado Dimitris Christoulas se suicidase pegándose un tiro a las puertas del parlamento griego en la plaza de Syntagma en Atenas como forma de reivindicación, un hombre de 60 años se quitaba la vida esta semana junto a su madre.

El hombre, llamado Antonis Perris, y de profesión músico, llevaba 20 años cuidando de su madre. La cosa no era demasiado difícil hasta que en 2008 la crisis económica provocada por las políticas neoliberales de la Unión Europea en concordancia con los intereses económicos del FMI, el BCE y otras entidades, y con las estrategias especulativas del sector financiero, empezó a precarizar la vida de la población a un ritmo insostenible. Él había confesado ya tiempo atrás en su blog que no estaba preparado para afrontar la situación económica y, artista de pocos recursos que había además de encargarse de su madre, no tardó en quedarse sin dinero, teniendo que rebuscar en la basura algo de alimento. La guinda la puso el diagnóstico que hicieron a su madre, donde se descubrió que tenía Alzheimer, hace unos años, y finalmente, el detonante que puso fin a una existencia miserable y desgraciada fue el hecho de que, al Alzheimer, se le sumaba recientemente la esquizofrenia. Antonis trató de encontrar un centro donde se hiciesen cargo de ella pero entre la saturación de unos y la falta de recursos del otro, no fue posible, y nadie le prestó ayuda.

Ahora, él y su madre están muertxs. Han saltado desde el último piso del edificio del barrio ateniense de Metaxourgio en cuya primera planta residía junto a su madre. Según información de la prensa burguesa griega, saltaron al vacío cogidxs de la mano.

Esto, sin embargo, no es violencia. Violencia es la calle Ermou ardiendo mientras un pueblo en armas da fuego a sus deseos, a sus deseos evidentes e insobornables de ver este puto mundo reducido a cenizas, de ver el miedo reflejado en el rostro de lxs responsables de todo ésto y de vengarse por siglos y siglos de servidumbre silenciosa. La pregunta es, ¿hasta cuándo aguantaremos?, ¿cuánta gente tiene que convertirse en el porcentaje de una tasa de suicidios para que dejemos de hacer el gilipollas y empecemos a organizarnos y a atacar como la situación exige que hagamos? Toda la gente que después de leer ésto sea capaz de pasar de todo, de no preocuparse por la situación del mundo, de seguir sin ver más allá de sus narices mientras se pone la fachada solidaria cuando conviene, vosotrxs, todxs y cada unx de vosotrxs, sois unxs bastardxs egoístas y sin corazón, y este suicidio también es culpa vuestra.

A lxs que queréis mantener la paz social para poder seguir con vuestras miserables vidas como si la miseria del resto no fuese cosa vuestra, os guste o no, la peña está enloqueciendo. Desde los comienzos de la crisis en Grecia, la tasa de suicidas ha aumentado exponencialmente hasta un 40% más, y cuando el 31 de Marzo el suicida de Syntagma se quitó la vida, en el medio burgués griego Ekathimerini hablaban ya de más de 140 suicidios. Toda este elenco de desgracias no viene sólo. Es producto de una serie de circunstancias, condiciones y elementos que configuran un marco social insostenible, del cual se deriva una gran cantidad de rabia, frustración, desesperación y violencia, y todas esas emociones y realidades están intensificando el conflicto y provocando que la elección se reduzca a suicidarse o rebelarse. ¿Qué es lo peor de todo?, que no sólo sucede en Grecia. En el Estado español hace poco la emisora de radio del medio burgués (y fascista) ABC recibía una llamada de una mujer donde relataba el suicidio de su marido días antes, también tras quedarse sin esperanzas por la extrema gravedad de la situación. La noticia en este blog, aquí.

¿Qué, seguimos esperando y mañana a ver si se suicida tu madre, o tu hermano?, si fuese así entonces seguro que no tardarían en llegar los lloriqueos y las flagelaciones ¿verdad?, pero mientras quien se suicide sea el/la vecinx, entonces da igual, ¿verdad?, no va contigo. Yo pregunto, ¿no sería mejor dejar ya de ser marionetas y empezar a plantearnos a dónde nos estamos yendo con tanta sandez y tanta actitud borreguil y sumisa?, ¿qué pretendéis?, ¿esperáis al mesías que venga a salvaros?, ¡¡eh mesías!!, ¿vas a venir o podemos saltar ya del puto balcón?

Antonis Perris y su madre, dos víctimas más, asesinadas por el capitalismo. Venganza.